Desgarrador: un médico rompe a llorar tras rechazar el abrazo de su hijo para protegerlo del COVID-19

Nasser Ali Al Shahrani regresaba a su hogar luego de un turno en el Hospital King Salman en Riad, Arabia Saudita, cuando su pequeño niño corrió hacia él con los brazos abiertos. Aún vestido en su uniforme habitual, el padre tuvo pedirle al niño que se mantuviera alejado y se quebró en llanto.

Nasser Ali Al Shahrani llora al tener que rechazar un abrazo de su pequeño hijo. (Crédito: captura de Twitter)

El clip fue grabado y difundido en redes sociales para generar conciencia los peligros del coronavirus e incentivar el cumplimiento de los protocolos del Ministerio de Salud, según explicó Al Shahrani al periódico local Okaz.

Además, resalta la difícil realidad que está enfrentando el personal sanitario de todo el mundo en su entorno familiar mientras lucha contra esta enfermedad altamente infecciosa.

"Todos los colegas deben evitar acercarse a sus hijos y familias hasta que se laven las manos y tomen las precauciones necesarias", explicó el profesional. En su caso, reveló que generalmente llama a su esposa antes de llegar a casa para que detenga a los niños hasta que esterilice sus manos, cambie su ropa y se dé una ducha.

Otros doctores son aún más cautelosos y prefieren mantenerse alejados de sus familias para evitar cualquier riesgo mientras dura la crisis.

Lee también: Médico duerme en tienda de campaña en su propia casa para no exponer a su familia al COVID-19

Historias conmovedoras en tiempos de COVID-19

A medida que la lucha contra la pandemia continúa, surgen más historias sobre el costo físico y mental para médicos y enfermeros de todo el mundo.

Tiempo atrás conocimos la historia de Jared Burks, el doctor de Arkansas que manejaba una hora para ver a su hijo a través de una ventana porque debido al alto riesgo de exposición al que lo somete su trabajo debe vivir separado de su familia.

En enero, cuando el coronavirus parecía ser una problemática exclusivamente china, también se viralizó el conmovedor “abrazo aéreo” entre una enfermera y su hija en la puerta del Hospital Popular del Condado de Fugou, en Henan, en el que la madre trabaja.

Liu Haiyan y Cheng Shiwen no se habían visto en 10 días.

“Mamá, realmente te extraño”, dijo la niña de 9 años. Su madre le explicó que estaba “luchando contra un monstruo” y que estaría en casa cuando fuera derrotado.