Una medalla en Tokio, el sueño del equipo paraguayo de para powerlifting

Asunción, 19 jun (EFE).- José Luis Cáceres y los demás miembros del equipo de Paraguay de para powerlifting (levantamiento de potencia adaptado) tenían previsto viajar en marzo a Bogotá para participar en la Copa del Mundo cuando el coronavirus se interpuso en sus planes: la competición se aplazó sin fecha y el Gobierno paraguayo cerró las fronteras.

El objetivo de los guaraníes en esa cita era conseguir su clasificación funcional para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, ahora pospuestos a 2021, y conseguir una medalla, dijo Cáceres en una entrevista con Efe en la sede del Comité Olímpico Paraguayo (COP), en las afueras de Asunción.

Tres meses después de la suspensión de la Copa del Mundo de Para Powerlifting en la capital colombiana y de la imposición de la cuarentena sanitaria en Paraguay, ni Cáceres ni sus compañeros han podido volver a los entrenamientos y esperan la habilitación de los protocolos sanitarios para recuperar sus rutinas.

"Afectó bastante en mi día a día. Con la cuarentena, se cerraron todos los puestos de trabajo. Yo trabajo y no podía ir a trabajar. También se cerraron los gimnasios, no podía ir a entrenar. Solamente me podía quedar en casa haciendo un poco de ejercicios funcionales, que no es lo mismo que lo que hago aquí en el gimnasio del COP", comentó Cáceres.

El deportista confía en que el Ministerio de Salud y el Comité Paralímpico Paraguayo (CPP) lleguen pronto a un acuerdo sobre el protocolo sanitario y poder recuperar poco a poco su forma física.

En este tiempo, Cáceres reconoce haber perdido "mucha masa muscular", aunque estima recuperarse en "un mes, máximo dos".

"El rendimiento físico sí me afectó bastante. Ya andaba tocando el peso de 92 kilos y creo que ahora vamos a empezar de 60 kilos para arriba, para ir aumentando e ir ganando otra vez la masa muscular que necesito", explicó el atleta.


PREPARACIÓN PARA 2021

Cáceres se inició en el para powerlifting en diciembre de 2018 y poco a poco se fueron uniendo más deportistas paraguayos a esta disciplina.

Su anhelo ser los primeros en colgarse una medalla olímpica en esa disciplina, aunque el equipo, formado por cuatro personas, deberá esperar a que se reactiven los torneos internacionales y asegurarse el cupo para Tokio 2021.

Entre sonrisas, Cáceres reconoció que si llega a esa cita serían sus primeros paralímpicos y se ve con tiempo para prepararse de nuevo para entonces, tras el parón de la cuarentena.

"Ahora creo que las probabilidades se extendieron bastante por el tema de la pandemia para poder tener la clasificación a Tokio", comentó.

Cáceres está impaciente por volver a sus dos horas de entrenamiento de lunes a sábado, con su media hora de calentamiento, levantamiento de pesas, para poder volver a esos 92 kilos, y algo de funcional y cardio, como él mismo describió su rutina previa a la cuarentena.

ROMPER BARRERAS CON EL DEPORTE

A Cáceres el deporte le ayudó a fortalecer su autoestima y a tener "una calidad de vida más independiente y dinámica", como reconoció a Efe, y aprovechó para trasladar ese mensaje a las personas con discapacidad.

"Que no se limiten. Que lo pueden lograr, pueden hacer muchas cosas (...). Hay varias disciplinas adaptadas para poder realizar, que vean y busquen un deporte que les guste y lo hagan, porque eso les va a ayudar en su salud, sobre todo", aseguró.

Con algo de timidez, Cáceres comentó que se considera un ejemplo para otras personas en su país, donde todavía existen "muchas barreras" para las personas con discapacidad.

"Varias personas que me ven realizando lo que hago se asombran y se animan para poder realizar lo que yo hago, ven como ejemplo eso y eso a mí también me impacta mucho y me ayuda bastante", afirmó.

(c) Agencia EFE