Mecanismo de Prevención ve irracional el uso de la fuerza policial en Paraguay

Agencia EFE
·4  min de lectura

Asunción, 11 mar (EFE).- El Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura (MNP) ha observado "una irracionalidad en cuanto a la reacción de la Policía" en algunas de las manifestaciones que se han realizado en Asunción exigiendo la renuncia del presidente Mario Abdo Benítez por su gestión de la pandemia.

"No existen criterios de racionalidad en la utilización de la fuerza y esa no racionalidad se traduce en lesiones en áreas sensibles que la Policía debe evitar. No pueden estar disparando a la altura de la cabeza, no pueden estar disparando al rostro de la gente", expresó este jueves a Efe el comisionado Orlando Castillo.

Durante las protestas de la última semana la policía empleó balines de goma, además de carros hidratantes, para dispersar a los manifestantes.

Para el MNP, estas actuaciones ponen en riesgo a los asistentes, muchos de ellos familias con niños y adolescentes, y pueden "dejar una generación de tuertos".

"Las medidas de protección a la hora de utilizar la fuerza deben incrementarse. Esa proporcionalidad, racionalidad y legalidad debe ser extremadamente importante para el Estado y no actuar de la forma en que lo están haciendo, de avanzar y cargar contra la gente", añadió el comisionado.

En estos seis días de protestas en Asunción, los comisionados de la MNP han observado que los propios policías, en concreto los antimotines, traspasan la barrera que separa a los agentes de los manifestantes para cargar contra estos.

El MNP ha hecho llegar estas preocupaciones al ministro del Interior, Arnaldo Giuzzio, para que actúe al respecto y ordene recurrir al uso de la fuerza "en casos extremadamente necesarios" y "racionalmente".

Castillo aseguró que cuando se cumple "con el criterio de racionalidad de utilización de la fuerza se pueden incluso evitar situaciones lamentables" y puso como ejemplo una de las actuaciones de los últimos días, cuando el mantenimiento de la barrera policial permitió observar cómo uno de los manifestantes lanzaba un artefacto a los agentes para provocar.

OMISIÓN DE ACCIÓN

Si bien la mayoría de los manifestantes son ciudadanos descontentos con la gestión de Abdo Benítez, casi todas las noches se han registrado altercados por parte de algunos grupos violentos.

"Lo preocupante y lo lamentable de la infiltración de personas violentas dentro de las manifestaciones es que la Policía los tiene identificados", puntualizó al respecto Castillo.

El comisionado recordó que las autoridades han insistido en todas sus comparecencias en que tienen información de Inteligencia sobre la presencia de estas personas en las protestas sin ningún tipo de respuesta por su parte.

"No han tomado las medidas de protección y de precaución hacia la ciudadanía manifestante. Hay una omisión de acción por parte de las autoridades públicas para precautelar el derecho de manifestación de la gente", señaló.

Ante estos hechos, el MNP instó a los policías a conversar con los manifestantes para trazar estrategias de identificación de infiltrados y poder sacar a estas personas de las protestas.

La mencionada omisión policial preocupa al Mecanismo por el peligro al que se exponen los ciudadanos, tanto al actuar de los infiltrados como a la respuesta policial.

La única medida preventiva que han tomado los agentes es la revisión de mochilas antes de acceder a la zona vallada donde se realizan las protestas frente al Congreso.

DETENCIONES VIOLENTAS

El MNP maneja unas cifras de 29 personas detenidas durante los días pasados, con aprehendidos que no tuvieron comportamientos violentos, como pudo constatar Castillo durante su trabajo en las manifestaciones.

Los comisionados que han acompañado las protestas todas las noches recabaron testimonios similares por parte de los detenidos.

"Los detenidos, en general y casi de manera uniforme, han manifestado que fueron víctimas de violencia una vez que fueron reducidos. Estando esposados, estando en el suelo, les dieron golpes tanto de cachiporras como de patadas, e incluso a la hora de ingresar a las comisarías los policías les hacían una especie de túnel por el cual les hacían pasar y les golpeaban", relató Castillo.

Otro hombre aseguró que los agentes le obligaron a desnudarse delante de ellos como forma de vejación.

Las manifestaciones, que comenzaron el 5 de marzo, tuvieron como detonante las denuncias de desabastecimiento de medicinas en los centros de salud pública para los pacientes de covid.

(c) Agencia EFE