Es uno de sus productos icónicos, pero en su día a McDonald’s no le convenció la idea

Era la década los setenta, McDonald’s había cambiado el diseño de sus restaurantes y estaba perdiendo la ‘batalla’ por el público infantil en favor de otras cadenas de comida rápida. Entonces, una agencia de publicidad que trabajaba con la compañía propuso el lanzamiento de un nuevo producto: su Happy Meal. Ahora, instaurado como está y siendo un icono de su carta, cuesta disociar a marca y producto, pero en su momento costó bastante convencer a McDonald’s y a sus franquicias de hacerlo fijo.

Lanzado por primera vez en los setenta, al Happy Meal le costó que le hiciesen fijo en el menú de McDonald's. (Foto: AP Photo/Eric Risberg)
Lanzado por primera vez en los setenta, al Happy Meal le costó que le hiciesen fijo en el menú de McDonald's. (Foto: AP Photo/Eric Risberg)

Según ha contado Bob Bernstein, creador del Happy Meal a CNN, en la compañía de los arcos dorados “eran un poco reacios. No lo aceptaron de inmediato” y costó un tiempo considerable convencerles. Cuando la idea fue lanzada, este ejecutivo de publicidad trabajaba en una agencia que ya llevada algún tiempo colaborando con la compañía. Él estaba especializado en marketing infantil y había lanzado algunos productos destinados a ese público con McDonald’s.

Sin embargo, su propuesta de una caja con alegres dibujos y colores y un juguete en el interior no cuajó de entrada. El nombre estuvo inspirado por una cancioncilla de la publicidad de McDondald’s como “lugar feliz”. Le pusieron los arcos como asas y lo lanzaron en 1977 como prueba piloto en Kansas City, Denver y Phoenix. Se ofertaba como promoción e incluía una hamburguesa, patatas fritas, unas galletas, un refresco y un juguete sorpresa. Funcionó, pero no lo tenían claro a nivel nacional.

Uno de los principales problemas estaba en que los dueños de franquicias no terminaban de ver el Happy Meal como algo que pudiese triunfar. Ni siquiera el éxito de la asociación con el lanzamiento de la película Star Trek: The Motion Picture parecía animarles a probar.

Hubo que esperar hasta 1979. Colleen Fahey, directora creativa de la agencia Frankel que ayudó a convertir el Happy Meal en fijo en los ochenta, reconoce que durante los primeros años “no era un concepto muy popular. Las cajas eran complicadas. Tuvieron que encontrar un lugar para guardar los juguetes. Pensaron que era demasiado complejo para sus operaciones”.

Sin embargo, al final, los acuerdos con distintas marcas para el obsequio del interior fueron llegando, las ventas aumentaron, se incluyeron los Chicken McNuggets en 1984 y el Happy Meal demostró que había llegado para quedarse. A día de hoy no se entiende McDonald’s sin este menú infantil capaz de triunfar incluso cuando se lanza una promoción especial para adultos apelando a la nostalgia como se hizo hace solo unos días en Estados Unidos.

Mattel, Hot Wheels, Disney, Transformers, Power Rangers, Superthings… la lista de marcas que han pasado por la capa del menú infantil de McDonald’s es interminable y sus juguetes suelen estar asociados a la tendencia infantil del momento o a estrenos en cine.

Eso sí, además de unos comienzos complicados, este icono de la cadena de comida rápida también ha tenido que enfrentarse a las críticas. Especialmente a comienzos de siglo, cuando se comenzó a mirar más el valor nutricional de los menús infantiles. Unas críticas que llevaron a McDonald’s a introducir variaciones más saludables y rebajar la cantidad de calorías.

EN VÍDEO | Polémica con las patatas fritas ultracongeladas de la marca blanca de Mercadona