May viaja a Bruselas tras el estancamiento de las conversaciones sobre el Brexit

Por William James y Alastair Macdonald
En la imagen, la primera ministra británica Theresa May sale del número 10 de Downing Street, en Londres, 11 de octubre de 2017. REUTERS/Peter Nicholls

Por William James y Alastair Macdonald

LONDRES/BRUSELAS (Reuters) - La primera ministra británica Theresa May viajará a Bruselas este lunes para discutir con el jefe de la Comisión Europea Jean-Claude Juncker después de que el estancamiento en los debates del Brexit amenacen las esperanzas de la mandataria de que una cumbre que se celebra esta semana lance las negociaciones sobre futuros lazos comerciales.

La oficina de May declaró que la reunión estaba programada desde hace tiempo pero no dio más detalles. La cena no estaba publicada en la agenda de Juncker de este viernes, aunque responsables de la UE apuntaron que tampoco estaba en la agenda del negociador europeo del Brexit Michel Barnier, quien asistirá a la cena junto con su homólogo británico, David Davis.

Tras las conversaciones con Davis la semana pasada, Barnier expresó que las negociaciones estaban estancadas, sobre todo ante la negativa de Londres a detallar sobre qué propone pagar a Bruselas. Estas declaraciones se produjeron después de que May intentara el mes pasado reavivar las conversaciones prometiendo que Reino Unido cumpliría con sus compromisos con la UE.

Como resultado, Barnier indicó a los líderes de la Unión Europea que no iniciasen las conversaciones sobre la futura relación que May demanda. A medida que se acerca la fecha prevista para la salida británica de la UE en marzo de 2019, aumentan en Europa las preocupaciones acerca del posible colapso del proceso.

El secretario de Relaciones Exteriores, Boris Johnson, dijo en la reunión de la Unión Europea en Luxemburgo: "Hemos hecho una muy buena oferta... Pongamos en marcha estas negociaciones y no perdamos más el tiempo".

Sin embargo, los líderes de la Unión Europea opinan que May ha sido poco precisa en su oferta de un acuerdo financiero, algo que muchos diplomáticos creen que se debe al temor de que incluso aceptar una cifra muy vaga podría desencadenar una reacción negativa de partidarios del Brexit como Johnson.

Con todo, en respuesta a las sugerencias de Barnier, los gobiernos de la UE han acordado que la cumbre que se celebrará durante el jueves y el viernes debería dar luz verde para explorar un posible periodo de transición post-Brexit –aunque solo en discusiones internas dentro de la UE, no con los negociadores británicos del Brexit.

Pero también este acuerdo se ha topado con resistencias, especialmente por parte de los altos cargos de Alemania y Francia. Insisten en que se requiere de un mayor avance en el "paquete de divorcio" británico antes de hacer cualquier concesión de este tipo a May, que está encontrándose con dificultades para que su propio ejecutivo apoye su plan de llegar a un acuerdo sobre una transición de dos años durante la cual Reino Unido podría quedarse en el mercado único y en la unión aduanera.