May presiona a favor de una unión fuerte durante su visita a Escocia

Por Russell Cheyne
La primera ministra británica, Theresa May, da un discurso ante personal del Departamento de Desarrollo Internacional en East Kilbride, Escocia. 27 marzo 2017. May dijo el lunes a Escocia que la unidad es crucial para que Reino Unido obtenga un buen divorcio de la Unión Europea, en un nuevo intento por persuadir al Gobierno escocés de que dé marcha atrás a sus demandas independentistas. REUTERS/Jane Barlow/Pool - RTX32WPL

Por Russell Cheyne

EAST KILBRIDE, Escocia (Reuters) - La primera ministra británica, Theresa May, dijo el lunes a Escocia que la unidad es crucial para que Reino Unido obtenga un buen divorcio de la Unión Europea, en un nuevo intento por persuadir al Gobierno escocés de que dé marcha atrás a sus demandas independentistas.

Antes de entrevistarse con la ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, que ha acusado a May de intransigencia en las conversaciones sobre el "Brexit", la líder británica dijo a personal que trabaja en ayuda exterior que, juntos, Reino Unido es "una fuerza imparable".

May lucha por mantener unido al país después de que la votación a favor de abandonar la UE reveló profundas divisiones. Inglaterra y Gales se posicionaron a favor del "Brexit", mientras que Escocia e Irlanda del Norte apoyaron permanecer en el bloque.

Dos días antes de lanzar el proceso formal de salida de la UE, May quiere tratar de contener las demandas en Escocia de un nuevo referéndum sobre la independencia, que podría partir la quinta mayor economía del mundo y alentar a los nacionalistas en Irlanda del Norte a seguir el mismo camino.

"Ahora que Reino Unido sale de la Unión Europea y forja un nuevo papel para nosotros en el mundo, la fortaleza y la estabilidad de nuestra unión será incluso más importante", dijo al personal del Departamento de Desarrollo Internacional en East Kilbrid, en el sur de Escocia. "Cuando trabajamos juntos y centramos nuestra atención en una tarea, realmente somos una fuerza imparable", agregó.

May es una unionista convencida y espera hacer encallar los planes de Sturgeon de celebrar un nuevo referéndum secesionista a finales de 2018 o principios de 2019, después de que en una consulta en 2014 la permanencia ganó con un 55 por ciento de los apoyos.

La semana pasada fue suspendido un debate en el Parlamento escocés antes de votar la propuesta de Sturgeon tras el ataque junto al Parlamento de Londres. Las discusiones se reanudarán el martes.

Un portavoz de May dijo que la primera ministra intentará destacar las áreas donde cree que ambas partes pueden entenderse y trazar un camino adelante, sin tener que celebrar un nuevo referéndum.

(Escrito por Elizabeth Piper; editado en español por la Redacción en Madrid)