El mausoleo de Lenin se reabre al público tras cierre de tres meses y medio

Agencia EFE

Moscú, 1 jul (EFE).- El mausoleo del fundador del Estado soviético, Vladímir Illich Lenin, fue reabierto este miércoles al público después de tres meses y medio de cierre por la crisis sanitaria provocada por la COVID-19, que se ha cobrado más de 9.500 vidas en Rusia.

A primera hora de la mañana varias decenas de personas esperaban junto al puesto de control policial a un costado de la Plaza Roja hasta que las campanadas del carillón del Kremlin dieran la diez para poder acceder al mausoleo donde se expone la momia de Lenin y la necrópolis junto a la murallas del Kremlin.

Por exigencia del Servicio Federal de Protección (FSO, por sus siglas en ruso), responsables de la seguridad de los altos cargos del Estado, y de recintos como el Kremlin y Plaza Roja, los visitantes del mausoleo, muchos de ellos con niños, llevaban mascarillas.

En la puerta, custodiada por policías desde que tras del derrumbamiento de la Unión Soviética fue retirada la guardia de honor, a los visitantes que llevaban gorra se les pedía que se la quitaran.

Durante el breve recorrido en el interior del mausoleo está prohibido hablar, detenerse y tomar fotos.

El FSO indicó que durante los tres meses y medio en que el mausoleo estuvo cerrado al público en él se llevaron a cabo "trabajos profilácticos rutinarios".

Habitualmente, el mausoleo de la Plaza Roja puede ser visitado los martes, miércoles, jueves, sábados y domingos desde las 10.00 hasta las 13.00 horas.

Como regla, cada dos años, especialistas del Centro de Biotecnologías dependiente del Instituto de Plantas Aromáticas y Medicinales de la Academia de Ciencias de Rusia efectúan una serie de procedimientos bioquímicos para preservar la momia de Lenin.

Los científicos rusos aseguran que gracias a las nuevas tecnologías, el cuerpo de Lenin, que falleció el 21 de enero de 1924, puede ser conservado prácticamente de manera indefinida.

En 2013, el mausoleo fue sometido a una profunda reconstrucción para corregir una inclinación que se había producido en sus cimientos.

Lenin no dejó testamento y su viuda, Nadezhda Krúpskaya, se opuso a la exposición del cuerpo de su marido y dijo que éste había expresado su deseo de descansar junto a su madre y hermano en el cementerio Vólkovskoye de San Petersburgo.

La Iglesia ortodoxa rusa es partidaria de dar sepultura a la momia de Lenin, pero la sociedad se mantiene dividida sobre este asunto, como muestran las encuestas.

El presidente ruso, Vladímir Putin, creyente ortodoxo declarado, se ha pronunciado en reiteradas ocasiones sobre la inconveniencia de resolver sobre el entierro de Lenin cuando aún hay mucha gente en el país que vincula su propia vida con la del histórico líder revolucionario. EFE

bsi/cae/fp

(foto) (vídeo)

(c) Agencia EFE