Mauricio Macri les pidió a los ministros que expliquen las cifras de la economía y que defiendan su herencia

Maia Jastreblansky

"Expliquemos y no dejemos que se instalen cifras que no son verdad", les dijo Macri a sus funcionarios en la reunión de gabinete

Mauricio Macri sabe que su legado será evaluado por su sucesor, del mismo modo que él denunció a la "pesada herencia" kirchnerista. "Expliquemos y no dejemos que se instalen cifras que no son verdad", le pidió ayer el Presidente a algunos de sus ministros.

El mandatario saliente quiere evitar que se hable de "tierra arrasada" en materia económica y busca sentar posición sobre lo que será, a partir de diciembre, la "herencia macrista".

Cuando faltan cinco semanas para traspaso, Macri reunió hoy a una parte de sus ministros y repasó algunos datos de coyuntura económica. "Nos pidió que reconozcamos las cifras adversas, pero que defendamos lo que hicimos bien en materia económica. Que digamos la verdad y no dejemos que se instale otra cosa", dijo a LA NACION uno de los funcionarios que participó del cónclave con el Presidente.

Es un modo de anticipar la respuesta a los referentes del Frente de Todos, que vienen advirtiendo sobre los indicadores económicos que recibirá Alberto Fernández.

El debate sobre la herencia comenzó el lunes, cuando el Gobierno difundió un informe de ocho puntos sobre la economía en el que afirmó: "A fin de 2019, el país está listo para crecer. Sin magia, sin mentira, sin ficción".

Desde México, en una entrevista con C5N, Fernández retrucó: "Aunque les queden diez minutos de gobierno, tienen que parar con la mentira". El presidente electo remarcó que el gobierno dejará el país "casi sin reservas" en el Banco Central. "El 10 de diciembre va a seguir siendo el mismo país desastroso que dejó Macri", sostuvo.

Herencia contra herencia

Según pudo reconstruir LA NACION, durante la reunión de gabinete hoy el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, realizó un informe de coyuntura. Puntualizó que, a la fecha -y a partir del estricto cepo instalado la noche de las elecciones-el Banco Central "está comprando dólares" y que hay "43.000 millones de dólares de reservas netas".

El vicejefe de gabinete, Andrés Ibarra, dijo en una conferencia de prensa ayer: "Nosotros vamos a dejar alrededor de unos 10.000 millones de dólares de reservas líquidas contra cero que recibimos. En realidad recibimos reservas negativas por la situación de déficit que heredamos". Inmediatamente el funcionario corrigió sus dichos y desde su cartera aclararon que "al día de hoy hay 43.000 millones de dólares de reservas netas".

Ibarra agregó: "Se han logrado equilibrar las cuentas fiscales en lo que tiene que ver con el déficit primario. Es un avance estructural porque significa que el Estado tiene las cuentas en orden". Y añadió: "Por eso el Presidente dice que dejamos las bases para un crecimiento sólido. Porque también debe agregarse todo lo hecho en materia logística, energética y de conectividad". "No tengo ninguna duda que dejamos es país mucho mejor que el que recibimos en 2015", concluyó Ibarra.

En el informe de ocho puntos , el Gobierno defendió "el equilibrio fiscal primario", "la menor presión tributaria", "un tipo de cambio competitivo", "suba de exportaciones" y "la exportación de energía".

"Hemos revertido la herencia de 2015, cuando recibimos un Banco Central sin reservas y restricciones cambiarias para importar y viajar, un déficit fiscal brutal, un desempleo mentiroso y una pobreza estructural altísima, una inflación ya alta durante 8 años y en ascenso, un tipo de cambio atrasado, un Estado arrasado, dominado por punteros y copado por militantes, una crisis energética con tarifas atrasadas", agregaba el documento redactado por la Casa Rosada.

Con el informe en la mesa, Macri les pidió ayer a sus ministros que salgan a defender la economía. En la reunión no estuvo el jefe de Gabinete, Marcos Peña que viajó a la Base Marambio, en la Antártida, con el ministro de Defensa, Oscar Aguad y otro grupo de funcionarios.

En los equipos técnicos del Frente de Todos aseguran que están trabajando sus propios informes para hacer su propio estado de situación y diagnóstico.

"Lo que podemos asegurar es que la situación de las reservas es gravísima y por eso se implementó el cepo. Es fundamental saber con qué reservas líquidas, de libre disponibilidad se cuenta", señalaron a la nacion cerca de Fernández.

En el Gobierno respondieron: "Quienes asuman lo harán con la información de todo lo que hay y con números verdaderos".