Mauricio Macri, en Mendoza: “Ella”, la deuda, el populismo y las elecciones, las principales frases

·4  min de lectura
Mauricio Macri en Mendoza.
Captura de pantalla

“Esta es la elección más importante desde el regreso de la democracia”, dijo el expresidente Mauricio Macri durante la presentación de su libro “Primer Tiempo” en Mendoza y aseguró que en los próximos comicios se decidirá qué modelo de país tendrá la Argentina.

“Las libertades va a ser un tema central en estas elecciones. Definimos si vamos a vivir en democracia o si vamos hacia una autocracia, que es una forma elegante de decir que hay pérdidas de libertades y de convivencia democrática”, aseguró.

En un tramo de su exposición, el expresidente se refirió a Cristina Kirchner sin nombrarla. “Ella tomó 120 mil millones de deuda, nosotros 50 mil”.

“Es un ejército de demolición este gobierno”, dijo el expresidente. “Hay que dejar atrás definitivamente el populismo para tener 20 años de crecimiento. El populismo empareja todo para abajo”, sostuvo Macri ante una consulta del público y al referirse a la educación.

“Me gusta tomar contacto con la rebeldía de los mendocinos que tanto necesitamos en este momento”, dijo Macri y agregó: “También el libro es un aporte para recordar por qué estamos acá. Cuando ustedes eran muy chicos, tal vez estaban en el primario, me metí en política porque entendí que la gente necesitaba vivir mejor y quería ayudarla a vivir mejor y para eso había que transformar la realidad”.

En el arranque de su exposición agregó: “Este libro muestra por qué a la vez que mucha gente quiere el cambio, llegado el momento, se da un sentimiento de dualidad. Dudamos y no colaboramos como nos habíamos comprometido a hacerlo”.

“Hay mucho miedo a perder lo poco que uno tiene. Pero uno no se da cuenta que, cada vez, este sistema que tiene la Argentina que cada vez es más cerrado y mafioso, solo ha ido generando más pobres”, dijo el exmandatario y agregó: “Por eso digo que el status quo es una fábrica de pobre y hay que animarse a transformar esa realidad”.

Según Macri, “eso es lo que intentamos. En algunas cosas tuvimos éxito, en otras no, en esos cuatro años. En el libro puse todas esas cosas que funcionaron y las que no para que no repitamos caminos que intenté”.

Por más que creo que el 2023 no va a tener nada que ver con el 2015. Será algo distinto. Espero que los dirigentes valiosos que tenemos en nuestro espacio”, dijo el referente de Juntos por el Cambio y agregó: “Somos el cambio o no somos nada. Para crecer hay que modernizarnos”.

Cruce a los gremios docentes

”El quererse aferrar a lo que tenemos nos excluye y nos condena a la pobreza. Ahí tenemos un problema: los reyes de la defensa de esos privilegios son los gremios docentes”, dijo Macri y luego se metió en la última disputa sobre el tema: “Las pruebas Aprender nos permiten saber dónde estamos y el populismo dice que no evaluamos más y emparejamos todo para abajo, eso es condenarnos a lo peor”.

Macri luego aseguró: “De entrada, todos tenemos que tener capacidades para empalmar con el mundo del trabajo. La suspensión de las clases presenciales es un daño que no sé cuánto tiempo va a llevar recuperar. Esto nos tienen que llevar a repensar cómo vamos a ser parte de los trabajos del futuro”.

“Tenemos que salir de esta traba mafiosa enquistada en las organizaciones de la educación que hacen tanto daño a esta renovación que necesitamos todos”.

Ante la consulta sobre qué le aconsejaría a un joven en esta situación, respondió: “¿Qué pasó con la rebeldía universitaria? ¿Cómo puede ser que nadie haya salido a quejarse de la no presencialidad? Estoy sorprendido. Claramente tenemos que defender nuestros derechos y libertades. Las democracias ya no están más en crisis por golpes de estado, ya no existen más los golpes con tanques. Lo que existen son gobernantes que, día a día, quitan pequeñas libertades hasta quebrarte y dejarte sin sistema”.

He tenido la suerte de vivir por cortos plazos en otros lados, es una buena experiencia para darte cuenta lo lindo y distinto que es tu país. No es fácil, pro más que uno pueda irse a donde las cosas funcionan, reemplazar ese mundo que tiene ver con las percepciones sensoriales”, aseguró y agregó: “Hay que dar la batalla donde la sensatez sea un valor compartido. Eso depende de nosotros; hoy tenemos la sensación de que nos quieren expulsar, de intolerancia, de negación al progreso que hace muchos jóvenes se quieran ir”

El exmandatario remarcó: “Hay que volver a poner el país en el rumbo 2015-2019, creciendo veinte años. La enorme mayoría de los argentinos la está pasando muy mal. Estoy convencido de que nosotros lo hubiésemos administrado mucho mejor, pero a veces el aprendizaje tiene que ser a través del dolor. Lo estamos aprendiendo y nos va a dar convicción para hacer lo que tenemos que hacer: apostar a la cultura del trabajo”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.