Mauricio Macri y Juliana Awada comenzaron la mudanza de Olivos y buscan casa en zona norte

Maia Jastreblansky

Mauricio Macri ya comenzó el proceso de mudanza de la quinta de Olivos, confirmaron fuentes oficiales a LA NACION. El presidente saliente y su esposa, Juliana Awada, están en proceso de embalaje para dejarle la residencia a Alberto Fernández, que finalmente se convenció de mudarse allí con su pareja, Fabiola Yañez y con su perro Dylan. El presidente entrante dispondrá de las instalaciones a partir de las cero horas del 10 de diciembre.

Macri y Awada, de todos modos, podrían mudar sus pertenencias antes. El plan, por el momento, es trasladarlas a un depósito hasta que se decidan por una casa. Las búsquedas inmobiliarias se están concentrando en estos días en la zona de Acassuso y Martínez, comentaron estrechos colaboradores del Presidente.

Los asesores presidenciales no descartaron que por algunos días, Macri, su esposa y su hija Antonia se recluyan en la quinta Los Abrojos, donde suelen descansar los fines de semana. El lujoso departamento que tenía el Presidente en Avenida del Libertador y Cavia fue vendido en los últimos meses, luego de que de allí se mudara su inquilino, el titular de la Agencia Federal de Inteligencia, Gustavo Arribas.

En momentos de extrema calma y escasa actividad en los pasillos oficiales, quien trabaja más activamente en la coordinación de la mudanza de Olivos es la primera dama, Juliana Awada. Fue ella la que, al inicio de la gestión, se ocupó de ambientar y acondicionar a la quinta presidencial.

En aquel entonces, había organizado a jardineros, pintores, plomeros y hasta una ambientadora para darle "calor de hogar" a la residencia que había dejado Cristina Kirchner.

A mediano plazo, Macri también pretende instalar una oficina que le funcione como comando de operaciones para mantenerse activo en la arena pública cuando quede en el llano y poder proyectarse políticamente tanto en la escena nacional como hacia el exterior del país. Los colaboradores del Presidente aseguraron que el espacio no está definido, pero algunos en Pro hablan de un edificio cerca de Libertador y General Paz, que sea accesible desde su nuevo hogar.

Todo decantará recién el año que viene, luego de que el Presidente -y sus colaboradores- se tomen un descanso en familia.

Agenda

Macri estuvo en Córdoba, la provincia que lo ayudó a llegar a la presidencia y donde sostuvo altos niveles de apoyo hasta el final. Según la agenda oficial, Macri volará este domingo a Madrid, donde el lunes participará de la Cumbre Climática de Naciones Unidas. El miércoles 4 de diciembre irá en el día a Brasil para participar de la última reunión del Mercosur de su mandato en Bento Gonçalves, Río Grande do Sul.

A su regreso, señalaron fuentes oficiales, se presentará el balance de toda su gestión de Macri. La administración saliente quiere sentar posición sobre la herencia que le dejará a Fernández, su propio "estado del Estado" antes someterse al escrutinio del gobierno peronista.

Los equipos de comunicación de la jefatura de Gabinete, en tanto, están compilando información de distintos ministerios para consolidarlo en una "síntesis" que aborde distintas temáticas de manera transversal.

Macri se evalúan distintas alternativas para presentar el informe. El Presidente saliente podría brindar una conferencia de prensa, con una presentación inicial y una instancia de preguntas, o hacer una comunicación grabada emitida a través de YouTube. "También podríamos colgar el informe directamente en la web", deslizaron ayer en un despacho oficial donde admitieron que el traspaso se hará tal y como pida Alberto Fernández.

El sábado 7, Macri encabezará la marcha en su apoyo en las inmediaciones de Balcarce 50. Después de esa postal con sus seguidores, al Presidente solo le quedará despedirse de los empleados con los que trabajó los últimos cuatro años. Ayer en Rosada señalaban que es posible que el mandatario saliente camine por las oficinas de la casa de gobierno para saludar.

En los despachos los funcionarios vienen dejando los papeles al día y cerrando los balances de su gestión. Algunos, incluso, ya recogieron sus pertenencias en cajas de cartón. Tras la renuncia de el ex secretario de Salud, Adolfo Rubinstein, por la derogación del protocolo del aborto no punible, cada día de descuento hacia el 10 de diciembre que transcurra sin imprevistos es considerado "un día ganado" en la Casa Rosada. La premisa será irse en paz.