Mattis evita hablar sobre ataque con bomba en Afganistán

Por ROBERT BURNS

TEL AVIV, Israel (AP) — El secretario de Defensa de Estados Unidos, Jim Mattis, dijo el jueves que no tiene intención de discutir estimaciones de daños causados por la bomba convencional más poderosa del arsenal estadounidense lanzada contra un bastión del grupo Estado Islámico en Afganistán.

El ataque del 13 de abril contra un complejo de túneles y cuevas del EI cerca de la frontera con Pakistán constituyó la primera vez que Estados Unidos utiliza en combate esa bomba, conocida oficialmente como GBU-43B. Las fuerzas armadas estadounidenses dijeron que la bomba de 11 toneladas neutralizó con eficacia una posición defensiva del grupo extremista.

Sin embargo, el expresidente afgano Hamid Karzai afirmó que el uso de la bomba fue "una atrocidad inmensa contra el pueblo afgano".

Según cálculos del gobierno afgano, más de 90 extremistas murieron en el ataque y descartó que hubiera bajas civiles.

Los reporteros que viajaban con Mattis en Israel le pidieron una evaluación de los daños causados por la bomba, pero el secretario de defensa rehusó hacerlo.

"Por muchos años no hemos estado calculando los resultados de acciones de guerra simplemente cuantificando el número de enemigos muertos", dijo.

Sin embargo, el Pentágono en ocasiones anuncia saldos de muertes tras ataques contra extremistas.

El 20 de enero, por ejemplo, dijo que el ataque de un bombardero B-52 mató más de 100 extremistas en un campo de entrenamiento de Al Qaeda en Siria. Ese mismo día, el Pentágono dijo que más de 150 combatientes de Al Qaeda habían muerto en ataques aéreos estadounidenses desde el 1 de enero.

El 25 de enero, el Pentágono dijo que ataques estadounidenses en Yemen dejaron cinco combatientes de Al Qaeda muertos.

Mattis, que tomó el cargo horas después de que Donald Trump asumiera la presidencia el 20 de enero, no ha discutido públicamente esos números. Dijo el jueves que su actitud estaba marcada por lecciones aprendidas de la Guerra en Vietnam, cuando saldos exagerados de bajas enemigas minaron la credibilidad estadounidense.

"Ustedes conocen el efecto corrosivo de ese tipo de métrica durante la Guerra en Vietnam y eso se ha quedado en nuestras mentes todos estos años", dijo Mattis, que estaba en Tel Aviv para reunirse con líderes israelíes el viernes.