Qué pasa si dejas de usar desodorante como Matthew McConaughey

·6  min de lectura
Getty
El sudor no es lo que huele, sino las bacterias que se forman en nuestras axilas. Por tanto, si usas un jabón o gel antibacteriano puedes combatir este olor: (Foto: Getty Images)

Tras la polémica generada por los hábitos de higiene de Mila Kunis y Ashton Kutcher, muchos artistas y famosos hollywoodienses han confesado que no mantienen una higiene íntima habitual o común. Sin embargo, hubo un precursor que confesó no utilizar desodorante desde hace más de 35 años y desató la polémica de la higiene: Matthew McConaughey.

En 2005, cuando la revista People nombró a Matthew el 'hombre vivo más sexy', reveló que llevaba décadas sin usar desodorante. Aunque, eso sí, asegura que se ducha varias veces al día con jabones naturales y aceites esenciales como el árbol del té (se asoció con la marca de cuidado de la piel Kiehl's en 2017) y que sigue una dieta sana para minimizar las posible 'molestias', el actor estadounidense ha dicho en más de una ocasión que él decidió no usar desodorante, pues prefiere el olor natural de su cuerpo. Y es que el desodorante es todo un tema tabú en Hollywood. 

Por ejemplo, Julia Roberts o Leonardo DiCaprio, dos de las celebrities más concienciadas con el medio ambiente, hace siglos que no lo usan. Roberts tampoco suele lavarse el pelo, ya que considera antiecológico el abuso de champú, acondicionadores y otros cosméticos. Por la misma razón, la 'novia de América' no usa colonias, y trata de utilizar la menor cantidad de agua posible, ya que prefiere el olor de sus aceites corporales naturales. Sin embargo, no parece que tenga ningún problema para ser imagen de diferentes productos cosméticos (en fin...).

Los famosos no son los únicos que le tiene la guerra declarada al desodorante. Muchos lo rechazan porque contienen alcohol y químicos. Además existe un mito persistente sobre el aluminio como anti-perspirante y el riesgo de cáncer de mama, pero en realidad no se ha podido encontrar ninguna relación definitiva, tal y como asegura la OCU. Sin embargo, hay indicios de que demasiado aluminio en el cuerpo puede causar enfermedades óseas o demencia e, incluso, daño al sistema nervioso central.

(Foto: sergeyryzhov/Getty Images)
Mucha gente usa desodorante o antitranspirante todos los días. Ambos son formas efectivas de controlar la sudoración, pero funcionan de manera diferente. Los desodorantes hacen que el sudor huela 'mejor', mientras que los antitranspirantes te hacen sudar menos.(Foto: sergeyryzhov/Getty Images)

Más allá de los motivos que haya detrás de esta decisión tan personal, es interesante saber que cuando dejas de usar desodorante con tanto químico, tu cuerpo se adapta. Al principio puede ser bastante desagradable porque da la sensación de que el olor a sudor irá a más, pero lo cierto es que, pasado un tiempo, el cuerpo se acostumbra a la ausencia del desodorante y desaparece el mal olor.

Así lo explican las personas que han dejado de usarlo: "cuando cambia de una fórmula convencional a una natural, puede verse obligado a sufrir un período de "desintoxicación", durante el cual huele peor hasta que su cuerpo se "ajusta" purgando todos los químicos acumulados en su años de uso de antitranspirantes

En realidad, el sudor que genera nuestro cuerpo para regular la temperatura y eliminar toxinas es inodoro. Pero cuando llega a la piel y se junta con las bacterias que la habitan, aparece el mal olor.

"El sudor es realmente inodoro en sí mismo. Se produce solo cuando las bacterias de la piel descomponen ciertos componentes del sudor como las grasas y las proteínas. Son estos productos resultantes de la degradación del sudor los que difunden el característico olor desagradable", explica el doctor Heiner Max, experto del área de investigación y desarrollo global de desodorantes Nueva.

Pero vayamos por partes, primero hay que diferenciar entre desodorante y antitranspirante. El desodorante 'cubre' el olor, mientras que el antitranspirante ayuda a detener la sudoración. Los antitranspirantes actúan bloqueando la humedad para que no llegue a la superficie de la piel. Estos contienen sales de aluminio que forman un tapón o bloqueo dentro de las glándulas sudoríparas para prevenir físicamente el sudor. 

Es decir, que los antitranspirantes, también conocidos como desodorantes tradicionales a base de aluminio, evitan que sudes, mientras que los desodorantes naturales (léase: sin aluminio) simplemente ayudan a compensar el olor corporal.

Pero, ¡ojo! Los antitranspirantes no inhiben por completo la producción de sudor. Solo actúan en donde se aplican. Dado que el área de la axila constituye solo alrededor del 0,5- al 1% de la superficie del cuerpo, todavía hay suficiente área de sudoración libre para utilizar el mecanismo de enfriamiento natural del cuerpo.

No obstante, cuando dejas de usar desodorante o antitranspirantes, en cierto modo, tus poros y axilas sufren menos. Sin antitranspirante, quizás tu piel pueda limpiar mejor la suciedad, la grasa y los desechos que se acumulan en la piel y dentro de las glándulas sudoríparas. 

Algunos dicen que cuando dejas de usar los desodorantes tradicionales pasas por una fase de 'desintoxicación' que permite que los poros respiren nuevamente después de haber estado taponados todos los días durante años."Tenemos que dejarlos respirar y permitir que se libere lo que estaba bloqueado". Después de aproximadamente un mes más o menos, todo debería ir viento en popa.

Por otro lado, como sabrás, las axilas no son la única parte del cuerpo con glándulas sudoríparas que pueden 'delatarnos'. Tu cuerpo también puede emitir olores desagradables cuando comes cosas muy condimentadas o bien cuando tomas mucha cebolla, azúcares refinados, procesados como carne roja y el alcohol. Por ejemplo, si sudamos mucho, puede deberse una mala alimentación. Huir de los alimentos grasos, como la comida rápida o el chocolate, la mantequilla, los embutidos, el queso... nos ayudará a tener una digestión menos pesada y sudar menos.

Otra cosa que puedes hacer para evitar oler mal si no quieres usar desodorantes es llevar la zona de las axilas depiladas. No es solo una cuestión estética, sino que puede ayudar a que se reduzca la acumulacion y concentracion de bacterias y sudor en esa zona, y disminuye por lo tanto la posibilidad de mal olor.

Estos y otros hábitos en tu vida diaria pueden modificar tu ph, para bien o para mal; y es en esos momentos cuando las personas que haya a tu alrededor pueden percibir tu olor. De lo contrario, siguiendo estos consejos, nadie se dará cuenta de que no usas desodorante, siempre que tengas el hábito de ducharte a menudo, con agua y jabón.

Esto es importante, así que insisto: las personas que no usan desodorante convencional deben ser más escrupulosas con la higiene personal y aumentar la frecuencia de las duchas o lavados puntuales, al menos durante el "periodo de adaptación'. 

Para reducir el mal olor, si no usas desodorante, debes intentar limpiar las axilas y la ingle dos veces al día y después de hacer ejercicio o sudar mucho. 

Si te lanzas a la marea verde y decides dejar de usar desodorante, puedes hacer que la experiencia sea más llevadera para ti y para los que están a tu alrededor si eliges un momento del año que no sea muy caluroso, para que el sudor sea menor. También es aconsejable no dejarlo de golpe, sino ir reduciendo progresivamente su uso o sustituirlo por otras alternativas naturales y menos perjudiciales que el desodorante. Desde piedras de sal, que actúan como un desodorante natural y se supone que mitiga el mal olor, hasta una variedad de cosméticos naturales cada vez más amplia.

Más historias que pueden interesarte:

Los hábitos de limpieza de Mila Kunis y Ashton Kutcher son un acierto más que un error

El peligro de las duchas de agua fría para bajar la fiebre

Ducharte con el agua tan caliente, el peor hábito para tu salud

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.