Matan a pastor tras resistirse a robo en iglesia en CDMX

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 25 (EL UNIVERSAL).- La Fiscalía General de Justicia (FGJ) de la Ciudad de México investiga el robo, homicidio y una violacion que sufrió la familia de un sacerdote en la alcaldía Gustavo A. Madero. Al ministro cristiano identificado como Efrén, de 79 años, lo mataron; a su esposa de 78 años la golpearon y a su hija de 43 años la violaron, presuntamente para robar 30 mil pesos que la víctima tenía en una caja fuerte de la iglesia, ubicada en la colonia Nueva Atzacoalco, donde también vivían, todo producto de los diezmos de los feligreses.

Las primeras investigaciones apuntan a que fueron tres delincuentes los agresores; de momento no hay detenidos, aunque ya se revisan cámaras de seguridad particulares de negocios vecinos y domicilios, a fin de tratar de ubicar a los responsables de asesinar al pastor de la Iglesia Cristiana Pentecostés Nazaret.

La primeras investigaciones refieren que tres hombres ingresaron a la parroquia y comenzaron a golpear a los religiosos para que les dijeran dónde tenían guardado el dinero, pero el ministro se negó a proporcionar esos datos y comenzó a rezar; los agresores entonces golpearon a su esposa, luego el sacerdote fue arrastrado a una bodega, donde lo dejaron maniatado de los pies, manos y boca.

Para hacerlo confesar, los delincuentes atacaron sexualmente a su hija. El religioso confesó a los delincuentes dónde estaba el dinero; murió luego de recibir varias heridas con arma punzocortante, según el testimonio de las sobrevivientes. Luego de varios minutos, las dos mujeres, quienes también fueron amarradas con cintas, narraron al Ministerio Público de la fiscalía capitalina cómo pudieron soltarse de los amarres para salir y pedir ayuda de la policía.

De acuerdo con lo asentado en el expediente con terminación 400/11-2022, el crimen se registró alrededor de las 20:30 horas del miércoles 23 de noviembre, mientras se efectuaba una misa; según la carpeta, tres sujetos y dos mujeres irrumpieron en el templo ubicado en el cruce de las calles 317 y 312, colonia Atzacoalco, alcaldía Gustavo A. Madero.

Uno de los individuos portaba un arma de fuego y comenzó a amagar a los feligreses, incluso a una mujer la golpeó para exigirle que le dijera la ubicación de la caja fuerte. Sus cómplices comenzaron a amarrar con cinta adhesiva a los devotos; posteriormente irrumpieron en la oficina del pastor, al que intentaron atar, pero éste se resistió y lo apuñalaron.

Con las características proporcionadas por las víctimas y a través de la revisión de cámaras particulares y privadas de la zona, las autoridades ya buscan a los responsables.