Matan a migrante guatemalteco en ataque armado en la frontera sur de México

México, 30 mar (EFE).- Las autoridades mexicanas investigan el asesinato de un guatemalteco en el municipio de Mazapa de Madero, en el suroriental estado de Chiapas, en el que presuntamente estuvieron involucrados militares, lo que despertó reclamos del Gobierno de Guatemala.

La Fiscalía de Inmigrantes de la Fiscalía General del Estado (FGE) de Chiapas anunció la madrugada de este martes una indagatoria por homicidio calificado contra el hombre, después identificado como Elvin Mazariegos Pérez, de 30 años.

Los funcionarios detallaron que el cuerpo de Elvin estaba en un vehículo de marca Mitsubishi, color gris con placas (matrícula) de Guatemala, con una lesión por proyectil de arma de fuego en el cuello y en el pecho.

"Tras realizar el embalaje de los indicios, se ordenó el levantamiento del cuerpo sin vida y fue trasladado al Servicio Médico Forense para realizar la necropsia de rigor", indicó la FGE.

La muerte del guatemalteco ocurre días después del feminicidio de Victoria Esperanza Salazar, migrante de El Salvador de 36 años que tenía visa humanitaria, asesinada por cuatro policías del municipio de Tulum, enclave turístico de Quintana Roo.

El deceso de Victoria, grabado en vídeo el sábado, ha despertado protestas de grupos que acusan a las fuerzas de seguridad mexicanas de racismo y misoginia, además de reclamos de El Salvador.

En el caso del guatemalteco Elvin, medios locales reportan que la muerte ocurrió en un retén del Ejército mexicano en la frontera sur porque supuestamente él estaba armado, algo que no han confirmado las autoridades, pero que ya ha despertado indignación entre políticos mexicanos de oposición.

"La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) ofrece los pretextos de siempre: que sus elementos respondieron a un ataque. Sin embargo, una y otra vez se comprueba que los militares mienten", dijo sobre el hecho el senador independiente Emilio Álvarez Icaza.

El canciller de Guatemala, Pedro Brolo, también condenó "la trágica muerte" de Elvin al informar que sus funcionarios consulares se trasladarían al lugar de los hechos para "establecer los procedimientos conducentes".

"Exigimos a las autoridades mexicanas el esclarecimiento de los crímenes cometidos en contra de nuestros connacionales para que se haga justicia y estos hechos condenables no vuelvan a repetirse", declaró en sus redes sociales.

Estos asesinatos suceden mientras México ha reforzado su presencia militar en la frontera sur, con 34.993 migrantes irregulares detenidos por el Instituto Nacional de Migración (INM) hasta el 25 de marzo, con un aumento anual de 28 %.

(c) Agencia EFE