Matías Lammens: "La crisis es casi terminal; hay indicadores en situación 2001"

Hernán Cappiello

Matías Lammens

Matías Lammens está envalentonado. Dejó de lado los modos de chico simpático de barrio para mostrar las uñas. Duro con el gobierno de Mauricio Macri, ácido con Horacio Rodríguez Larreta, el candidato a jefe de gobierno por el Frente de Todos aseguró que la crisis económica que deja Cambiemos es "casi terminal, hay muchos indicadores que están en situación 2001". Rechazó la toma de shoppings, aunque acordó con los reclamos de los dirigentes sociales y prometió que si gana no aumentará el ABL y reducirá el impuesto a los ingresos brutos.

Sin soltar el iPhone, recibió a LA NACION en su distribuidora de vinos de Boedo, donde atiende la marcha del negocio, la campaña política y la presidencia de San Lorenzo. Su apuesta inmediata es forzar a Rodríguez Larreta a un ballottage. Y la de máxima, ganar la ciudad para este frente peronista-progresista-kirchnerista, que lleva la fórmula Alberto Fernández-Cristina Kirchner. Aunque jura que su gabinete lo va a armar él, sin intervención de La Cámpora.

"Vamos a llegar al ballottage y después vamos a ganar. El Gobierno no supo interpretar el mensaje que le dio la sociedad en las PASO. El macrismo tuvo consenso 12 años, pero la crisis evidenció fallas de gestión", señaló.

-¿Teme que el acuerdo entre Rodríguez Larreta y José Luis Espert le reste chances?

-El voto es el de la gente. Lo demás son pactos entre dirigentes de espaldas a la gente. Hicimos una elección histórica y haremos una elección superior e ir a un ballottage.

-¿Y después?

-Después vamos a ganar. El macrismo tuvo un gran consenso en la ciudad, pero no es mayoritario y, cuando se agudizó la crisis, se evidenciaron fallas de gestión.

-Si fuera jefe de gobierno, ¿qué hubiera hecho con el acampe de la 9 de Julio?

-Hay una situación de emergencia gravísima, que el Gobierno asumió al votar la ley de emergencia alimentaria. La crisis es de las más graves de la historia. Tenemos que trabajar sobre la convivencia. La protesta en los shoppings [que protagonizó una organización creada por Juan Grabois] me pareció inexplicable. Valoro el trabajo de las organizaciones sociales cuando reorganizan la solidaridad en los barrios, pero en la protesta del otro día no comparto los medios usados.

-Pero Grabois forma parte de su espacio...

-Forma parte de un frente, pero no va a tener ninguna responsabilidad ejecutiva.

-Hubo toma del espacio público al intentar bloquear el metrobús.

-Tenemos que ir rumbo a un Código de Convivencia, en el cual las organizaciones sociales tengan derecho a reclamar sin perturbar al resto de los vecinos. Eso es posible cuando existe diálogo. En este caso no hubo diálogo, el Gobierno se niega a recibir a la gente. Alberto Fernández lo plantea cuando dice que va a llamar a un gran consejo de empresarios, movimientos sociales, trabajadores. La crisis que tenemos es casi terminal, hay muchos indicadores que están en situación 2001.

-Acá hubo acuerdo: se votó la ley y siguió el acampe.

-Cuando se satisface la necesidad y la gente sigue en la calle hay que buscar que el reclamo no se extralimite y el Estado debe cumplir su rol.

-¿Acuerda con el traspaso policial a la Ciudad?

-Estoy de acuerdo, pero los indicadores no mejoraron y esto tiene que ver con la formación de los policías, a quienes los apuran a salir a la calle cuando no están formados, por una cuestión de marketing, y el otro problema es que hay que tener voluntad política de combatir la corrupción.

-¿Quiere un jefe de policía civil o uniformado?

-No lo pensamos, pero a mí me gustaría que pudiera ser alguien de la fuerza, con formación y desempeño, porque la Policía de la Ciudad tiene una historia negra con sus jefes desde que Macri la creó. No nos podemos equivocar en eso.

-¿Ya tiene los nombres de su gabinete?

-Aún no los quiero decir, porque cuando ganemos la elección se puede abrir el abanico más, pero estamos trabajando con referentes de cada área. El resultado de las PASO aceleró los tiempos para empezar a armar un gabinete, porque lo que parecía una posibilidad lejana hoy es una posibilidad concreta.

-¿Qué política económica puede tomar en la ciudad?

-Un plan de apoyo para las pymes y comercios, tomar medidas con las tarifas es urgente y el Estado tiene que tener otro rol. Los inspectores porteños van a los comercios y los vuelven locos por una cortina o un aire acondicionado, cuando el Estado debe tener una política más comprensiva. En cambio, los asfixia, hay que cambiar la visión.

-¿Qué política pondría en marcha sobre la gente en situación de calle?

-El problema que tienen es que para ir a un parador tienen que desprenderse de su familia. Hay que tener sensibilidad, entender su problemática y no imponerles soluciones.

-¿Qué medidas que tomó Larreta no volvería a aplicar?

-Acompañar a Macri.

-¿Y como medida de gestión?

[Piensa] -Nunca hubiera bajado el presupuesto educativo 8 puntos en diez años, como hizo este gobierno.

-¿El Paseo del Bajo...?

-El plan de obras está bien. Cuando hay una cosa bien hecha hay que decirlo, no hay que empezar de cero, pero se puede estar mucho mejor

-¿El metrobús?

-Lo vamos a dejar, lo de las bicicletas está bien, pero pareciera que tenés dos ciudades en situaciones encontradas: el Paseo del Bajo, realizado en tiempo récord, y no pueden solucionar una escuela que no tiene gas en Belgrano. Hablamos, por eso, de prioridades. El gobierno gastó $1800 millones en pauta publicitaria en 2018 y en infraestructura escolar, $1200 millones.

-¿Comparte la campaña de desaliento del uso del auto?

-Sí, pero tiene que haber una política integral brindando un transporte público de calidad. No se invirtió en subte, como se prometió. Dijeron que iban a hacer 10 kilómetros de subte por año e hicieron uno.

-¿Va a aumentar el ABL?

-No, al revés, no voy a aumentar el ABL. Lo que no podemos es seguir pidiéndole a la gente que ponga la mano en el bolsillo. Se puede congelar la tarifa del subte un tiempo e intentar bajar Ingresos Brutos, porque es un impuesto distorsivo.

-¿Qué rol tendrá La Cámpora?

-Ni lo hablamos, pero por lo sucedido en la campaña, no los veo con ganas y deseos. El gabinete lo voy a armar yo.

-¿Va a estar Alberto Fernández en la campaña de la ciudad?

-Sí, claro.

-¿Y Cristina Kirchner?

-No, no hable con ella si participará de la campaña.