Sin Massa, ni multitud, ni militancia , Alberto Fernández reapareció con un discurso repetido

·3  min de lectura
Alberto Fernández en Lomas de Zamora junto a Axel Kicillof y Martín Insaurralde
Alberto Fernández, en Lomas de Zamora, junto con Axel Kicillof y Martín Insaurralde - Créditos: @Fabián Marelli

“Todos somos pueblo (ay, sí, sí, sí), nada nos separa. Todos nos unimos en un mismo caminar (pa’delante). Vamos adelante con un mismo sueño. Todos somos pueblo, con las mismas ganas de triunfar”. La canción de la artista santafesina Soledad Pastorutti sonaba por los altoparlantes cuando el presidente Alberto Fernández terminó su recorrido por el Mercado de Lomas y encaró el escenario. Lo habían precedido el gobernador Axel Kicillof, del ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro y el jefe de Gabinete bonaerense, Martín Insaurralde. Sin embargo, y pese al canto de unidad así como de los propios anuncios de Presidencia que anunciaban su presencia, no estaba el ministro de Economía, Sergio Massa.

Aunque significativa, no fue la única ausencia. En el lugar del acto, uno de los playones de estacionamiento del inaugurado mercado, estaba el escenario, pero no había ni una multitud, ni banderas políticas, ni de organizaciones sociales. Solo unos cientos de vecinos con unas pequeñas banderitas plásticas celestes y blancas en sus manos.

Massa y Cristina frente al momento de la traición

Cerca de Massa justificaron su ausencia sosteniendo que estaba “con las reuniones de ordenamiento fiscal junto al secretario (Raúl) Rigo, (el jefe de asesores, Leonardo) Manzur y con “los responsables de administración de ministerios para techos de gasto y programar la gestión hasta fin de año”. Sin embargo, desde el entorno del funcionario, no precisaron por qué había sido anunciada su presencia en el acto si ya tenía agendadas esas actividades de antemano.

Agregaron que también estaba con “el tema canje voluntario de deuda”. A lo que también aludió el presidente al momento de comenzar su discurso y explicar la ausencia de Massa. En su lugar estuvo el secretario de Comercio Interior, Matías Tombolini, el segundo en hablar. El Presidente volvió a la carga para impulsar un acuerdo de precios y salarios . “Con Sergio [por Massa] vamos convocar a empresarios y sindicalistas para alinear precios y salarios por los próximos 60 días”, prometió.

Alberto Fernández en LOmas de Zamora junto a Axel Kicillof y Martín Insaurralde
Alberto Fernández en Lomas de Zamora junto a Axel Kicillof y Martín Insaurralde - Créditos: @Fabián Marelli

Fernández y Massa, por su parte, participaron el viernes en la inauguración de un tramo de ferrocarril en Santa Fe, en el que el tigrense fue increpado por un grupo de vecinos.

En el acto de hoy, el primero en tomar la palabra fue el intendente en uso de licencia de Lomas de Zamora y actual mandamás de la gestión de Kicillof, Martín Insaurralde. Habló varios minutos, entre otras cosas, sobre el mercado y sus precios competitivos, en una zona rodeada de bolsones de pobreza estructural.

De cerca lo escucharon los intendentes Mayra Mendoza, de Quilmes; Andrés Watson, de Florencio Varela, Noelia Correra de Malvinas Argentinas; Karina Menéndez de Merlo y los intendentes de Florencio Varela, Andrés Watson; de Morón, Lucas Ghi; de Ensenada, Mario Secco; deAlmirante Brown, Juan José Fabiani (interino); de San Martín, Fernando Moreira (interino); de Escobar, Carlos Ramil (interino); y deAvellaneda, Alejo Chornobroff (interino). Todos ellos, tras las palabras de Insaurralde firmaron sendos convenios para crear sus propios mercados.

Debajo del escenario, en primera fila estaban el ministro de Interior Eduardo “Wado” de Pedro, el funcionario y líder del Movimiento Fernando “Chino” Navarro y Daniel Menéndez, de Desarrollo Social y Barrios de Pie, entre otras figuras del oficialismo, como la diputada bonaerense, Victoria Tolosa Paz. También la titular del PAMI, Luana Volnovich.

Pero si las presencias hablaron en este acto en el mediodía de un día frío, las ausencias lo hicieron aún más. La falta presencia de militantes y banderas de agrupaciones o movimientos sociales o políticos no pasó desapercibida. Sin una multitud, el mandatario comenzó a hablar pasadas las 13, dos horas después de la hora convocada.

Fernández habló durante 17 minutos. Nombró varias veces a Massa y una a Cristina. Insistió en la unidad. Cuando termino hubo papelitos celestes y blancos. En el público aparecieron tres carteles, en cartulinas de colores, decían: “Aguante Cristina”.