Mas muertes en siria por represion de protestas opositoras

Damasco, 30 de mayo (Télam).- Al menos cuatro manifestantes murieron hoy en Siria en ataques de fuerzas de seguridad, mientras el gobierno del presidente Bashar al-Assad acusó a potencias occidentales de intentar hacer condenar a su país en la ONU por la represión a una ola de protestas que ya causó más de mil muertos.

Las tropas sirias bombardearon hoy la ciudad de Tabliseh en la central provincia de Homs y al menos cuatro civiles fallecieron, un día después de que 11 personas murieran en otro ataque de las fuerzas de seguridad en esa misma localidad.

Tanto Tabliseh y la ciudad de Rastan, también en Homs, fueron escenarios de recientes actos de represalia lanzados por el Ejército sirio contra el movimiento que pide la salida del al-Assad, en un operativo que fue condenado por la comunidad internacional.

Residentes y activistas señalaron que tropas y tanques atacaron estos pueblos, donde las fuerzas de seguridad también irrumpieron en diferentes casas con el fin de realizar detenciones, reportó el canal árabe de noticias Al Arabiya.

Talbiseh, a diez kilómetros de la ciudad de Homs, capital de la provincia homónima, está cercada por el ejército desde ayer.

Los tanques también cercaron Rastan y la localidad de Teir Maaleh, con el objetivo de aplastar la rebelión en esas zonas cercanas a Homs, tercera ciudad del país árabe, de acuerdo a los residentes y activistas.

La agencia de noticias oficial SANA informó hoy que cuatro militares, entre ellos un oficial, murieron ayer y otros 14 fueron heridos por "grupos terroristas" en Talbiseh.

El gobierno sirio acusó hoy a Estados Unidos, Francia y Reino Unidos de querer volver a la época colonial intentando hacer condenar a Siria en la ONU por la represión de las manifestaciones.

Intentan "imponer su hegemonía en Siria y utilizar a la ONU como un medio para restablecer el colonialismo y justificar sus injerencias", dijo el viceministro sirio de Relaciones Exteriores, Faisal Meqdad, informó la agencia de noticias Europa Press.

Francia, Reino Unido, Estados Unidos y Portugal presentaron la semana pasada ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas un proyecto de resolución que condena la violencia del gobierno de Assad.

Pero Rusia, con poder de veto, se niega a que el Consejo de Seguridad estudie ese proyecto.

Washington y la Unión Europea (UE) ya adoptaron sanciones contra el gobierno sirio y el propio Assad, pero no estudian la posibilidad de intervenir en ese país, tal como en Libia, cuya desestabilización tendría repercusiones en toda la región.

Desde el inicio de las manifestaciones, más de 1.100 civiles murieron víctimas de la represión, según un recuento de grupos de defensa de los derechos humanos de Siria.

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, denunció hoy la brutalidad de la represión y exhortó de nuevo al gobierno de ese país a que deje entrar en su territorio una misión de la ONU encargada de investigar las violaciones de los derechos humanos durante la represión de la rebelión popular.

"La brutalidad y la amplitud de las medidas adoptadas por los gobiernos en Libia y ahora en Siria han sido particularmente chocantes en su absoluto desprecio de los derechos fundamentales", declaró Pillay en Ginebra ante los 47 miembros del Consejo de Derechos Humanos de la ONU y recordó que la misión debe presentar un informe preliminar el 15 de junio. (Télam).-

lau-rb 30/05/2011 17:27

Cargando...