El MAS de Evo Morales fija un congreso para ajustar las reglas contra la "traición"

·2  min de lectura

La Paz, 5 jul (EFE).- El presidente del gobernante Movimiento al Socialismo (MAS) y exmandatario de Bolivia Evo Morales anunció este lunes que en el congreso de su partido fijado para el 4 de agosto se adecuarán los estatutos para ajustar su régimen disciplinario contra el "transfugio y la traición".

En un mensaje de Twitter, Morales anunció que el MAS y los sectores sociales que forman parte del Pacto de Unidad fijaron para "el 4 de agosto el Congreso nacional" que se dispondrá a "mejorar el reglamento disciplinario contra el transfugio y la traición".

Además que en esa asamblea también se analizará la "economía del instrumento" político y se adecuarán sus reglas a las normas del ente electoral del país.

El congreso del MAS se había fijado inicialmente para el 3 de junio pasado, sin embargo quedó pospuesto por la pandemia de la covid-19 ya que en ese momento el país atravesaba por la fase más alta de los contagios de la tercera ola que comenzó en mayo pasado.

Los sucesos por los que pasó Bolivia en la crisis política y social de 2019, que a juicio del MAS fueron parte de un golpe de Estado, hicieron que se manifiesten sectores contrapuestos dentro del partido entre los que planteaban renovación y los considerados parte del "ala dura".

Morales, en varias ocasiones, mencionó que la idea de plantear renovación y prescindir de miembros históricos del MAS constituía una forma de alentar la división del partido político y que no daría paso a esa posición.

Varios expertos han manifestado que en el último tiempo dentro del MAS han emergido inclusive hasta tres posturas: una de izquierda, otra de renovación y conciliadora junto a otra de centro izquierda, aunque también funcionarios del Gobierno del presidente Luis Arce han señalado de que el MAS es uno solo y que no existen "bloques".

Los sucesos de 2019 también generaron que algunas figuras del MAS, ahora alejadas de ese partido político, como la expresidenta del Senado y alcaldesa de El Alto Eva Copa y el exlegislador masista Omar Aguilar, que cuestionaron la forma en que los colaboradores de Morales salieron del país o buscaron refugio en embajadas en vez de afrontar aquella crisis.

Justamente, en abril pasado Morales y Copa propiciaron un cruce de declaraciones en las que mutuamente se acusaron de traición.

Inclusive, hace algunos días un legislador masista respondió con vehemencia a las críticas que un exministro de Morales hizo a una ley propuesta por el Gobierno al Legislativo al extremo de aseverar que debía ser expulsado del partido.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.