Maryland: encontraron un virus animal en el corazón de cerdo que se usó para un trasplante humano

·2  min de lectura

Los investigadores que intentan descubrir qué mató a la primera persona que recibió un trasplante de corazón de un cerdo descubrieron que el órgano albergaba un virus animal, pero aún no pueden decir si jugó algún papel en la muerte del hombre.

Un hombre de Maryland, David Bennett Sr., de 57 años, murió en marzo, dos meses después del innovador trasplante experimental. Los médicos de la Universidad de Maryland dijeron el jueves que encontraron una sorpresa desagradable: ADN viral dentro del corazón del cerdo. No encontraron signos de que este virus, llamado citomegalovirus porcino, estuviera causando una infección activa.

Pero una de las principales preocupaciones sobre los trasplantes de animales a humanos es el riesgo de que pueda introducir nuevos tipos de infecciones en las personas.

Debido a que algunos virus están “latentes”, es decir, que acechan sin causar enfermedades, “podría ser un viajero”, dijo a The Associated Press el Dr. Bartley Griffith, el cirujano que realizó el trasplante de Bennett.

Aun así, se están desarrollando pruebas más sofisticadas para “asegurarnos de que no se nos pase por alto este tipo de virus”, agregó el Dr. Muhammad Mohiuddin, director científico del programa de xenotrasplantes de la universidad.

El virus animal fue informado por primera vez por MIT Technology Review, y citó una presentación científica que Griffith dio a la Sociedad Estadounidense de Trasplantes el mes pasado.

Durante décadas, los médicos han intentado usar órganos de animales para salvar vidas humanas sin éxito. Bennett, que se estaba muriendo y no era elegible para un trasplante de corazón humano, se sometió a la última operación utilizando el corazón de un cerdo modificado genéticamente para reducir el riesgo de que su sistema inmunológico rechazara rápidamente un órgano extraño.

El equipo de Maryland dijo que el cerdo donante estaba sano, había pasado las pruebas requeridas por la Administración de Drogas y Alimentos para detectar infecciones y se crio en una instalación diseñada para evitar que los animales propaguen infecciones. Revivicor, la empresa que proporcionó el animal, se negó a comentar.

Griffith dijo que su paciente, aunque estaba muy enfermo, se había estado recuperando bastante bien del trasplante cuando una mañana se despertó peor, con síntomas similares a una infección. Los médicos realizaron numerosas pruebas para tratar de comprender la causa y le dieron a Bennett una variedad de antibióticos, medicamentos antivirales y un tratamiento para estimular el sistema inmunológico. Pero el corazón del cerdo se hinchó, se llenó de líquido y eventualmente dejó de funcionar.

“¿Qué estaba haciendo el virus, en todo caso, que podría haber causado la inflamación en su corazón?” preguntó Griffith. “Honestamente, no lo sabemos”.

La reacción tampoco parecía ser un rechazo de órgano típico, comentó, y señaló que la investigación aún está en curso.

Mientras tanto, los médicos de otros centros médicos del país han estado experimentando con órganos de animales en cuerpos humanos donados y están ansiosos por intentar pronto estudios formales en pacientes vivos. No está claro cómo el virus porcino afectará esos planes.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.