El alto ejecutivo que diseñó un insólito dron submarino para traficar con drogas

Mariángela Velásquez
·5  min de lectura
TOPSHOT - Aerial view of a seized narco-submarine towed by a Colombian Navy ship in Buenaventura, Valle del Cauca department, Colombia, on March 21, 2021. - The submarine, which contained several packages of cocaine and was destined for the coasts of Mexico, belonged to a dissident armed group of the FARC guerrilla, according to authorities. (Photo by Luis ROBAYO / AFP) (Photo by LUIS ROBAYO/AFP via Getty Images)
La imagen muestra un submarino utilizado para traficar drogas interceptado en Colombia el 21 de marzo de 2021. El ejecutivo estadounidense Marty Tibbitts planeó usar un artefacto similar para agiliar sus actividades delictivas antes de morir en un accidente aéreo en 2018 (Photo by LUIS ROBAYO/AFP via Getty Images)

La vida de Marty Tibbitts parecía perfecta. Era el director ejecutivo de una empresa de telecomunicaciones y vivía en una mansión histórica a la orilla de un lago Michigan con su novia de la secundaria. También era miembro fundador del Museo del Patrimonio Aéreo Mundial y sus amigos lo recordaron como un hombre risueño y divertido cuando murió en un accidente aéreo en julio de 2018.

Pero tras bastidores, Tibbitts diseñaba secretamente un dron submarino para transportar grandes cantidades de cocaína a Europa para una colosal operación de narcotráfico que él mismo financiaba, según la investigación federal estadounidense.

Un detallado reportaje publicado en The Detroit News informó los pormenores de una acusación fundamentada en seis años de investigaciones de un cartel de tráfico de droga que abarcaba más de una docena de países, entre ellos Estados Unidos, México, Colombia y Ecuador.

La fiscalía presentó cargos criminales federales contra un presunto capo de la droga que fue arrestado en Carolina del Norte y señalan a Tibbitts como un conspirador de alto nivel. Y aunque los documentos no mencionan a Tibbitts con su apellido sí identifican al involucrado como Marty, mencionan su fabulosa propiedad en el acaudalado vecindario de Grosse Pointe Park y señalan que murió cuando su avión se estrelló en julio 2018.

El diario verificó que en efecto se trataba de Tibbitts. Pero ni su esposa Belinda ni sus abogados respondieron las llamadas y correos electrónicos de los periodistas para que contaran su versión de esta complicada historia.

Los planes para crear a "Torpedo"

La investigación que involucra a Tibbitts comenzó en enero de 2015, aunque en ese momento nada hacía sospechar del amable directivo de la firma Clementine Live Answering Service. Los agentes de la Administración de Control de Drogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en ingles) en realidad le seguían la pista a un cartel de drogas que presuntamente era dirigido por Ylli Didani.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Seis meses después Didani fue interrogado cuando llegó Albania por el Aeropuerto Internacional O'Hare de Chicago por las autoridades migratorias. Explicó que el motivo de su viaje era personal, para visitar familiares y amigos, y que regresaría a su país en un mes a seguir trabajando en su empresa de carbón. Pero al revisar las imágenes de su IPhone, los agentes encontraron fotos con pacas de dólares en efectivo y lo que parecía ser un rifle de asalto y una pistola semiautomática.

Los agentes tardaron años en armar el rompecabezas delictivo de Didani y Tibbitts, quienes llegaron a conspirar para diseñar y crear un dron submarino para almacenar y transportar grandes cantidades de cocaína. El vehículo, llamado Torpedo, estaba diseñado para pegarse de los cascos de las embarcaciones mediante poderosos imanes. También utilizaría un modem submarino para comunicarse con un operador remoto que podría seguir la localización del dron mediante un GPS.

Luego de separarse del barco, el cartel hubiera podido enviar un bote pesquero a buscar al dron, hasta unos 160 kilómetros de la costa de Europa.

Entre mayo de 2016 y junio de 2018, los investigadores tenían a Didani y Tibbitts en su radar. En los mensajes interceptados, las autoridades conocieron que los socios ya habían contratado a una empresa para construir el prototipo de Torpedo. Pero nunca fue descrito como un submarino para el contrabando sino como un equipo submarino para lijar cascos de barcos.

La compañía recibió un poco más de 12.000 dólares en transferencias bancarias desde Albania, depósitos en criptomonedas y envíos directos para fabricar el aparato. Pero sus directivos nunca supieron que el dispositivo en realidad sería utilizado en actividades criminales.

El plan continuó su marcha hasta el verano de 2018. Ya todo estaba listo: desde los primeros bosquejos realizados a mano, los dibujos digitales y hasta un modero del Torpedo.

El accidente que acacó con todo

Pero el 20 de julio de 2018, Tibbitts volaba uno de los aviones de su colección cuando se estrelló sobre una granja de leche y murió junto a 50 vacas que ordeñaban el lugar.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

La muerte de Tibbitts sacudió a toda la banda criminal.

La empresa que construía el prototipo nunca más tuvo comunicación con Dale Johnson, el alias que usaba Tibbitts en las negociaciones.

Al quedarse sin su socio principal, Didani inició una frenética búsqueda de un sustituto. Viajó desde Albania a Estados Unidos, España, Holanda, Dubái, República Dominicana y Ecuador en busca de una persona con el perfil de Tibbitts y para ello se entrevistó con distintas personas en el país suramericano. Necesitaba con urgencia a alguien que se encargara de transportar grandes cantidades de cocaína, usando empresas de importación y exportación y contenedores de envíos comerciales.

Y al parecer tuvo cierto éxito. Los investigadores federales dijeron que Didani estuvo involucrado en el traslado de cargamentos de cocaína hacia Holanda, Bélgica y España.

Pero Didani fue arrestado en abril 2021 y acusado de lavado de dinero, conspiración para distribuir sustancias controladas y conspiración para distribuir sustancias controladas a bordo de embarcaciones dentro de la jurisdicción de Estados Unidos.

Pero el plan de construir un dron submarino para facilitar sus actividades criminales murió con Tibbitts.

Otras historias que también te gustarán:

(VIDEO) Los increíbles medios de transporte de los narcotraficantes