Marta Cohen: para la experta, hay tres pilares sanitarios que permitirán terminar con la pandemia

·6  min de lectura
"Veo una luz al final del túnel", dice Cohen sobre la culminación de la pandemia
Santiago Hafford

Frente al aumento súbito de casos de Covid-19 en el país y la coexistencia de las variantes delta y ómicron, Marta Cohen no lo duda y afirma: “Ómicron va a dominar”. En la siguiente media hora, durante una entrevista con LA NACIÓN en un hotel frente al Teatro Argentino de La Plata, la patóloga pediátrica que vive en Reino Unido insistirá en la importancia de ajustar la estrategia de testeos, acelerar la vacunación con una tercera dosis, mantener las medidas de cuidado y contar con información con alta precisión sobre el curso de la pandemia para poder contener el aumento de los contagios y prevenir las formas graves de la enfermedad.

“Ómicron tiene 50 mutaciones que la hace hasta seis veces más contagiosa que delta. Logró dar un salto en su evolución epidemiológica que duplicó a la que tuvo delta y reúne mutaciones de delta, beta, alfa y gamma, además de sumar nuevas –describe–. Lo que podríamos tener a favor es que la enfermedad parecería ser más leve, lo que no quiere decir que no debemos descuidar”, sostiene para poner como ejemplo, en seguida, las cifras de Reino Unido.

Ahí vive desde hace unas dos décadas y, actualmente, es directora clínica y de los laboratorios de farmacia, diagnóstico y genética del Hospital de Niños de Sheffield. Al preguntarle sobre el repunte de casos que está teniendo Reino Unido, Cohen enseguida repasará que hay unas 1200 internaciones diarias por Covid-19 debido a ómicron y que las proyecciones oficiales anticipan que para enero habrá unas 3000 con unos 50.0000 contagios en los trabajadores de salud, lo que podrían hacer colapsar el sistema de atención por falta de personal.

Mujeres verdaderas. ¿Será este el verano de los cuerpos reales?

“Hay que prevenirlo –lanza–. ¿De qué manera? Con el uso del barbijo, el distanciamiento social y, lo más importante, testeos masivos y tercera dosis masiva. Eso es lo que está haciendo Reino Unido para ganarle la partida a ómicron porque esperan 1 millón de casos en enero y, en los próximos cuatro meses, 76.000 fallecimientos. Si bien posiblemente [la enfermedad por esta variante] va a ser menos letal, un modelo matemático del Imperial College de Londres habla de un 40% menos de consultas al servicio de emergencias y un 70% menos de internaciones, en este momento hay 797 británicos en terapia intensiva y el 80% no tiene las vacunas.”

Esa es, para la especialista, la clave ante este cambio de escenario. “La vacunación masiva es fundamental”, vuelve a insistir.

Está en el país desde que arribó ayer a la noche para reunirse con su familia en Trenque Lauquen, donde el municipio reconocerá el jueves su trayectoria. En Reino Unido se están aplicando entre 12 y 13 veces más vacunas por día que en la Argentina (hoy se aplicaron 72.000 dosis, cualquiera sea el orden). En el territorio británico, según continúa Cohen, se aceleró la vacunación para administrar entre 900.000 y 950.000 terceras dosis diarias a los mayores de 18 y tres meses después de la segunda dosis. Con esto, prevén evitar la forma grave de la enfermedad hasta en un 80% en la población que contraiga la infección.

"Habrá países que salgan antes, que serán los que sostengan los tres pilares para responder a la pandemia, que son la responsabilidad individual, los testeos masivos y la vacunación masiva", señala
Santiago Hafford


"Habrá países que salgan antes, que serán los que sostengan los tres pilares para responder a la pandemia, que son la responsabilidad individual, los testeos masivos y la vacunación masiva", señala (Santiago Hafford/)

Masivos

El otro elemento que la entrevistada considera esencial es el testeo masivo y sostenido, con acceso al autotest. Cohen cuenta que puede ir a una farmacia cerca de su casa y retirar un kit con siete pruebas que el Estado entrega de manera gratuita. Esto reduce el ausentismo escolar y laboral, lo que contrarresta el impacto socioeconómico y productivo de la pandemia.

“Me parecería adecuado que se implementen estos testeos rápidos gratuitos”, dice sobre la Argentina. “Si tengo las tres dosis y estuve en contacto con una persona que tiene Covid, me voy a mi casa y me hago el test todos los días mientras sigo yendo a trabajar. Es importante que no se hagan esas colas de seis horas para que la gente se testee, porque los positivos van a contagiar a los negativos y eso es un riesgo –explica–. Lo mejor sería que, a través del sistema que se considere, haya una distribución gratuita de los tests rápidos, lo que va a ser una inversión en salud, porque tiene un 78% de eficacia.”

El porcentaje de diferencia para los falsos negativos lo compensa, según explica, la repetición diaria de la prueba de detección. En Reino Unido se hace 1,5 millones diarios de tests por PCR, con una positividad del 7% (la Organización Mundial de la Salud recomienda que esté por debajo de 10%, pero lo más cercano a cero para garantizar un adecuado nivel de testeos). Como mínimo, hay que secuenciar el 5% de los positivos diarios para saber, con una demora de no más de cinco días, qué variantes predominan, dónde y si surgen nuevas. Esto, para Cohen, facilita la toma de medidas regionales o acotadas al área afectada.

En la Argentina, esa información de vigilancia genómica se difunde cada tres semanas: el último disponible en el sitio online del Ministerio de Salud de la Nación, por ejemplo, detalla la circulación de variantes detectadas en el país hasta el 6 de este mes.

Analizan nuevas medidas para contener la fuerte suba de contagios de coronavirus

Síntomas

“Cuando empiece el otoño no solo estarán los casos de Covid, sino también los resfríos. Entonces, ¿va a ser Covid o un resfrío? –plantea–. Sabemos que ómicron comienza con un resfrío, con dolor de cabeza, dolor de garganta, un poquito de tos y de temperatura y cansancio. Pero puede ser también que sea un virus sincicial respiratorio (VSR). En este momento, en el hospital veo cinco niños con VSR y uno con Covid. Entonces, va a ser importantísimo hacerle un test a toda persona que tenga un resfrío, tanto para la persona como para sus contactos. Todos los asintomáticos, que son los contactos estrechos, hay que testearlos, no hay que considerarlos positivos o negativos de acuerdo con lo que me parece. Hacerse el test rápido es una inversión en salud.”

Para Cohen, que en abril próximo presentará su libro sobre las lecciones aprendidas con las pandemias, anticipa que este nuevo coronavirus se convertirá en el quinto de esa familia endémico y será estacional, con una vacuna como la de la gripe que ya se está estudiando.

“Espero que hayamos aprendido con el error que cometimos con ómicron al no haber distribuído las vacunas equitativamente”, reflexiona. “[El surgimiento de] ómicron es responsabilidad del mundo”, sostiene.

­—Esta variante está demostrando que será esencial tomar decisiones acertadas, basadas en información de calidad y precisa, para lograr una salida de la pandemia. Hay vacunas y más conocimiento que hace un año. ¿Aprendimos qué hay que hacer?

—No tengo dudas de que vamos a salir de esta pandemia y tendremos un virus SARS-CoV-2 endémico. Habrá países que salgan antes, que serán los que sostengan los tres pilares para responder a la pandemia, que son la responsabilidad individual, los testeos masivos y la vacunación masiva. Esos países van a poder vivir una normalidad antes, pero la pandemia va a terminar cuando los todos los países, incluido África y el sudeste asiático, estén vacunados. El virus se está haciendo cada vez más contagioso, pero menos letal. Claramente, veo luz en el final de este túnel.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.