Martín Insaurralde apoyó a Máximo Kirchner y se divide la postura de los intendentes ante La Cámpora

LA NACION
·3  min de lectura

El intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, respaldó la pretensión de Máximo Kirchner de convertirse en el presidente del PJ de la provincia de Buenos Aires, y mostró divisiones dentro de los jefes comunales frente al rechazo que genera el desembarco del diputado y de La Cámpora en la cúpula partidaria.

Con una serie de tuits, Insaurralde manifestó este lunes: "El peronismo bonaerense tiene la oportunidad histórica de integrar mediante un proyecto de país y de provincia el movimiento y el partido. Por eso la enorme mayoría de los dirigentes y militantes deseamos que el compañero Máximo Kirchner sea el presidente del PJ de la Provincia".

Demoliciones y desarrollos, la pujante empresa de Cristina y Máximo Kirchner

La avanzada de Máximo Kirchner y La Cámpora había despertado el malestar de un grupo de intendente bonaerenses. Pero ayer, a pesar de sus alianzas políticas, el presidente Alberto Fernández apoyó públicamente las pretensiones de Kirchner en desmedro de los intendentes.

Según expresó Insaurralde, "lo que viene es la reconstrucción y para lograrla es indispensable organizar la unidad en torno a la esperanza, la demanda del territorio, la apertura a nuevos derechos. El Partido Justicialista de la provincia de Buenos Aires es central para consolidar ese camino".

El jefe comunal de Lomas de Zamora cubrió de elogios al hijo de Cristina Kirchner. "Máximo conjuga la sensibilidad social y la capacidad que necesitamos en esta etapa de reconstrucción. Estamos orgullosos de ser bonaerenses, porque amamos a la Provincia y no nos resignamos a que nos digan que es inviable".

En este sentido, Insaurralde dijo que confiaba en "el compañero Máximo para conducir el PJ de la Provincia y organizar una militancia transformadora que nos acerque a un desarrollo federal y equitativo".

"Con Alberto presidente del PJ Nacional y Máximo al frente del PJ de la Provincia, consolidamos el camino que nos permitirá ponernos de una vez y para siempre de pie con soberanía política, independencia económica y justicia social", concluyó Martín Insaurralde.

El apoyo presidencial

El domingo, Alberto Fernández culpó a los medios de comunicación por la difusión de la tensión que generó la estrategia de Máximo Kirchner y La Cámpora en los intendentes bonaerenses.

"Es absolutamente razonable, factible, y hasta sería conveniente. Ahora los diarios muestran un debate y una pelea que no existen", se quejó.

Sin embargo, los propios intendentes eran quienes rechazaban en reserva las pretensiones de La Cámpora.

El despliegue provincial del hijo de Cristina Kirchner incluye alianzas con otros jefes comunales, en una suerte de contrapeso, y una línea directa con el gobernador Axel Kicillof. El devenir político dentro de algunos municipios también aparece entre los intereses del líder de La Cámpora. El juego bonaerense de Máximo Kirchner abre diferentes frentes políticos.

La puja por el control del PJ bonaerense es la pelea central. Según pudo averiguar LA NACIÓN, uno de los encargados de trasladar a las autoridades partidarias el deseo del diputado de asumir la presidencia del partido fue el ministro del Interior, Eduardo "Wado" de Pedro.

El cumpleaños mexicano de Elisa Carió y su sugestiva lista de invitados

Los intendentes Gustavo Menéndez (Merlo) y Fernando Gray (Esteban Echeverría) lideran el justicialismo provincial, alternándose en la presidencia. Actualmente, el presidente es Menéndez, y el próximo año le toca el lugar a Gray, hasta concluir el mandato, el 17 de diciembre de 2021.

Ayer, el Presidente buscó minimizar las diferencias y culpar a los medios. "No hay tales problemas. Hay más comentarios periodísticos que problemas reales. Como en todos lados, no todos compartimos la misma visión. Eso es razonable, respetable y saludable", señaló.

"Lo que uno ve como debates o choques internos es el intercambio de posiciones que es natural en cualquier proyecto político", justificó.