Martín Guzmán apoyó el proyecto de Juan Zabaleta para “cambiar planes por trabajo”

·4  min de lectura
Martín Guzmán y Juan Zabaleta, hoy en el Ministerio de Economía
Martín Guzmán y Juan Zabaleta, hoy en el Ministerio de Economía

Decidido a avanzar en su plan de “transformar planes en trabajo”, una iniciativa que genera resquemores en los movimientos sociales oficialistas y opositores, el flamante ministro de Desarrollo Social, Juan Zabaleta, llegó hoy al despacho del ministro de Economía, Martín Guzmán, quien le dejó en claro que apoyará esa idea “siempre que se cambie efectivamente” el plan social en trabajo genuino.

Según el comunicado conjunto, “los ministros repasaron la agenda de desarrollo social y humano y coincidieron en la importancia de la inversión en infraestructura en los barrios populares”, a cargo del Renabap, que encabeza Fernanda Miño, un dirigente vinculado a Juan Grabois.

Pablo Moyano apuntó contra dos ministros y amenaza con otra protesta

“Dialogaron sobre la necesidad de asociar la transferencia de ingresos a la capacitación y al trabajo y acordaron seguir trabajando juntos de forma articulada en la agenda común”, contaron cerca de ambos funcionarios. La necesidad de ampliar planes como el Potenciar Trabajo (que hoy maneja el Movimiento Evita a través de Emilio Pérsico) es otra de las variables que Zabaleta maneja en forma conjunta con los movimientos sociales oficialistas, quien de todos modos esperan ver los primeros pasos del ministro para evaluar su grado de apoyo. “La idea general la apoyamos, hay que ver como lo instrumenta”, afirmaron a LA NACION desde los movimientos sociales de buen diálogo con la vicepresidenta Cristina Kirchner.

Quien ya se manifestó en contra, aún sin reuniones previstas, fue la izquierda no kirchnerista. “Lo de generan trabajo es lo que dicen todos los ministros de Desarrollo Social cuando asumen. El trabajo se consigue abriendo fábricas, con planes de vivienda, y no con planes de empalme que fracasaron. El que tiene que anunciar planes de empleo es el Presidente o su ministro de Economía”, afirmó a LA NACION el referente social del Polo Obrero, Eduardo Belliboni, que mañana encabezará una marcha de protesta en todo el país.

El Polo Obrero realizó un corte en la Avenida 9 de Julio
Ricardo Pristupluk


El Polo Obrero realizó un corte en la Avenida 9 de Julio (Ricardo Pristupluk/)

Antes de la reunión con Guzmán, Zabaleta anticipó que la primera acción concreta en “el desafío enorme de transformar los planes sociales en trabajo” fue autorizar, vía DNU, el “empalme” de unos 250.000 trabajadores de cosechas en distintas provincias, que mientras consiguen empleo en ese rubro mantendrán su plan social .

“Las personas que tengan un plan social van a poder tener un trabajo formal en la cosecha sin perder el plan social. Van a poder compatibilizar el plan social con el trabajo formal”, afirmó Zabaleta a radio El Destape, y agregó que “los productores nos contaban que perdieron 30% de la cosecha por no tener mano de obra”, con lo cual está autorización, servirá, según afirman en el ministerio, para incentivar estos empleos. Anticipó, además, que la idea es extender este acuerdo a distintos “sectores de la actividad productiva”, entre los que mencionó al textil, metalmecánica y la construcción.

Conflictividad

en relación a las protestas del Polo Obrero y otras que ya se produjeron, Zabaleta se mostró moderado y dialoguista. “La conflictividad no le sirve a nadie. La paz social no está en riesgo de ninguna forma, tenemos que seguir trabajando en ese camino”, afirmó en la misma entrevista, en la que reiteró que “lo que nunca voy a dejar de hacer es convocar a conversar”, y pidió “una actitud madura” de esos movimientos opositores, con quienes espera reunirse esta semana .

También dejó un mensaje para los movimientos oficialistas, muchos de los cuales quedaron dolidos por el escaso lugar que les dieron en la lista de candidatos del Frente de Todos. “Los movimientos sociales son parte de la reconstrucción de la Argentina, no se puede pensar la reconstrucción de la Argentina en función de una lista o un proceso electoral, tiene que haber un trabajo mancomunado”, los elogió. “El objetivo es reducir la cantidad de personas que necesitan del Estado para comer a través del trabajo”, agregó, y resaltó que “los 10 millones de personas que necesitan del Estado para comer no eligieron ser pobres y mandar a sus hijos a un comedor (...) Mientras haya un argentino que necesite del Estado vamos a seguir estando”, dijo Zabaleta, sumado desde hace rato a la mesa chica de decisiones del presidente Alberto Fernández.

“A Alberto lo veo trabajando, tomando decisiones para poner a la Argentina de pie, al frente de un equipo que se pone de pie ante las dificultades”, afirmó Zabaleta, en defensa del Presidente.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.