Martín Gill renunció a ser diputado por Córdoba y sigue en Obras Públicas y de licencia como intendente

·2  min de lectura
Martín Gill, secretario de Obras Públicas
Twitter

CORDOBA.- Martín Gill, electo diputado nacional por Córdoba por el Frente de Todos (FdT) no ocupará su banca porque decidió seguir como secretario de Obras Públicas de la Nación, cargo que nunca dejó a pesar de que el resto de colegas en el gabinete nacional abandonaron sus puestos para ser candidatos. Anoche presentó la renuncia; esa conducta no la aplica en la Intendencia de Villa María a donde transita su cuarta licencia que finaliza el 26 de diciembre, cuando se pedirá la renovación.

“Se está pegando un tiro en el pie”, le advirtió Andrés “Cuervo” Larroque a Matías Kulfas

A través de un comunicado, Gill expresó que seguirá en su cargo en Obras Públicas de la Nación, “luego de que el presidente Alberto Fernández, solicitara al titular de esa cartera, Gabriel Katopodis, la continuidad del equipo de trabajo que lleva adelante los proyectos de infraestructura y servicios públicos”. En su lugar asumió en Diputados Pablo Carro.

El texto señala también que, “junto” con el administrador del Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento (ENOHSA), Enrique Cresto, recibieron el “respaldo de las autoridades nacionales por su gestión en el Ministerio, que pasó de tener 200 proyectos en ejecución a más de 3000 obras en todo el país”.

“Hemos cumplido con los objetivos que nos propusieron el ministro Katopodis y el Presidente, en octubre de este año el Ministerio ya había ejecutado el 100% de su presupuesto y recibió el 50% más de fondos para invertir en todo el país, con un incremento de $505.000 millones”, dijo Gill.

Desde que se anunció su candidatura en Córdoba, los principales referentes kirchneristas sabían que era testimonial; una designación que permitió disputarle territorialmente al peronismo local Villa María. De la misma ciudad es oriundo Eduardo Accastello, quien también fue intendente y ahora es ministro de la Producción de Córdoba.

Gill y Accastello tienen un hilo en común además del geográfico: ambos pasaron por el kirchnerismo y por Hacemos por Córdoba. De hecho, la última elección de Gill en Villa María fue por ese partido; Accastello fue candidato a gobernador por el kirchnerismo.

“Impagables”. Los argentinos se quejan de las expensas en Punta del Este y buscan bajarlas o vender sus departamentos

En Villa María, el jefe comunal interino ya adelantó que pedirán renovar la licencia cuando venza. El oficialismo interpreta que puede ser por tiempo indeterminado, mientras que la oposición viene planteando que la Carta Orgánica de la ciudad establece el límite temporal de 180 días y “cualquier ausencia que lo supere es un impedimento permanente”. O sea, entiende que se debería llamar a elecciones.

En el kirchnerismo barajan que Gill podría ser el candidato a gobernador de Córdoba en 2023 para capitalizar el vínculo con los intendentes que viene tejiendo como secretario de Obras Públicas.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.