Marruecos llama a consultas a su embajador en Túnez por invitar Gali a cumbre

·3  min de lectura

(actualiza con más detalles de fuentes diplomáticas)

Rabat, 26 ago (EFE).- Marruecos llamó este viernes "inmediatamente" a consultas a su embajador en Túnez, Hassan Tarik, después de la recepción del presidente del país, Kais Said, al presidente de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), Brahim Gali, para participar en la capital tunecina en una cumbre sobre el desarrollo de África.

El Ministerio de Exteriores marroquí consideró en un comunicado la participación de Gali en la cumbre como "una actitud hostil y perjudicial para las relaciones de fraternidad que los dos países siempre han tenido".

Gali llegó hoy a la capital tunecina, donde fue recibido por Said para participar en la octava edición de la cumbre de Tokio para el desarrollo de África (TICAD) que se celebra entre hoy y mañana en Túnez.

Fuentes diplomáticas dijeron que Efe que las imágenes que muestran a Said recibiendo a Gali en el aeropuerto de la capital tunecina constituye "un acto inédito" y una "provocación grave" a los sentimientos de los marroquíes.

"Marruecos no va a aceptar esto y no se descartan otros pasos si Túnez no da explicaciones", aseveraron las fuentes.

El comunicado de Exteriores marroquí apuntó que Túnez "contra la opinión de Japón y en violación del proceso preparativo y las reglas establecidas, decidió de forma unilateral invitar a la entidad separatista".

La nota señaló que Marruecos decidió no participar en esta cumbre, pero matizó que su decisión no afecta el compromiso de Marruecos con la cumbre, ni "el apego" del país magrebí a los intereses de África y de la Unión Africana.

El ingreso de Gali en un hospital en España en 2021 fue también el motivo que desató entonces una de las peores crisis diplomáticas entre Rabat y Madrid, que duró un año y que acabó el pasado marzo con el giro del Gobierno español que consideró el plan de autonomía marroquí como la base "más seria, realista y creíble" para resolver el conflicto del Sáhara Occidental.

Marruecos optó en los últimos años por una línea diplomática más agresiva en la defensa de su soberanía sobre la excolonia española.

Una nueva política que fue confirmada por el propio rey Mohamed VI, que en su último discurso el pasado sábado afirmó que la postura sobre este conflicto será la determinante de las relaciones diplomáticas de Rabat con el resto de países.

"Quiero dirigir un mensaje claro a todo el mundo: el expediente del Sáhara es el prisma a través del cual Marruecos considera su entorno internacional. Es clara y simplemente el criterio que mide la sinceridad de las amistades y la eficacia de los partenariados que establece", aseveró entonces.

El monarca lanzó entonces también un llamamiento a países que calificó de "socios tradicionales o nuevos cuyas posturas respecto al Sáhara son ambiguas" a "clarificar" y a revisar el fondo de su posición "de una manera inequívoca".

En el conflicto del Sáhara Occidental, vigente desde 1975, Marruecos defiende un plan de autonomía, que propuso en 2007 ante la ONU, para el territorio saharaui bajo su soberanía, mientras que el Frente Polisario defiende la autodeterminación con opción de independencia.

(c) Agencia EFE