Los Marlins se reúnen por más de una hora a puertas cerradas para decirse verdades. ¿Podrá Miami rescatar su temporada?

·2  min de lectura
David Santiago/dsantiago@miamiherald.com

Jazz Chisholm fue el primer pelotero en salir y lo hizo sin su tradicional sonrisa. Después, poco a poco, ingresaron al terreno el resto de los peloteros de los Marlins tras una extensa reunión donde analizaron lo que había salido mal en la temporada y se dijeron cosas que, según el manager, Don Mattingly, necesitaban expresarse.

Lo cierto es que la prensa que habitualmente esperó mucho más de lo habitual por su encuentro diario con Mattingly, quien reconoció la existenia de un encuentro iniciado por el mismo y donde varios peloteros hablaron de la situación que atraviesa el club.

“Mucha gente habló, sobre todo cosas que debían decirse públicamente y lo hicimos como grupo’’, apuntó Mattingly. “Desde mi perspectiva, quería dejar que el grupo hablara. No fue algo diseñado para hablar de victorias ni fracasos, sino de levantarnos como grupo y tratar de alcanzar nuestro potencial’’.

Lo que ha quedado claro hasta el momento es que el potencial no solo no se ha alcanzado, sino que por momento se ha alejado por un buen tramo y que las expectativas surgidas en la primavera han quedado muy por debajo en un momento que parece crítico.

Miami inició este martes una serie que se antoja crítica frente a los Nacionales, el peor equipo de la división, porque luego se inicia una larga gira que inicia en Houston y finaliza en Nueva York, con Filadelfia en el medio, que no presagia nada bueno.

Si los peces, con marca de 22-30, no son capaces de darle un vuelco a su situación a partir de este choque de tres partidos frente al débil Washington, eso enviaría un cierto mensaje de capitulación cuando aún la temporada no ha alcanzado su mitad.

Quizá de ahí la existencia de esta reunión de más de 80 minutos a petición del propio Mattingly, quien confía en algún tipo de resurgimiento, pero que sabe muy bien los problemas que han plagado a su conjunto, desde el bateo poco oportuno, hasta los huecos en la rotación más allá de Sandy Alcántara y Pablo López, y un bullpen que a ratos hace aguas.

Asociación de Peloteros Cubanos se reúne con el Comisionado Rob Manfred y le hace saber de sus intenciones

“Obviamente, estoy decepcionado con los resultados porque teníamos altas expectativas para nosotros como equipo’’, agregó el dirigente, quien por ahora no parece estar en la silla caliente. “Desde el punto de vista del béisbol estoy decepcionado con eso’’.

Por supuesto que Mattingly espera que esa conversación franca y sincera, donde ventilaron lo que está sucediendo, conduzca al conjunto a una situación diferente antes de que sea demasiado tarde y se alcance un punto de no retorno, cuando llegue la pausa del Juego de las Estrellas.

Si todo sigue igual para esa fecha, ni miles de reuniones salvarán la temporada de los Marlins.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.