Los Marlins deben encontrar una manera de ganar a lo Marlin, como lo ha hecho Tampa, afirma líder de los jugadores

JORGE EBRO

Miguel Rojas no tuvo la temporada que deseaba con el madero, pero al menos la nominación al Guante de Oro fue una especie de bálsamo para aliviar dolores. Honesto como pocos, el venezolano hace la más crítica de las evaluaciones, pero tampoco la culpa totalmente suya.

Durante media contienda, Rojas lidió con varias lesiones y nunca dejó escapar un queja ni menos una excusa y se mantuvo en el terreno ayudando a los Marlins como fuera posible, sobre todo salvando carreras defensivas con su patrullaje intenso del campocorto.

La voz más alta dentro del clubhouse de Miami, no por gusto el nuevo manager Skip Schumacher se reunió con él durante dos horas para conocer esas intimidadas que nadie posee en la palma de la mano como Rojas, quien una vez más se encuentra en un proceso de transición, pero listo para ayudar en lo que sea.

¿Cómo valoras en lo personal la temporada que terminó?

“Uno tiene temporadas bajas. Es bastante difícil mantener un nivel por muchos años. Pero años bajos los tienen bastantes peloteros, pero me fajé en la defensa. Hice lo importante para ganar juegos de pelota, lideré la liga en carreras defendidas. Muchas cosas para estar orgullosos’’.

A veces una baja ofensiva afecta la defensa, pero no fue tu caso.

“Ofensivamente sabemos que no es donde yo quiero estar, pero siempre he sido un torpedero defensivo primero y mucha gente olvida eso, que no soy el jugador que va a dar 25 jonrones. Lo que traigo a la mesa es ser un jugador de equipo que defiende bien, que va a correr bien las bases. Quiero ser un pelotero completo. No voy a poner excusas, pero jugué lastimado la mitad de la temporada’’.

Nunca te quejaste, ¿qué dice eso de ti?

“Eso es lo que yo quiero hacer. Estar todos los días en el terreno, en la alineación y no salirme por cualquier cosita. Si no me ven en la alineación es porque de verdad me pasa algo. He jugado con varias cosas. Sabemos lo del dedo en el 2021. Tuve dos fracturas y regresé lo más rápido posible y tuve el mejor año. Son cosas de aprendizaje. Uno va a estar ahí fajado pase lo que pase’’.

Los Marlins viven, si se quiere, una transición, ¿cómo imaginas el 2023?

“Los Marlins deben encontrar la manera sobre cómo los Marlins van a ganar. Es difícil copiar lo que ha hecho otro equipo. Saber cómo lo ha hecho Tampa o San Francisco. Esos equipos ya encontraron su manera de ganar. Ahora hay que saber cómo los Marlins de Miami, con los brazos que tenemos, dejamos de desperdiciar temporadas de Sandy Alcántara, de Jesús Luzardo, de Pablo López. Aprovechar maneras de ganar en este nuevo régimen y con esta nueva voz que tenemos’’.

¿Has hablado con el nuevo manager Skip Schumaker?

“Hablé con él. Apenas llegó a Miami me dio una llamada y fuimos a almorzar. Pasamos un rato bastante ameno por dos horas, hablando de la mentalidad, el clubhouse, de los peloteros en las Ligas Menores, en las Grandes Ligas, latinos que han recibido la oportunidad y de repente no han hecho lo que estábamos esperando. Fue una conversación bastante agradable porque podemos aprender el uno del otro y crear esa conexión necesaria entre jugador y manager para que todo funcione dentro y fuera del clubhouse’’.