Marixa Balli: los romances que esconde, el insólito souvenir que tiene de Luis Miguel y cómo fue su primera noche en La Salada

Marixa Balli: los romances que esconde, el insólito souvenir que tiene de Luis Miguel y cómo fue su primera noche en La Salada
Marixa Balli: los romances que esconde, el insólito souvenir que tiene de Luis Miguel y cómo fue su primera noche en La Salada - Créditos: @instagram.com/marixaballi

Este es definitivamente su año. Con un lugar asegurado en el panel de LAM, el nombre de Marixa Balli volvió a estar en boca de todos gracias a su locuacidad y al estilo visceral con el que relata su propia vida. Este regreso con gloria a los medios es una especie de reivindicación, pero no es la única que experimentó la actriz y bailarina a lo largo de su vida. “Es algo que viene conmigo. Es una forma de vida que tengo la de seguir siempre hacia adelante. Yo veo lo bueno: todas las cosas pasan por algo”, explicó este sábado en una entrevista. Y continuó: “Además, tengo el concepto de que nadie te va a venir a buscar; nadie golpea las puertas de tu casa. Por eso, hay que pensar, a generar y a crecer ”.

Tras su exitoso paso por los escenarios, la televisión y el mundo de la música tropical, Balli decidió hace algunos años dedicarse de lleno a la venta de ropa. Primero, montó un local con su marca, Xurama, en la feria de La Salada, lugar del que se volvió la cara visible para el gran público. “Yo lo mostré desde otra manera, desde otro lugar. Un día me convocaron para hacer la conducción de un desfile con los productos de la feria y acepté, porque me pareció interesante. Y cuando fui, a las cuatro de la mañana, el desfile iba a transcurrir en una escalera mecánica, para que la gente pudiera ver a las modelos. Me pidieron que las chicas no fueran en lencería ni en malla, solamente en ropa, porque era una fiesta familiar a pesar del horario. Mientras iba conduciendo, no podía creer el mundo de gente que había. Además, estaba emocionada, porque estaba en La Salada, que era un lugar que tanto quería conocer”, le contó a Catalina Dlugi, en el ciclo radial Agarrate Catalina.

“A las 7 de la mañana, en el desayuno [José] Castillo -ex administrador de La Salada- me ofrece quedarme un mes. Él estaba convencido de que yo iba a darle otro toque a la feria. Lo que me ofrecía era un localcito como todos los de la feria, de 2 metros cuadrados, para ver qué pasaba con los otros puesteros”, siguió rememorando. “Y ahí comenzó una competencia leonina con las puesteras. Yo había puesto una araña divina y se armó un quilombo... La verdad que todo lo que hice por la feria nadie me lo agradeció. Hasta el 2001 yo estaba recontenta con ellos, pero ese año pasó algo muy feo de lo que no quiero hablar y no me sentí respaldada. Y yo hice mucho por la feria. Puse la cara cuando nadie quería hacerlo. Toda La Salada, que tiene varios predios y además los locales a la calle, suma un total de 60 mil locales. Es un mundo. Y de la única que tiene dirección y documento nacional de identidad la AFIP es de mí ”, indicó la actriz.

“Con mi regreso a los medios estoy feliz. La verdad cuando me convocan para formar parte del panel de LAM, yo no me veía y era algo que nunca había hecho. Nunca había preguntado ni investigado, siempre había sido la investigada... Y fui encontrando mi lugar”, afirmó. Su participación en el ciclo conducido por Ángel de Brito fue creciendo semana a semana, motorizada por su simpatía, pero también por su capacidad para contar su propia historia de una manera sencilla y clara. “De mi vida, conté lo que quise y ahora estoy más abierta con todas las experiencias. Algo cambió en mi cabeza y me cuestiono: ‘¿Por qué no voy a contar eso?”, explicó en la entrevista.

Entre los hechos que desandó en LAM se encuentran su siempre cuestionada relación con Rodrigo Bueno, su histórica pelea con Carmen Barbieri -que sigue más vigente que nunca- y cómo fue el accidente automovilístico en el que casi pierde la vida, meses antes de la muerte del intérprete de “Amor clasificado”. “Creo que los momentos trágicos de mi vida me endurecieron. Hoy soy feliz, pero no dejo de cargar todas mis mochilas. No dejo que eso me quite la felicidad, porque si estoy aquí, viva, es por algo. Después de la muerte de mi hermano, tuve que aprender a convivir con todos esos dolores que no se van a ir, porque no se borran. No hay un día en el que no piense en todas esas cosas, pero hay que tratar de estar lo mejor posible”, señaló.

En el programa de América, Balli también se explayó sobre sus romances con Marcelo Tinelli, Martín Bossi y Beto Casella, pero hay ciertas relaciones que prefiere guardarse. “No conté todo. Algunos romances fueron como aventurillas... Me guardo algunas cosas, porque involucran a gente muy importante . Y como no existía el celular para registrar esas situaciones, quedaron como en el aire, en el sentimiento y en mi memoria. ¿Quién fue el hombre de mi vida? Rodrigo fue superimportante, pero yo tuve otro gran amor, un comandante de a bordo. Un fuego. De todos modos, creo que si Rodrigo estuviera vivo, estaríamos yendo y viniendo, como siempre. No me caben dudas de eso”, explicó luego.

Dlugi quiso saber si uno de esos hombres “importantes” era el cantante Luis Miguel. “¡No! De él estuve muy enamorada, pero a los 12. Yo era muy amiga de Carolina Papaleo, y un día en su cumpleaños Cacho Rubio, que sabía que yo era fanática, me dio el dato de dónde iba a estar al día siguiente. ¡Y ahí fui, con mi familia al Aeropuerto a las cuatro de la tarde! Cuando lo vi, casi me desmayo. Él estaba comiendo un alfajorcito y yo me senté enfrente. No le dije nada, solo lo miraba. Y cuando se fue, me largué a llorar. Agarré el papel del alfajor que él había tirado y me lo guardé. ¡Una tarada total! ¡No me animé ni a pedirle un autógrafo!”., contó risueña.

Sobre su presente, Balli aseveró: “No estoy enamorada. Y creo que tiene que ver con cierta frialdad que me agarró después de las situaciones que me tocó atravesar. Me aferré al laburo y encontré una pasión total. Igual ahora estoy tratando de darle más bola a mis amigas, a mis afectos, a la familia. Ahora los medios son mi hobbie y mi profesión, zapatera”.