Una mariposa monarca criada en los suburbios de Chicago vuela 2,000 millas hasta el centro de México: '¿Cuáles son las posibilidades?'

·3  min de lectura

Una mujer de Orland Park, Illinois, que cría mariposas en su casa ganó el premio gordo de la migración de la monarca: una pequeña etiqueta colocada en una de sus mariposas de 2020 fue recuperada en la región montañosa del centro de México, donde las monarcas migratorias del Medio Oeste pasan el invierno.

La mariposa hembra, listada como ACBM486, voló alrededor de 2,000 millas desde Orland Park, en los suburbios de Chicago, hasta la reserva natural El Rosario cerca de Ocampo.

“Estaba súper, súper emocionada”, dijo Debbie Kostolansky, de 62 años, que cultiva jardines de mariposas y colibríes y ha criado monarcas durante cinco años.

"Simplemente sentí que hice algo bueno".

La población de monarcas ha disminuido en los últimos 20 años, lo que ha estimulado los esfuerzos de conservación, incluido el etiquetado a gran escala con pequeñas pegatinas. El programa de educación e investigación sin fines de lucro Monarch Watch, que proporciona calcomanías y compila listas de las recuperadas, calcula que las probabilidades de que aparezca una etiqueta en México son aproximadamente de 1 en 100.

El curador en jefe del Museo de la Naturaleza Peggy Notebaert, Doug Taron, que ha etiquetado a cientos de monarcas en los últimos ocho años, dijo que nunca había aparecido una monarca en una lista de etiquetas recuperadas.

"Es muy, muy inusual que se recuperen las etiquetas", dijo Taron. "Sólo se encuentra una pequeña, minúscula fracción de las mariposas monarcas marcadas que son liberadas".

Kostolansky, que trabaja en un centro de jardinería, plantó algodoncillo para las monarcas antes de comenzar a criar mariposas en un recinto de malla. No cría más de 30 a la vez, de acuerdo con las advertencias de los expertos de que la cría de grandes cantidades puede exponer a las mariposas monarca a riesgos para la salud, como la transmisión de parásitos.

Recoge los huevos que encuentra en las plantas de algodoncillo, recoge algodoncillo fresco para que las orugas se lo coman, limpia su recinto monarca dos veces al día y transfiere sus orugas a un recinto al aire libre durante el día, con la esperanza de que se beneficien de la exposición a las condiciones naturales.

Kostolansky había estado verificando si sus monarcas habían llegado a México durante meses cuando, una noche a mediados de agosto, revisó brevemente su teléfono en busca de noticias y el clima. Un vistazo rápido a Facebook reveló que una mujer en Minnesota había encontrado a una de sus monarcas en la lista de mariposas Monarch Watch que había llegado a México en 2020.

“Oh, déjame ver la lista”, se dijo Kostolansky. "¿Cuáles son las posibilidades?".

Bajó la lista de Monarch Watch y las primeras cuatro letras de sus etiquetas de 2020 estaban allí: ACBM. A ACBM le siguió un número que suena familiar, 486. Fue a su propia lista de monarcas de 2020 y, efectivamente, ACBM486 estaba allí.

“Por la mañana verifiqué dos veces, porque pensé que estaba viendo cosas”, dijo Kostolansky.

La mayoría de las monarcas viven de dos a seis semanas, pero a fines del verano y principios del otoño traen una supergeneración que migra a México o California. Las monarcas migratorias pueden vivir ocho o nueve meses.

El compromiso de Kostolansky con las mariposas incluye criar colas de golondrina, y este año ayudó a contar mariposas en Orland Grassland para la Red de Monitoreo de Mariposas de Illinois.

En cuanto a las monarcas migratorias, planea liberar 25 en las próximas semanas, cada una con una pequeña etiqueta y la esperanza de un aterrizaje confirmado en México.

"Puede que nunca vuelva a sucederme, pero está bien", dijo riendo. "Lo tuve una vez".

  • Este texto fue traducido por Octavio López/TCA

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.