Mario Delgado, el fiel aliado de López Obrador para reconciliar su partido

Agencia EFE
·4  min de lectura

México, 23 oct (EFE).- La estrecha cercanía con el mandatario mexicano, Andrés Manuel López Obrador, es la principal credencial del diputado Mario Delgado, elegido este viernes nuevo presidente del oficialista Movimiento Regeneración Nacional (Morena, izquierda) para reconciliar un partido fracturado por las batallas internas.

Delgado, quien hasta ahora ha ejercido como coordinador de Morena en la Cámara de Diputados, se impuso en una peculiar elección interna resuelta por el Instituto Nacional Electoral (INE) mediante una encuesta ante la incapacidad del partido para elegir a su nuevo líder.

Según el resultado oficial, Delgado se impuso con un 58,6 % de los apoyos frente al 41,4 % que obtuvo su rival, el también diputado Porfirio Muñoz Ledo, contra quien ha competido en una campaña plagada de denuncias y reproches.

EL ESCUDERO DE LÓPEZ OBRADOR EN EL PARLAMENTO

Pero si hay algo que genera consenso en esta formación es la figura de López Obrador, quien tiene toda la confianza en Delgado, su fiel escudero en la cámara baja.

Desde que Morena arrasó en las elecciones presidenciales y legislativas de 2018, este diputado ha sido el encargado de apuntalar en el parlamento las reformas constitucionales impulsadas por el presidente.

Con una lealtad sin fisuras, ha empujado iniciativas como la creación de la Guardia Nacional, la prohibición de que ningún funcionario gane más que el presidente, las políticas gubernamentales de austeridad o las leyes auxiliares del nuevo tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

También ha defendido hasta el final propuestas del despacho presidencial que no han podido salir adelante, como la que daba plena facultad a López Obrador para reformar los presupuestos a su antojo.

Quizás por eso López Obrador, quien se desvinculó de Morena para ser presiente, sugirió que el partido eligiera al nuevo líder mediante una encuesta - algo que validó el Tribunal Electoral-, a sabiendas de que podía beneficiar a Delgado por ser uno de los políticos más conocidos de la formación.

Lo que es seguro, según analistas, es que Delgado ha recibido en esta contienda el apoyo del canciller mexicano, Marcelo Ebrard, un viejo amigo que aspira a ser el candidato presidencial de Morena en 2024, en sustitución de López Obrador.

Por eso, la elección de Delgado deja en desventaja a la alcaldesa de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, quien habría apoyado la candidatura del octogenario diputado Porfirio Muñoz Ledo al frente del partido para lograr ser la candidata presidencial de Morena.

UNA CARRERA EN LA CAPITAL CON EL PADRINO EBRARD

Aunque nació en el occidental estado de Colima en 1972, Delgado ha desempeñado toda su carrera política en la capital del país muy cerca de López Obrador y de Marcelo Ebrard.

Tras licenciarse en Economía por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y obtener una maestría en Econometría en Inglaterra, Delgado comenzó a trabajar como secretario técnico en la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados.

Entró en 2002 en el Gobierno del Distrito Federal (actual Ciudad de México), entonces liderado por López Obrador, como director ejecutivo en la Secretaría de Seguridad Pública, cuyo titular era Ebrard.

Tras esa experiencia, Delgado participó activamente en la fallida campaña presidencial de López Obrador en 2006, en la que perdió contra Felipe Calderón.

Pero ese mismo año Ebrard ganó las elecciones del Distrito Federal y repescó a Delgado como secretario de Finanzas con solo 34 años, siendo la persona más joven en asumir ese cargo.

En 2010, Ebrard lo nombró secretario de Educación de la capital, puesto que Delgado abandonó en 2012 para presentarse a las elecciones al Senado con el izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Cuando López Obrador abandonó el PRD y creó Morena a su imagen y semejanza para ser presidente en 2018, la gran mayoría de miembros de ese partido lo siguieron en el nuevo proyecto.

Entre ellos estuvo Delgado, quien ayudó a organizar el partido y a preparar la campaña de Morena.

Ahora deberá utilizar su experiencia para reconciliar un partido dividido de cara a las elecciones intermedias del próximo año, en las que está en juego la cómoda mayoría de Morena en la Cámara de Diputados.

"En el 2021 tenemos por delante el desafío electoral más grande de la historia de México, no podemos hacerle la labor a la derecha de estar divididos por conflictos internos", dijo Delgado en su mensaje de victoria.

(c) Agencia EFE