Marine Le Pen, la cara "simpática" de la extrema derecha en Francia

·4  min de lectura

Con un discurso centrado en el poder adquisitivo y una imagen menos radical, Marine Le Pen pugna por cumplir el sueño de décadas de la extrema derecha: llegar a la presidencia de Francia, con un programa que, en el fondo, no cambió.

"Estoy preparada para dirigir el país. Si el pueblo vota, el pueblo gana. Así que, pueblo de Francia, ¡levántense!", aseguró el viernes la candidata de Agrupación Nacional (RN), que en 2017 perdió el balotaje ante el liberal Emmanuel Macron con un 33,9% de votos.

Cinco años después, los sondeos le dan una mayor intención de voto, insuficiente para derrotar a Macron. Pero la progresión atestigua su éxito en ahuyentar los temores sobre su partido y mostrarse como capaz de gobernar.

De lograr las llaves del Elíseo, esta abogada de formación, de 53 años, coronaría así con éxito su estrategia de borrar la imagen extremista del partido desde que en 2011 tomó las riendas del entonces Frente Nacional (FN), fundado por su padre.

Jean-Marie Le Pen ya alcanzó el hito de disputar el balotaje en 2002, cuando perdió con casi un 18% de votos frente al conservador Jacques Chirac, pero con una imagen de partido racista, antisemita y nostálgico de la Argelia colonial.

Marine Le Pen fue apartando a los miembros destacados de estos sectores, incluso a su padre, y otros se unieron a las filas de su rival Éric Zemmour, que, según los observadores, busca resucitar el tradicional FN.

- "Simpática" -

En la primera vuelta, "la mera presencia de Éric Zemmour, percibido como más radical que ella tanto en el fondo como en la forma", recentró "mecánicamente la imagen de Le Pen", tuiteó Mathieu Gallard, analista de Ipsos France.

La candidata de RN también se esforzó en suavizar su imagen para dejar atrás el acalorado cara a cara con Macron de 2017, en el que se le reprochó su "agresividad" y "su falta de preparación". El miércoles, mantuvo la calma.

Le Pen "se hace la simpática y lo aprovecha. Y, además, nos hemos habituado a los extremos", lamentó el ministro de Agricultura próximo a Macron, Julien Denormandie, sobre el auge de la candidata rival, que aborda su tercera elección presidencial.

La política, nacida el 5 de agosto de 1968 en Neuilly-sur-Seine, una ciudad acomodada al oeste de París, visita mercados, sube a tractores y da entrevistas íntimas... para diferenciarse de Macron, percibido como "arrogante".

En las entrevistas, suele presentarse además como una agricultora, criadora de gatos, en un intento de normalizar su imagen y socavar el "frente republicano" de partidos en su contra en la segunda vuelta, según un informe de la Fundación Jean-Jaurès.

Según un sondeo de Ipsos/Sopra Steria, un 57% de franceses dicen que Le Pen les inquieta, frente a un 49% respecto a Macron. Pero uno de cada dos estima que conoce bien los problemas de la gente, el doble que para su rival centrista.

- "Fundamentos del FN" -

Su campaña la ha centrado en criticar el alza de los precios de la energía, en un contexto de temor sobre la pérdida de poder adquisitivo, y en asegurar que no atrasará la edad de jubilación de los 62 a los 65 años como propone Macron, sino adelantarla a 60 en algunos casos.

Sin embargo, "su programa apenas ha cambiado respecto a los fundamentos del FN, como la inmigración y la identidad nacional", explicó recientemente a la AFP Cécile Alduy, profesora de la universidad estadounidense de Standford.

Sus planes pasan por frenar la migración y combatir la "ideología islamista": reservar las ayudas sociales a los franceses, acabar con la reagrupación familiar o prohibir el velo en el espacio público, entre otras propuestas.

"Pero ha elegido un vocabulario diferente para justificarlo: en nombre del laicismo y los valores republicanos, e incluso del feminismo", agregó Alduy, especialista del discurso de extrema derecha.

Vestida con colores claros y sonriendo todo el tiempo, ha optado por aparecer como la candidata de la "paz civil" y la "unidad nacional", y busca "hacer olvidar la dureza de su programa", según la Fundación Jean-Jaurès.

Marine Le Pen, una rubia de carácter firme y ojos claros, se presenta como una "mujer moderna" y soltera. Esta madre de tres hijos se divorció dos veces, se separó de su última pareja y vive con una amiga de infancia a la que acogió.

tjc/zm

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.