La mujer que busca que José Antonio Meade sea presidente de México

Si existe una persona con un trabajo de lo más complicado en este momento es Mariana Benítez Tiburcio, vocera de José Antonio Meade, el candidato a la presidencia por la coalición Todos por México, integrada por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y el Partido Nueva Alianza (PANAL).

No tiene una labor fácil. O al menos así lo percibe uno desde fuera. En prácticamente todas las encuestas su candidato se ha mantenido en el tercer lugar, una situación que contrasta por completo con lo que vivió su partido hace seis años, cuando Enrique Peña Nieto era el puntero de todos los sondeos hasta llegar a ganar la presidencia de México. En otras palabras, lo que hoy vive Andrés Manuel López Obrador era el escenario en el que se mantenía el PRI en 2012. Y sin embargo, ella está ahí, en cada programa de radio, de televisión, en cada entrevista, con una confianza tal de que Meade le dará la vuelta a la elección, que pareciera que en verdad algo extraordinario sucederá el próximo 1 de julio.

Mariana Benítez, vocera de José Antonio Meade, candidato presidencial de la coalición PRI/PVEM/Panal | Foto: Josué Parra / Yahoo

Su apuesta para lograrlo se divide en dos: por un lado, captar al sector de indecisos que aún está buscando por quién votar, así como el segmento de mujeres, con propuestas netamente dirigidas a ellas en los rubros de seguridad, empleo y educación.

Por el otro lado está el fortalecimiento de una campaña de contrastes, donde no sólo se señalan las diferencias entre José Antonio Meade y López Obrador, sino en lo que podría pasar si el candidato de izquierda llega a la presidencia de México.

“Por supuesto que hay elementos que son diferentes en esta elección, estamos hablando de seis años después, ningún país es idéntico después de ese tiempo; el proceso electoral tiene muchas complejidades, hay una alta crispación, un voto dividido, un número muy importante de indecisos y desde luego hoy somos partido en el gobierno y hace seis años no lo éramos, con lo que significa.

LEER | La generación en México que no le teme al Apocalipsis | #Elecciones2018

“Pero no creo que estemos en un escenario completamente adverso, estamos concentrados en reconocer lo que falló y ser sensibles también al malestar que hay, a las inconformidades y demandas ciudadanas, que podrán decirnos que son las mismas que hace seis años, pero la verdad es que hemos mejorado en muchas cosas”, señala.

Para Mariana Benítez, quien actualmente también es diputada federal, después de desempeñarse como subprocuradora de la Procuraduría General de la República, ser vocera de José Antonio Meade no es una tarea difícil, por la simple razón de que cree en el proyecto en el que está trabajando.

“Yo veo que muchos voceros o voceras le sufren para tratar de explicar lo que quiso decir su candidato, en mi caso no es así”, dice.

Apunta que no cree, ni el resto del equipo de campaña, en que esta es una elección polarizada, sino una elección a tercios, donde no está definido claramente el segundo y tercer lugar. “Por los datos que nosotros tenemos, creemos que estamos en un segundo lugar y creciendo, con la meta de convencer a la población de que somos una mejor opción que Andrés Manuel López Obrador”.

Mariana Benítez, vocera de José Antonio Meade, candidato presidencial de la coalición PRI/PVEM/Panal | Foto: Josué Parra / Yahoo

“Desde el principio, la campaña de Ricardo Anaya se ha ocupado en sembrar toda una serie de elementos con el fin de alterar la percepción de la gente, como que a Meade lo iban a cambiar como candidato del PRI, que no crece, que no prende y que el candidato del PAN va por arriba en las encuestas. Todo eso es una farsa”.

Sin embargo, si bien nunca se cambió al candidato a la presidencial, si se hicieron ajustes en el primer círculo de la dirección del partido. A principios de mayo, Enrique Ochoa Reza renunció como presidente del PRI para cederle su lugar a René Juárez Cisneros, un político considerado como de la vieja guardia, exgobernador del estado de Guerrero y a quien se considera más cercano a la militancia de base del partido y a sus estructuras corporativistas.

“Hay esfuerzos renovados y estamos muy motivados; nuestra tarea es trabajar con más fuerza con la militancia y con las estructuras del partido que serán al final del día quienes van a defender el voto el día de la elección”, apunta Mariana Benítez.

LEER | Para mí el PRI no es ese ente satanizado que tanto pregonan: Carlos Damián Aguilar, 19 años

No debe ser fácil un trabajo como el de Mariana Benítez. Repetimos, al menos así se ve desde afuera. Como tampoco debe ser fácil para muchos entender cómo, pese a todo, existe un gran número de personas que se identifican con orgullo con el PRI ¿Cómo se logra eso después de tantas historias no tan positivas que se cuentan sobre este instituto político y después de casos como el de los exgobernadores Javier Duarte en Veracruz o Roberto Borge en Quintana Roo, ambos acusados de corrupción?

“Ese orgullo te lo da el hecho de conocer lo que es el partido en realidad, porque hay muchas simplificaciones, por casos contados de priistas que han cometido actos de corrupción, como en cualquier otro partido, no se puede decir que todos somos asi. Porque conozco a políticos que han dado su vida por el partido y que han tenido siempre una manera honorable de vivir. Por todos esos priistas convencida estoy de que vale la pena seguir luchando, desde mi partido, para hacerle ver a la gente que como en todo México, somos más los buenos que los malos. Los traidores, los que sólo están buscando un hueso (un cargo público), ya se ha ido y están en los demás partidos”, concluye Benítez Tiburcio.

Así que sólo queda esperar. Sólo el tiempo dirá si ella tenía razón y le dan una vuelta completa a la elección.

La generación en México que no le teme al Apocalipsis | #Elecciones2018