Mariagna Prats, la actriz condenada al olvido por un matrimonio fallido y una enfermedad debilitante

·6  min de lectura
Mariagna Prats. (AP Photo/Gregory Bull)
Mariagna Prats. (AP Photo/Gregory Bull)

En su juventud, Mariagna Prats se destacó por su belleza. En su ciudad natal Cuernavaca (Morelos) fue seleccionada Señorita Turismo en 1976 y recorrió el mundo en representación de México. Su vida transcurrió entre la actuación, el arte y la política. Alejada de los reflectores desde hace varios años, ahora se le puede recordar a través de la plataforma digital Vix+ que retransmite la telenovela 'Pasión y poder' en la que debutó Paulina Rubio en 1988.

Mariagna Prats tuvo la fortuna de estudiar actuación con los maestros Rafael Buñuel y Dimitrio Salas, que le abrieron la oportunidad de trabajar en cine para después incursionar en televisión en melodramas como 'Rosa salvaje', 'Destino', 'El cristal empañado', así como en las series 'Mujer, casos de la vida real' y 'Hora marcada', además de desarrollar otras habilidades en la pintura, la escultura y escritura.

Aún con esta amplia trayectoria, a Prats se le recuerda tristemente por su matrimonio con el canciller mexicano Marcelo Ebrard y los problemas de adicción revelados posteriormente.

Mariagna Prats, Marcelo Ebrard (entonces jefe de Gobierno de Ciudad de México) y Madonna durante la inauguración de un gimnasio de la cantante en noviembre de 2010 en la capital mexicana. (Photo by Victor Chavez/Getty Images)
Mariagna Prats, Marcelo Ebrard (entonces jefe de Gobierno de Ciudad de México) y Madonna durante la inauguración de un gimnasio de la cantante en noviembre de 2010 en la capital mexicana. (Photo by Victor Chavez/Getty Images)

Un matrimonio que la llevó a la política

Prats y Ebrard se conocieron en 2003 en un programa de debate dirigido por el periodista Raúl Cremoux, en canal 40. La relación inició un año después, meses antes de que Ebrard, entonces secretario de Seguridad Pública capitalino, fuera destituido por el linchamiento de dos policías en Tláhuac.

En una entrevista con la revista 'Caras' de 2006, poco antes de la primera vez que el nombre de Ebrard apareció en la boleta electoral local, él habló sobre su relación con la actriz. "Es muy comprometida con su trabajo: cine, teatro, pintura y fui descubriendo a una mujer con sus propias ideas y que toda su vida ha salido adelante por sí misma; todo eso me gustó mucho", dijo.

Para la revista 'Quién', aseguró que fue "un amor a primera vista" además de su carácter y su buen humor. Prats, por su lado, quedó fascinada por su integridad y disciplina: "su mirada y su alma me conquistaron", dijo ella en la entrevista.

La pareja decidió contraer matrimonio en julio de 2006, a semanas de que Andrés Manuel López Obrador realizara un plantón en avenida Reforma por un presunto fraude electoral. Horas antes de la boda, ambos participaron en una marcha de protesta donde se exigía el recuento de los votos de la elección presidencial; tras cumplir el compromiso político, celebraron la recepción nupcial en el Museo José Luis Cuevas.

Marcelo Ebrard acompañado de Mariagna Prats en el 2006. (AFP PHOTO/Alfredo ESTRELLA/AFP via Getty Images)
Marcelo Ebrard acompañado de Mariagna Prats en el 2006. (AFP PHOTO/Alfredo ESTRELLA/AFP via Getty Images)

Aún con la tensión política del momento, Ebrard logró asumir la jefatura y sumar a Prats al equipo, no solo como su esposa y acompañante, sino también como presidenta del patronato del DIF-DF. Su presentación oficial ocurrió el 27 de enero de 2007 pero, como publicó el diario 'Reforma', no salió bien. "La primera dama del DF hizo su debut político con un discurso ante personas con capacidades diferentes y descubrió que no es lo mismo un estreno como artista que como funcionaria. (…) Se le notó nerviosa (…) algunas palabras como que se le encimaron". Esto alertó al equipo del político para limitar sus actos.

Pero habría que darle una nueva oportunidad a la artista y esta ocurrió en noviembre en Tláhuac, el mismo lugar por el que su entonces esposo habría sufrido su primer descalabro político. Sin embargo, las cosas no volvieron a salir bien en la inauguración de un centro comunitario. "Esposa de Ebrard mezcla política y palabras de amor", tituló el diario El Universal. "En su discurso de diez minutos, en el que por momentos arrastraba las palabras y a veces bajaba y subía el tono de voz", se refirió efusivamente a su esposo: "amor mío, aparte de ser jefe de Gobierno, es mi amor y eso nos ayuda, ¿no?".

Algunos se atrevieron a asegurar que la presidenta honoraria se encontraba en estado de ebriedad, y sus presentaciones públicas no volvieron a ocurrir.

Un año antes de una nueva contienda electoral, esta vez por la presidencia, Mariagna y Marcelo anunciaron en abril de 2011 su separación luego de la filtración del periodista Alberto Tavira, quien aseguró que el matrimonio comenzó a fracturarse dos años antes, y que la actriz había regresado a Cuernavaca para dedicarse a su faceta de pintora.

"De común acuerdo también, hemos resuelto disolver nuestro vínculo matrimonial, así, sin reproches ni agravios. Las razones son del orden privado, cada cual resolvió tomar el camino y al mismo tiempo, mantener cariño y amistad por siempre", dijeron ambos en un comunicado conjunto.

Su regreso a Cuernavaca, sin embargo, no fue ni amoroso ni tranquilo.

Las adicciones que desató su enfermedad

Desde antes de convertirse en actriz, Mariagna Prats padeció de problemas lumbares, situación por la que ha sido intervenida quirúrgicamente en 14 ocasiones. Para tratar su enfermedad, constantemente viajaba entre la ciudad de la eterna primavera a la capital mexicana al Hospital Humana del DF, sin ningún avance. "Muy débil, fue llevada por su madre al Sister Kenny Rehabilitation Institute, de Minnesota. El diagnóstico fue que las cirugías y fármacos en México para revertir el desmoronamiento de su cervical fueron errados", de acuerdo con un perfil publicado en la revista 'Chilango'. En una de sus últimas cirugías, se le colocó un aparato electrónico para estimular su movilidad y aligerar el rengueo en una de sus piernas.

La medida habría sido contraproducente para la artista plástica. La revista 'TV Notas' dio a conocer en febrero de 2020 que Prats estaba hospitalizada tras accidentarse en el interior de su casa y que el aparato colocado en su cuerpo le había provocado no tener control de sus movimientos ni tampoco equilibrio, además de volverse dependiente de la morfina. "Las lesiones le provocan dolores muy fuertes y le colocaron una bomba de morfina en su cuerpo. La tiene programada para cada cuatro horas, pero ella tiene un estuchito aparte y se inyecta más", dijo un cercano a la revista.

Ese no fue el único problema que ha enfrentado tras su divorcio.

La exesposa de Ebrard denunció en junio de 2015 ser víctima de una persecución política, luego de que la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda ordenó congelar sus cuentas bancarias.

Prats señaló una guerra mediática en contra de su persona y del acoso del que dijo, era víctima, únicamente por haber sido esposa del ahora Canciller. "Es del dominio público que laboralmente me he desempeñado desde hace varios años como actriz y como artista…no existe ninguna conducta ilícita por la cual se haya ordenado el congelamiento de mis bienes, lo que pone en evidencia que el congelamiento de mi cuenta bancaria obedece al acoso del cual soy víctima, únicamente, por haber sido esposa del señor Marcelo Ebrard", dijo en una carta publicada en el periódico 'Reforma'.

Aunque sus supuestos vicios y se desconoce a ciencia cierta su último estado de salud, la actriz no ha vuelto a aparecer en público. Además, es de las pocas figuras públicas sin redes sociales, aunque algunas cuentas, como la de Telenovelas, la recuerdan ocasionalmente.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Así es la vida actual de Imanol Landeta, alejado por completo de los escenarios