Margarita Barrientos elogió al Gobierno por la tarjeta alimentaria: "Están apuntando bien"

LA NACION

La fundadora del comedor social Los Piletones forma parte de la "Mesa contra el Hambre" que ordenó crear el presidente Alberto Fernández

La fundadora del comedor social Los Piletones, Margarita Barrientos, quien forma parte del Consejo contra el Hambre elogió la decisión del gobierno nacional de crear una Tarjeta Alimentaria.

"El punto básico es que están partiendo de que la necesidad es paliar el hambre y todo lo que acarrea esto. Yo creo que está muy bueno. Están apuntando bien en ese sentido. Ojalá apunten al trabajo también", dijo en diálogo con La Once Diez / Radio de la Ciudad.

Barrientos, quien mantuvo una buena relación con el gobierno de Mauricio Macri, fue convocada por el presidente Alberto Fernández para formar parte de la Mesa contra el Hambre, que coordina el Ministerio de Desarrollo Social.

Hoy dijo que la tarjeta alimentaria "está buena" porque "hay un control de los alimentos que se van a comprar: leche, pan, fruta, carne". Y comparó la iniciativa con la entrega de dinero a través de planes sociales. "Los planes tienen que tener un destino, tienen que ser para que los chicos tengan lo básico, lo principal". "La tarjeta alimentaria es distinta a los planes", subrayó.

Barrientos mantuvo una buena relación con el gobierno de Mauricio Macri

Además, reveló que el acuerdo para sumarse a la Mesa contra el Hambre"vino a través de un contacto de [la exministra de Desarrollo Social] Carolina Stanley con [su sucesor] Daniel Arroyo".

"Ella siempre estuvo trabajando con nosotros y esto para sumarme, para tener el contacto con Daniel Arroyo, ha sido por la participación de ella y de alguna gente allegada al gobierno de Mauricio", detalló.

Y añadió: "Me voy a sumar y vamos a trabajar mucho porque es lo que me gusta. Es hora de que nos pongamos a trabajar en serio".

En este marco, aclaró que no necesitó consultar al expresidente, con quien mantuvo un buen vínculo durante sus gestiones, primero en la Ciudad y luego la Nación, para aceptar la propuesta: "No tengo que avisar a nadie. Si mi aporte es necesario, yo creo que lo tengo que seguir haciendo".

En diciembre, Barrientos ya había elogiado el plan de Fernández contra el hambre al asegurar que tendría éxito siempre y cuando se trabajara "en la calle y no detrás de un escritorio".

En diálogo con Radio 10. la referente social aseguró que 2019 fue "un año difícil, con mucho trabajo y muchas necesidades" y comentó que desde mitad de año, las donaciones que recibían en sus comedores "se cortaron casi en un 60 por ciento".