Marcos Juárez abre el año electoral en Córdoba, en un test clave para Juntos por el Cambio y el PJ

·3  min de lectura
Macri estuvo en Marcos Juárez, donde hay elección municipal el 11 de setiembre
Macri estuvo en Marcos Juárez, donde hay elección municipal el 11 de setiembre

CÓRDOBA.- El 11 de setiembre comienza el año electoral en Córdoba. Ese domingo se elegirá intendente en Marcos Juárez. La ciudad, en el sudeste provincial, es la cuna donde nació Juntos por el Cambio (JxC) a nivel nacional; en 2014 fue el primer lugar donde Pro y la UCR compitieron unidos. Esta vez se enfrentarán dos candidatas mujeres, Sara Majorel, del oficialismo de JxC, y Verónica Crescente, de Unidos por Marcos Juárez, apoyada por el gobernador Juan Schiaretti.

Crescente fue parte del gabinete del intendente Pedro Dellarossa; fue su secretaria de Gobierno y su mano derecha. Es una empresaria de una familia tradicional de la ciudad; dejó el espacio en junio; siempre tuvo buenas relaciones con el peronismo, como Dellarossa. Majorel es la presidenta del Concejo Deliberante, de un perfil más bajo y con menos vínculo con el oficialismo provincial. El actual intendente se convertirá en concejal.

Todo indica que las candidatas llegan “cabeza a cabeza” y que los últimos días serán claves para pelear votos. Schiaretti estuvo varias veces en la ciudad; en las elecciones a gobernador logró imponerse, pero nunca en las que se vota intendente.

En Marcos Juárez se definen como “antiperonistas”, pero la lectura más específica sería “antikirchneristas”; es una de las zonas de mejores tierras de la pampa húmeda y el campo es el motor de su economía.

En el ballottage de noviembre de 2015 Mauricio Macri logró allí la brecha más importante del país con respecto a Daniel Scioli: alcanzó el 71%, 43 puntos más que el candidato del kirchnerismo.

El expresidente estuvo hace una semana recorriendo la ciudad acompañado por Luis Juez, Rodrigo de Loredo y Gustavo Santos; este viernes es el turno de la titular de Pro, Patricia Bullrich y en los próximos días llegaría Horacio Rodríguez Larreta. También pasó el jefe de la UCR, Gerardo Morales.

Para la alianza retener la ciudad es un argumento para mostrar que comenzó la “ola ganadora” que preanunciaría el camino a recorrer en 2023, cuando están convencidos de que regresarán a la Casa Rosada.

La idea es “nacionalizar” la elección, una estrategia inversa a la puesta en marcha por el peronismo cordobés. Schiaretti, por ahora, no se decide a dar un salto fuera de la provincia y sigue jugando al silencio.

En la alianza de JxC se retiró uno de las patas: la Coalición Cívica abandonó la campaña con acusaciones de “mezquindad” contra Dellarossa por no darle un lugar en la lista a la fuerza.

El intendente, hijo del exjefe comunal Henry Dellarossa, no es una figura aceptada completamente en Juntos porque, en la elección anterior -cuando a nivel nacional la crisis ya se sentía- pidió a los referentes que no hicieran campaña en la ciudad. Tampoco cayó bien que no optara por Crescente, lo que hubiera derivado en una segura victoria.

Martín Llaryora, quien sería el candidato a gobernador del peronismo para suceder a Schiaretti, también pasará por Marcos Juárez este fin de semana. No puede decir que la gira es parte de su propia campaña, pero es una forma de no dejarle la cancha liberada a Juez, quien ya se presenta como postulante a la Gobernación.

En su última visita a Córdoba, Macri insistió en que debe haber competencia interna para elegir el candidato a gobernador. De Loredo todavía no mostró todas las cartas y no definió si aspira -igual que Juez- a postularse para gobernador. De ser así, la interna sería inevitable.