En el marco del EuroPride cancelan en Belgrado marcha LGBTIQ+

·4  min de lectura
© AP/Darko Vojinovic

En Serbia la marcha que se llevaría a cabo este sábado 17 de septiembre fue cancelada por la Policía y el Ministerio del Interior aduciendo que podría haber choques entre manifestantes anti LGBTI+ y las personas que saldrían a celebrar la fiesta del Orgullo. El populista presidente serbio, Aleksandar Vučić, ya había advertido que la marcha sería cancelada.

Las autoridades serbias cancelaron la marcha del Orgullo LGBTIQ+ que se celebraría este sábado 17 de septiembre en Belgrado, tras argumentar que podrían existir enfrentamientos con grupos de extrema derecha.

Estos grupos de activistas, en su mayoría conservadores a favor de la Iglesia Ortodoxa de Serbia llevan semanas marchando por las calles de Belgrado como protesta por las diferentes celebraciones del EuroPride 2022. Este sábado tenían programada una nueva manifestación, pero la Policía también decidió prohibirla.

En un comunicado la Policía afirmó que "tras la evaluación de la seguridad, se determinó que existe un alto riesgo de que se ponga en peligro la seguridad de los participantes en ambas (marchas) en las rutas anunciadas, así como la seguridad de otros ciudadanos".

El presidente serbio, Aleksandar Vučić, de corte populista, ya había anunciado previamente que la marcha sería vetada.

El ministro del Interior dijo que “en la actual situación geopolítica y de tensiones en la región, los enfrentamientos sin sentido en las calles de Belgrado dificultarían la posición de nuestro país, (y) pondrían en peligro la seguridad de los participantes en las marchas, así como la de otros ciudadanos".

Además, agregó que "se ha evaluado que hay peligro de que se produzcan ataques y enfrentamientos, hay peligro de la violencia, destrucciones de los bienes y otras formas de amenaza al orden público de gran envergadura".

Los activistas de la European Pride Organizers Associations, EPOA, anunciaron que apelarían la cancelación del evento que se realiza anualmente en diferentes ciudades de Europa, y que comprende una semana de actividades. Si la demanda es recibida y aceptada podrían retomar las festividades.

En una declaración dijeron que "el Orgullo de Belgrado utilizará todos los medios disponibles para anular esta decisión". La presidenta de EPOA, Kristine Garina, dijo que las prohibiciones de las anteriores marchas fueron declaradas inconstitucionales y que no tiene “dudas de que el tribunal volverá a tener la misma postura esta vez".

Garina comentó que "esta prohibición muestra un fracaso total del liderazgo político y el fracaso de Serbia de proteger las libertades más elementales de sus ciudadanos. Ningún país que se tiene estima se rendiría ante los matones".

Tras conocerse la cancelación, activistas abuchearon en una conferencia sobre derechos humanos a la primera ministra, Ana Brnabic, quien pertenece a la comunidad LGBTIQ+, y es criticada por sus pocas acciones para ayudar el colectivo.

Para la comisaria de derechos humanos del Consejo de Europa, Dunja Mijatovic, las autoridades serbias deberían retirar la prohibición de la marcha y proteger a los participantes.

En un comunicado expresó que "es muy lamentable que las autoridades serbias hayan decidido prohibir la marcha del EuroPride prevista para el 17 de septiembre", y añadió: "las semanas de incertidumbre en torno a la celebración de esta marcha han enviado un mensaje equivocado a la opinión pública y han dado cabida a una retórica de odio y a más amenazas contra las personas LGBTI, incluso por parte de líderes religiosos".

Belgrado elegida como lugar del EuroPride

La ciudad de Belgrado fue elegida hace tres años por la Asociación Europea de Organizadores del Orgullo, con la idea de que las actividades pudieran ser un avance para Serbia, un país tradicionalmente conservador que está ampliamente influenciado por la Iglesia Ortodoxa.

La marcha del Orgullo es vista por grupos de derechos como una expresión democrática, tanto así que instan a sus seguidores a unirse a la festividad como respuesta al régimen autocrático del actual presidente.

Serbia quiere unirse a la Unión Europea y para ello se ha comprometido a respaldar e impulsar los derechos de los LGBTIQ+, pero por mucho tiempo se ha acercado mucho más a las políticas del Kremlin. Serbia es considerado como un país anti derechos para esta comunidad, además ha sido catalogado de racista y pro Putin.

Algunos funcionarios de la Unión Europea manifestaron que asistirán a los actos relacionados con la fiesta del EuroPride. Por su parte el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken espera que le gobierno serbio anule la prohibición.

El EuroPride en Belgrado llegará a su fin este domingo, tras celebrar más de 130 conciertos y actividades de derechos humanos.

Con AP y EFE.