Marchas, basura y bloqueos en siete días de huelga en la mayor región boliviana

Santa Cruz (Bolivia), 28 oct (EFE).- Marchas, acumulación de basura en las calles, escasez de combustibles, bloqueos y contrabloqueos marcaron el séptimo día de la huelga ciudadana que se cumple en la región boliviana de Santa Cruz, la mayor y motor económico del país, para que el censo de población se realice en 2023 y no en 2024.

La capital regional amaneció con promontorios de basura en calles y avenidas debido a que el ingreso al relleno sanitario de la ciudad está bloqueado desde hace tres días por sectores afines al gubernamental Movimiento al Socialismo (MAS) que protestan de esta forma contra la huelga por el censo.

Los bloqueos de rutas en la ciudad se multiplicaron y en esta jornada se sumaron los conductores de buses de transporte público urbano, quienes cortaron rutas empleando sus vehículos exigiendo que se los deje trabajar.

El dirigente Segundo Ricaldi explicó a EFE que los transportistas están "perjudicados" con siete días sin poder trabajar y lamentó que a ese sector no se dé tolerancia como a otros que se les permite trabajar por algunas horas.

"Sin plata qué vamos a hacer. Hay una situación que estamos pasando, nuestra familia está mal, no sabemos de dónde sacar plata para pagar al banco", dijo Ricaldi.

La falta de combustible es cada vez más notoria e incluso algunas personas han comenzado a vender gasolina en botellas.

El ciudadano Alfredo Jalil comentó a EFE que compró una botella de dos litros de gasolina a un costo equivalente a 2,50 dólares, cuando el precio del litro en las gasolineras, subvencionado por el Estado, es de cerca de 50 centavos de dólar.

"Es casi el triple, pero ni modo, hay que moverse", indicó Jalil.

La ciudad también permanece cercada con bloqueos en las cuatro carreteras que la unen con el resto del país, una medida asumida por sectores oficialistas que impiden el paso de alimentos, vehículos y gente para presionar en busca de que se levante la huelga.

MARCHA UNIVERSITARIA

En esta jornada, estudiantes, docentes y administrativos de la estatal Universidad Gabriel René Moreno marcharon hacia el centro histórico de la capital cruceña para pedir que el censo se realice en 2023.

"Como universitarios y docentes estamos pidiéndole al Gobierno central que el censo se realice lo más pronto posible para hacer una distribución racional de los recursos económicos que necesita nuestra universidad y en general el pueblo de Santa Cruz y Bolivia", dijo a EFE el docente Ezequiel Paniagua.

Paniagua señaló que la financiación estatal que recibe actualmente la universidad está basada en los resultados del censo de 2012 y que en estos 10 años creció la población en la región, lo que hace que ahora se necesiten más recursos para salud y educación.

Santa Cruz lidera las protestas por el censo que para el Gobierno de Luis Arce son intentos de desestabilización en su contra.

Los sectores afines al Gobierno han intentado frenar con violencia la huelga en Santa Cruz, así como otras movilizaciones en regiones como La Paz y Tarija.

El presidente del Comité Cívico Pro Santa Cruz, Rómulo Calvo, denunció una "presión" que ejerce el oficialismo al haber dejado a la región sin gas ni combustibles por sus bloqueos, además de las amenazas de tomas de empresas privadas y cooperativas de servicios básicos que han hecho los sectores afines al Gobierno.

Calvo pidió a los sectores que cumplen la huelga paciencia y estar atentos a ver "qué sale" de la reunión que se lleva a cabo en la región vecina de Cochabamba, aunque advirtió que no van a permitir "que sigan amedrentando a la población cruceña.

(c) Agencia EFE