Marcha es para llenar ego del Presidente: oposición

Luis Carlos Rodríguez, Víctor Gamboa, Enrique Gómez y Antonio López

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 25 (EL UNIVERSAL).- Senadores y diputados de oposición aseguraron que la marcha del domingo convocada por el presidente Andrés Manuel López Obrador se caracterizará por el acarreo orquestado desde los gobiernos de Morena y aliados.

Legisladores del PAN y Movimiento Ciudadano en la Cámara Alta estimaron que la marcha para celebrar el cuarto año de gobierno será histórica por el acarreo que realizarán con recursos públicos federales, estatales y municipales, además de que la meta no es llenar el Zócalo, sino el ego del Mandatario.

El senador por Movimiento Ciudadano, Juan Manuel Zepeda, dijo a EL UNIVERSAL que "se está reeditando el México de los 70 con Luis Echeverría, con José López Portillo, que convocaban al pueblo a manifestaciones multitudinarias en el Zócalo. El acarreo es una práctica de todos los gobiernos en el poder en el país".

Indicó que se debe cuidar que los recursos públicos no se desvíen y está documentado que han ofrecido dinero, viáticos, transporte y hospedaje para asistir desde diversos estados.

"Lo que vamos a ver es la capacitación del gobierno federal, estatales, municipales, utilizando recursos públicos para llenar no el Zócalo, sino el ego del Presidente de la República, que está acostumbrado a esos eventos y manifestaciones, pero hoy con recursos y un amplio poder incuestionable", comentó.

Damián Zepeda, senador del PAN, dijo que la marcha del Presidente es una contradicción histórica para su movimiento, porque su gobierno se organiza para autoapoyarse, lo que demuestra una gran necesidad de satisfacer el ego de López Obrador.

Expuso que es evidente que el Mandatario está lastimado por la marcha ciudadana.

El coordinador del grupo plural del Senado, Emilio Álvarez Icaza, aseguró que el acarreo que "inevitablemente" habrá para traer a simpatizantes y militantes de Morena es una confesión anticipada de la comisión de un delito. Acusó al presidente Andrés Manuel López Obrador y muchos morenistas de traicionar su propia historia.

Por su parte, el senador del PRI, Jorge Carlos Ramírez Marín, dijo que marchar es un derecho legítimo de los ciudadanos, pero cuestionó que el titular del Ejecutivo federal pretenda encabezar la movilización y el uso de recursos públicos.

"Yo creo que lo cuestionable será qué facultades hay para que el Presidente participe en una marcha, yo creo que el tema es si intervienen recursos públicos en la organización de la marcha, porque a diferencia de los ciudadanos que pueden hacer todo aquello que la ley no les prohíbe, los presidentes y los funcionarios sólo pueden hacer aquello que la ley les manda", advirtió.

En San Lázaro, los coordinadores de MC, Jorge Álvarez Máynez, y del PRD, Luis Espinosa Cházaro, señalaron que en la caminata participarán burócratas y acarreados, movilizados con recursos públicos.

Mientras que el coordinador del PRI, Rubén Moreira, dijo que vigilarán la movilización; mientras que el coordinador de Morena, Ignacio Mier, mencionó que serán solidarios con quienes quieran acudir, pero no especificó de qué manera.

El coordinador de la bancada naranja, Jorge Álvarez Máynez, señaló que los diputados de Morena y sus aliados no alcanzarían a cubrir con sus dietas el costo de llevar personas para la "movilización de Estado", que calcula en 500 millones de pesos, y que utilizan ese discurso para tratar de distraer el desvío de recursos.

Por su parte, el perredista Luis Espinosa Cházaro señaló que la del domingo será una caminata de acarreados, porque se traslada gente contra su voluntad, ya que se compra su voluntad de asistir.

"Los diputados son libres de utilizar la dieta en lo que mejor le parezca, pero dónde está el apoyo espontáneo de la ciudadanía que dicen tener cuando tienen que pagarle a la gente para que acompañen una marcha", refirió.

El priista Rubén Moreira adelantó que estarán vigilantes y llamó a que la marcha se desarrolle en paz.