Marcha en Lake Eola reclama “justicia para todas” las mujeres víctimas de violencia

·5  min de lectura

Una coalición de sobre 60 organizaciones unió sus voces en un solo llamado contra la violencia doméstica: ¡Únete! Justicia para Todas.

Con una pancarta que leía, “¡No estás sola, denuncia! ¡Somos Libres!, Michelle Arce se unió a decenas de hispanas y líderes de Florida Central en la manifestación pacífica realizada en el parque Lake Eola de Orlando, el jueves, 13 de mayo.

“Tenía que estar aquí, ha sido un evento muy informativo y he conocido a varias organizaciones que tienen ayuda. Hay veces que el miedo no nos deja, nos quedamos calladas, pero Dios está con nosotros y esto tiene que parar”, expresó esta puertorriqueña, quien asegura sufrió violencia emocional.

La convocatoria fue un llamado urgente de la organización Nuevo Sendero junto a entidades y líderes aliados en respuesta a los trágicos hechos recientes de mujeres asesinadas.

Entre los crímenes que mencionaron los organizadores del evento están el caso de la puertorriqueña Keishla Rodríguez, presuntamente asesinada por el boxeador Félix Verdejo y el caso de asesinato de Andrea Ruiz Costas, quien pidió órdenes de protección en varias ocasiones y le fueron denegadas.

“La violencia doméstica es una realidad que nos afecta a todos y que debemos abordarla en unidad y responsabilidad para que juntos podamos disfrutar de familias saludables”, destacó Diana Mejía, presidenta y fundadora de Nuevo Sendero, quien lleva 13 años brindando ayuda, especialmente a mujeres hispanas en Florida Central.

“Me he dado cuenta de las necesidades que enfrentamos nosotras las sobrevivientes de violencia doméstica son diferentes a las demás culturas, como un asunto cultural las hispanas tenemos diferentes necesidades a los demás grupos, especialmente con el problema del idioma”, acotó Mejía durante la demostración.

Resaltó que los casos de violencia doméstica y acoso deben ser erradicados con educación, prevención y cero tolerancia ante la crueldad.

Toman acción ante aumento de casos

En Florida Central, el asesinato de Nicole Montalvo, una madre en St Cloud, a manos de su esposo y suegro han levantado el debate sobre la violencia de género.

El más reciente caso de violencia, surgió el sábado, 8 de mayo cuando Roxana Suárez, una madre de dos niños, fue asesinada en medio de un carjacking al llegar a su residencia después de hacer compras previo al Día de las Madres.

“Hemos visto con mucha tristeza el aumento de casos de violencia, como estos casos en Puerto Rico, reciente en St. Cloud [con el asesinato de una madre puertorriqueña], el caso de Vanessa Guillén en Texas, estos [casos] nos conciernen a todos. Estamos viendo estos feminicidios y cómo han continuado y van a continuar si no hacemos nada”, expresó consternada Mejía en una conferencia de prensa el martes.

Sobrevivientes instan a denunciar violencia

A la actividad llegaron decenas de mujeres y aliados que se unieron en un minuto de silencio en memoria de las víctimas que han muerto a manos de la violencia de género.

“La salud mental está afectada y tenemos que trabajar en eso. La educación es la clave”, dijo Johanna López, miembro de la Junta Escolar del Condado de Orange y quien dirige la organización Alianza Center.

López confesó que ella misma ha sido víctima de violencia doméstica y dijo entender “lo difícil que es llenar ese papel de pedir la orden de protección y tomar los pasos adecuados”.

Además, destacó que en Estados Unidos, el tener que hacerlo en otro idioma, dificulta esta movida.

Al respecto, Ilia Torres, asistente especial de la oficina del alcalde Jerry Demings, del condado Orange y quien es el enlace de la Comisión contra la Violencia Doméstica de este condado precisó que esta Comisión recientemente hace unos días, terminó una serie de recomendaciones para ser presentadas y aprobadas para la Junta de Comisionados.

Explicó que la recomendación más importante que hizo este grupo es realizar un mapa de todo el proceso criminal y civil desde que se comete un delito de violencia doméstica hasta su posterior convicción. Buscan evaluar dónde están cada una de las lagunas en los pasos del proceso para mejorar los servicios tanto a las víctimas como los victimarios.

Entre las personas que se dieron cita estuvo la cantante cubana Maite Rivero quien vino a Orlando desde Miami a cantar su tema musical dedicado a las víctimas y reclamando el fin del abuso.

Al son de “Se acabó el abuso”, la interprete cantó “llegó la bendicion... Tú no te preocupes que todo se resuelve, nada en esta vida se queda para siempre”.

Sofia Hope, expresó que es sobreviviente de violencia doméstica y exhortó a otras mujeres a salir de ese círculo de abuso. “Viví la violencia física y emocional. Lo primero, es reconocer el maltrato para no poner en riesgo sus vidas ni de sus familiares, hablar, buscar ayuda profesional, amistades. A veces cuando está en ese círculo tóxico uno no se da cuenta que tiene familiares, amigos y tal vez creamos ese límite, pero si hay ayuda y hay que dejarse ayudar”, indicó Hope, puertorriqueña y autora de “Héroes Anónimos”, un libro sobre el maltrato a la mujer.

Asimismo, la venezolana Luisiana Soto indicó que es víctima de acoso cibernético e instó a otras a “alzar la voz”.

Tras la marcha, los organizadores y aliados dijeron que no se quedarán de brazos cruzados y esperan trabajar en un plan de leyes más estrictas, abogar por recursos disponibles para las víctimas y lograr ese apoyo con los representantes en Tallahassee.

“Es uno de los eventos más poderosos que he visto y desde mi perspectiva como hombre me toca muy fuerte, porque esto de una violencia domestica viene de una cultura de violencia en nuestra sociedad y no solamente en Puerto Rico, Estados Unidos sino el mundo entero. Creo que lo que está pasando aquí es que las mujeres están diciendo Basta ya”, declaró Marcos Vidal, director ejecutivo de Alianza for Progress.

Asimismo, la venezolana Zulger Vivas se solidarizó con la causa “porque definitivamente las mujeres necesitamos respeto”.

Líderes y representantes gubernamentales apoyaron esta iniciativa y dijeron presente: Maribel Gómez Cordero, comisionada del condado Orange; Daisy Morales, representante del distrito 48 de Florida; Olga Castaño, comisionada de Kissimmee; Luis M. Martínez Alicea, subgerente de asuntos multiculturales y relaciones internaciones de la oficina del alcalde de Orlando, Buddy Dyer; Johanna López, directora de Alianza Center, Margarita Parra, directora de Ser Colombia; Ketty Orellana, directora de Unidos por Ecuador of Central Florida; Caroline Soto, estratega de negocios, Marieangie Rosario de Mujer Emprende Latina Orlando; entre otros.

Para más información sobre Nuevo Sendero y sus recursos contra la violencia de género llama 407-332-6200 o visita Facebook.com/NuevoSendero.org.