Aborto: los celestes sienten que ganaron una batalla, pero se preparan para la guerra

LA NACION

Los celestes sienten que ganaron la batalla contra el aborto, pero no la guerra. Por eso la necesidad de ir a expresarse el jueves 8 de este mes en la Plaza del Congreso, a un año del debate por la interrupción voluntaria del embarazo en el Senado, que votó en contra en la madrugada del día siguiente. Muchos reclaman que como grupo tienen poca representación en los medios, donde predominan los "verdes". Por eso se refugian -y arengan- en las redes sociales.

"La Gran Fiesta del 8-A que los medios apenas mostraron" se titula una crónica sobre la convocatoria al Congreso que circuló por internet. En una de las tantas cuentas de Instagram bajo el lema "Salvemos las dos vidas", una joven sostiene un cartel que dice "Somos los jóvenes que los medios ocultan". En Twitter, un video de dos chicas que cantan contra el aborto tiene más de un millón de likes. "Es nuestro granito de arena a la causa provida", explica Cindy D'Amico, que lo grabó junto a su hermana.

Para Ana Mármora, vocera de Frente Joven presente en la marcha del jueves 8, sigue siendo muy necesario continuar reclamando por la causa. "Creemos que es importante seguir manifestándonos para exigir a nuestros legisladores que nos representen", dijo entonces.

Las declaraciones de Alberto Fernández apenas unos días después, que dijo que buscará despenalizar el aborto si resulta elegido presidente, bastaron para generar inquietud.

"Nos preocupa un montón, sobre todo por el nivel de presión que marcó para ejercer la agenda del aborto, un tema que ya dividió fuertemente a los argentinos", dice Santiago Turnio, coordinador del equipo de política de Unidad Provida, una red de más de 150 organizaciones celestes. "Con todos los problemas que tiene el país, hablar de aborto es querer tapar la realidad", afirma.

Para Turnio, la del aborto es una discusión que la sociedad ya saldó y existe una batería de medidas que podrían ayudar a revertir la problemática de los embarazos no deseados. "No se habla de otras soluciones ni propuestas. Ahora mismo en el Congreso hay otras diez leyes de adopción, que protegen la maternidad vulnerable, de acompañamiento a la mujer, de apoyo obstétrico, o que buscan sacar a los chicos de la calle. Ese es el camino a recorrer, no volver a debatir el aborto ni hacer una consulta popular", opina.