Marcelo Giacobbe: la ensoñación como motor creativo

LA NACION

Si hay algo que caracteriza a Marcelo Giacobbe como diseñador es su mirada sensible y singular sobre la moda y sus significados. Su impronta profesional puede resumirse en una gran pasión por el detalle no como mero ornamento, sino como herramienta de una comunicación suave y delicada.

Lejos del cliché, sus prendas transmiten una visión particular de lo femenino dentro del prêt-à-couture argentino contemporáneo, entre las cuales existe siempre una búsqueda constante de originalidad y experimentación en el textil y en la moldería. Todas sus prendas recrean microclimas sensoriales, atmósferas con una impronta éterea, de ensoñación, con definiciones claras a nivel constructivo.

Es innegable su poder de creación y sus diálogos entre el arte y el diseño, sin perder de vista la creación de un buen producto, de vestidos que invitan a contar una historia para aquellos que los visten.

Marcelo siempre fue un alumno brillante. Cursó en mi cátedra los tres niveles. Recuerdo que, por momentos, era tan detallista en los bordados que se tomaba muchas clases hasta lograr lo que quería, pero esto se debía a su gran autoexigencia. Fue ganando confianza con los años, porque al inicio era un estudiante muy tímido y sensible. Su sello personal se volvió muy claro en un trabajo que realizó a partir de la película Los pájaros, de Hitchcock. Desarrolló texturas originales y una reinterpretación maravillosa del espíritu del film, con citas a los años 50 y el glamour inspirado en su protagonista.

La búsqueda de la unicidad y la originalidad en el campo de la moda lo convierten en un gran referente de su generación. Diseñador egresado de la UBA, emprende un camino lleno de logros profesionales. El gran esfuerzo para adaptar su trabajo final de la carrera de Diseño de indumentaria y adaptarlo a un formato que transformara en desfile su proyecto en la Buenos Aires Fashion Week es digno de mencionar porque expresa tenacidad y gran mérito de aceptar grandes desafíos con confianza en su visión. También obtuvo el premio SAGA para especializarse en Dinamarca en el rubro pieles y exhibió sus colecciones en la New York Fashion Week.

Su preferencia por el prêt-à-couture y la noche, le permite innovar constructivamente en rubros hasta entonces poco explorados por su generación, e iniciar una nueva etapa en su despliegue emprendedor, con la apertura de un local propio en la Galería Promenade.

El diseño de indumentaria siempre nos presenta imágenes, estéticas, relatos; en el caso de Giacobbe, sus imágenes son delicadas, con pequeños detalles que marcan la diferencia. En este sentido, es un diseñador que combina sabiamente dosis de estudio y disciplina, pasión y sensibilidad por la indumentaria y un respeto enorme por la profesión.

Del editor: ¿por qué es importante? Modisto moderno, especializado en un prêt-à-couture, abrió su primer local en Recoleta. Entre otras celebrities este año vistió a la primera dama, Juliana Awada