Marcelo Gallo Tagle, sobre las visitas de jueces a Olivos: “Es preocupante. Hay que investigar si hubo prevaricato”

·2  min de lectura
Marcelo Gallo Tagle es juez civil y preside la Asociación de Magistrados, máxima agrupación de jueces del país
Daniel Jayo

El presidente de la Asociación de Magistrados, Marcelo Gallo Tagle, calificó hoy de “preocupantes” las visitas de los camaristas de Casación Mariano Borinsky y Gustavo Hornos a la quinta de Olivos durante el gobierno de Mauricio Macri.

“Es preocupante. Hay que investigar si hubo prevaricato”, dijo Gallo Tagle a LA NACION, pero pidió no sacar “conclusiones apresuradas”. “Lo preocupante, en realidad, es si esta gente se juntó con Presidencia para hablar de causas -afirmó-. Si fuese así, hay que investigar, demostrar y eventualmente sancionar [esas conductas]”.

Nuevas restricciones: desacuerdos entre Axel Kicillof y Horacio Rodríguez Larreta por las medidas

Y reafirmó: “Vamos a llevar adelante la investigación que corresponda”, en referencia al rol de los representantes de los jueces en el Consejo de la Magistratura, el organismo que controla el desempeño de los jueces.

En cuanto a su preocupación por el tema, Gallo Tagle, que pertenece a la línea interna de la Asociación que históricamente fue más crítica del kirchnerismo, detalló: “Preocupa porque nos esforzamos por mejorar la imagen del Poder Judicial. Somos partidarios de que se investigue, pero no de que se llegue a una conclusión apresurada”.

El presidente de la Asociación de Magistrados, Marcelo Gallo Tagle; el presidente de la Corte Suprema, Carlos Rosenkrantz, y la ministra de Justicia, Marcela Losardo, en la comida de la Asociación de Magistrados de diciembre pasado
Daniel Jayo


El presidente de la Asociación de Magistrados, Marcelo Gallo Tagle; el presidente de la Corte Suprema, Carlos Rosenkrantz, y la exministra de Justicia, Marcela Losardo, en la comida de la Asociación de Magistrados de diciembre de 2019 (Daniel Jayo/)

El presidente de la máxima agrupación de jueces del país afirmó además que él no hubiera frecuentado Olivos. “¿Yo lo haría? No, no lo hubiera hecho. Si yo tengo una causa, yo evitaría ir. A veces hay causas que ameritan tomar distancia, pero son decisiones absolutamente personales. No se para qué fueron, ellos dicen que tienen una relación previa. Los dos tenían motivos para tener relaciones con el Poder Ejecutivo; Hornos por el tema carcelario [es el presidente del Sistema Interinstitucional de Control de Cárceles] y Borinsky, por la comisión de reforma del Código Penal [preside la comisión que trabajó en la redacción de un nuevo código]”, dijo.

Gallo Tagle aclaró que él no veía mal las charlas “en la medida que sean institucionales”. Y puso como ejemplo al juez Alberto Lugones, expresidente del Consejo de la Magistratura y uno de los referentes de una línea opuesta a la de Gallo Tagle en la interna de la Asociación de Magistrados: “Lugones tuvo más de una entrevista con el Presidente, pero no lo veo mal, fueron reuniones por temas institucionales. El problema es si el contenido de la reunión tiene un motivo que no se puede decir. Eso sí es censurable”.