Marcelo Ebrard recibe aplausos de sus carnales

·3  min de lectura

Otilia Carvajal

CIUDAD DE MÉXICO, agosto 27 (EL UNIVERSAL).- Entre abrazos, selfies y aplausos fue recibido el canciller Marcelo Ebrard por diputados de Morena, como una muestra de fortaleza al interior del recinto de San Lázaro rumbo a las elecciones presidenciales de 2024.

El grito de "¡presidente!" resonó repetidamente en la clausura del desfile de las corcholatas en la reunión plenaria de Morena.

Entre los gritos de sus simpatizantes se escuchó a algunos revirar: "¡Unidad!", "¡unidad!".

Al frente del Auditorio Aurora Jiménez en la Cámara de Diputados, legisladores simpatizantes del canciller extendieron una lona con la leyenda: "Marcelo mi carnal, bienvenido".

La lona firmada a nombre de legisladores de Morena, PT y Partido del Trabajo también tenía una ilustración de Marcelo Ebrard con el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Antes de entrar, el canciller dijo que nunca hablará mal de los otros aspirantes a la presidencia, ya que todos comparten el compromiso con el movimiento.

"¿Qué opino de la jefa de Gobierno y del secretario de Gobernación? Bueno, pues somos amigos, somos compañeros de hace muchos años", expresó.

Después, aclaró: "Una cosa es que tengamos una competencia política y otra que nos empecemos a golpear entre nosotros porque tenemos una obligación con el movimiento.

"Yo nunca voy a hablar de mis compañeras y compañeros, jamás, nunca lo haré. Hay competencia, pero hay respeto y pues que por nosotros hable nuestro trabajo, es todo", sostuvo.

El canciller llegó a San Lázaro después de las 15:00 horas para compartir una comida con los diputados guindas, en una carpa instalada en el estacionamiento del recinto legislativo.

Después, caminó hacia el auditorio escoltado por los morenistas que han hecho público su respaldo rumbo a la elección presidencial, Emmanuel Reyes, Salma Luévano, Daniel Sibaja, entre decenas más.

En el trayecto aprovechó para saludar a diputados y trabajadores que se acercaban a chocar los puños; algunos lograron sacarle una selfie. La porra del canciller también se hizo presente: "¡Marcelo es mi carnal!", gritaba.

El coordinador de la bancada morenista, Ignacio Mier, lo presentó como "un político profesional, hábil negociador, buen administrador y un espléndido canciller que ha recuperado la dignidad del Estado mexicano en el concierto internacional".

Ebrard Casaubon realizó un recuento de los temas prioritarios de la agenda, como el tráfico de armas, la explotación del litio y la relación con Estados Unidos.

"La solución para tener una relación con Estados Unidos donde tengas al mismo tiempo integración económica, cercanía política y tu propia política exterior es, por ejemplo, atreverse a mandar un avión de la Fuerza Aérea a salvarle la vida a Evo Morales después de un golpe de Estado en su país", destacó de su gestión.

La acción fue aplaudida por los legisladores guindas. El secretario también aprovechó el micrófono para refrendar la posición de México en contra de la exclusión de países como Cuba en la Cumbre de las Américas, que se llevó a cabo en Estados Unidos.

Ebrard Casaubon también celebró la implementación de la propia política energética de México sin injerencias externas.

Pese a que la presentación de Ebrard duró menos de media hora, fue retenido varios minutos por diputados que no podían irse sin la foto de uno de los aspirantes a seguir el movimiento de la Cuarta Transformación.