Marcela Tinayre: del enojo por el no de su productora al recuerdo de una anécdota picante de la China Suárez

·8  min de lectura
Marcela Tinayre
Marcela Tinayre

Marcela Tinayre, que pasó una temporada en París y desde allí salió al aire con su programa, Las rubias, no tendría el visto bueno del canal para irse ahora a Miami. Y eso habría generado su enojo.

La buena onda entre Tinayre y Kuarzo, canal por donde se emite su programa, habría llegado a su fin. ¿Por qué? Porque la conductora quiere viajar a Miami y salir al aire desde allá, pero a las autoridades de la señal esto no les parece un buen plan y eso desató su indignación. Así lo reveló Rodrigo Lussich ayer en Intrusos (América), que habló de “la guerra secreta entre Marcela Tinayre y su canal”, y aseguró que la hija de Mirtha Legrand está muy enojada por las restricciones que le quieren imponer.

Tinayre les dijo a las autoridades de la productora que se iba a Miami y por eso necesitaba coordinar con ellos para salir de forma virtual desde los Estados Unidos, pero para su sorpresa se encontró con una respuesta que no esperaba. “La respuesta en principio ha sido no”, reveló el conductor del ciclo de espectáculos y agregó: “Se entiende que lo terminarán negociando, pero le han hecho pasar un trago amargo a Marcelita”.

“Martín no le haría eso a su amiga”, intervino Adrián Pallares. “Lo que dice la gente que la rodea es que la orden de no autorizar a Marcela (a viajar) la dio Martín Kweller”, siguió Lussich, en referencia al presidente de Kuarzo Entertainment, y dio el posible motivo: “Dicen que Kweller está cansado de pagar reemplazos y que si se cae la señal tiene que poner un reemplazo acá”. Cómplices con la conductora, todos los integrantes de Intrusos lanzaron una consigna para defenderla: “Free Marcela”.

El plan A para reemplazar a Mirtha Legrand y el reta a la China

Con una chicana al programa y a su propia producción, Marcela Tinayre habló este miércoles con Intrusos (América). Lo primero que hizo cuando la presentaron desde el piso fue mostrar un cartel en donde se leía “No se escucha”, un clásico problema que suele tener en su programa de cable Las rubias y por el cual es una asidua protagonista de “Los Escandalones”. Luego, la hija de Mirtha Legrand se prestó a una charla distendida en donde habló de su actualidad laboral, de cómo la ve a su hija Juana Viale en la TV y de la salud de su mamá. Además, habló del Wandagate, de la China Suárez cuando fue novia de su hijo y puso como ejemplo el episodio que ella misma sufrió con su exmarido, Marcos Gastaldi: “Si esto se ventila es porque los personajes quieren”.

“Con Las rubias nos hacemos tanto festín, que se corta, que va, que viene... ustedes nos hacen el programa”, le explicó Rodrigo Lussich en el comienzo de la charla, y Marcela en lugar de enojarse, le agradeció por el chivo: “Nosotras somos agradecidas. Lo tomamos con muchísimo humor y agradecimiento porque la verdad es una promo única para nosotras”. Luego, destacó a sus dos compañeras, Marcela Gotlib y Adriana Costantini, contó que sin ellas sería imposible hacer Las Rubias y que cuando comenzó a hacer el programa fue luego de un gran impasse por diferentes motivos. “Había decidido hacerme a un lado. Error, nunca más lo hago. Hago un mea culpa de eso”, disparó con vehemencia, sin volver a hablar luego del tema.

Marcela reveló luego que fue ella y no Juanita el plan A para conducir los programas de Mirtha durante la pandemia, pero que por su edad fue imposible tomar las riendas de los ciclos . “¿Te hubiera gustado conducir los programas de Mirtha?”, quisieron saber. Y ella, con rapidez, retrucó: “Me sorprende que no hayan mirado el archivo”. Luego de explicar que ya hizo ese trabajo varias veces y que sí le hubiera gustado estar al frente de las cenas y los almuerzos, contó cómo fue la situación. “Cuando mamá dijo ‘paso, me voy a mi casa por la pandemia’, me llamó Nacho (Viale) para hacerlo. Pero yo no podía entrar al canal porque tengo más de 60. No correspondía”, argumentó. “Y la verdad es que fuera de que sea mi hija me encanta ese desparpajo”, completó.

Cuando le preguntaron por la salud de Mirtha, Marcela repasó el episodio que llevó a que la conductora deba ser internada de urgencia. Recordó que estaban tomando el té en su casa cuando su mamá le pidió sentarse en el sillón. “De pronto me miró y me dijo: ‘llevame al Mater Dei, no me siento bien’. Yo lo cuento porque cuando alguien dice ‘no me siento bien’ no le damos pelota. Y hay que reaccionar”, aseguró y reveló lo duro que fue para la diva atravesar esa situación: “‘Sáquenme de aquí porque me voy a enfermar la cabeza’, me dijo. Es duro estar en una terapia intensiva”.

El reencuentro con Susana Giménez

Hace pocos días, Marcela Tinayre festejó su cumpleaños. Según contó, fue un evento muy chiquito, distinto al que hace cada año, porque decidió pasar su día tomando el té con su mamá. Sin embargo, sus hijos y amigos le realizaron un festejo íntimo. “La verdad, yo no pensaba hacer nada, pero al final los chicos y amigos me organizaron esto. Fue divino. Mi casa tiene muy buena onda y a mí me encanta festejar, que vengan los amigos”, contó.

Consultada por la salud de Susana Giménez, quien estuvo en el festejo, Marcela contó cómo la vio luego de su internación por Covid-19 y lo que la diva le confió después de su internación y su recuperación. “Me contó lo mal que lo pasó, lo mal que estuvo. ¡Ella sí que está flaquita!”. Además, dijo que Susana le reveló que no es un ser que llora mucho y que lloraba muchísimo y que estaba muy angustiada. “La verdad es que la debe haber pasado muy mal”.

El Wandagate y su recuerdo de La China

Consultada sobre si es team China o team Wanda en el escándalo del momento, Marcela fue contundente: “Me importa un pito. No me importa nada”. Luego, retomó su experiencia personal -su separación de Marcos Gastaldi por una infidelidad- para hablar del tema. “Yo quiero ser recontra honesta porque además todo el mundo tiene un archivo. Yo pasé por situaciones muy difíciles con mi pareja, que lo he perdido y a quien amé profundamente”, explicó, y dijo que lo que hizo y lo que le diría a Wanda y a la China es: “che, resuelvan esto entre ustedes”.

“Si esto se ventila, si esto sale a la luz, es porque los personajes quieren”, dijo luego, y repasó que ella no dejó intervenir ni a sus hijos ni a los hijos de su marido cuando fue el centro de la escena por su vida amorosa: “Nosotros fuimos los pilotos del avión y después las cosas se fueron arreglando”, recordó, y dijo que las parejas tienen que ser sólidas para transitar estos momentos puertas adentro, que si no se “despotrica y sale todo para afuera”: “Después de esto no hay retorno. No pueden decir ‘no te metas””, explicó, y resaltó que lo más importante de esto es preservar a los más chicos, que “el día de mañana se van a enterar y estas situaciones son muy dañinas para ellos”.

Sobre la China, a quien tuvo de nuera cuando fue novia de su hijo Nacho, Marcela fue muy sincera: “Yo no la conozco tanto, ni la sigo ni la tengo”. Sin embargo, tiró una anécdota picante de hace más de 15 años: “Yo la conocí cuando se acababa de ir de Casi Ángeles. Estaba en mi casa de Uruguay y había algo que me llamaba la atención: que todos los días era ‘porque fulano, porque sultano’. Entonces un día le dije: ‘flaca, estamos veraneando. A mí me importa un carajo lo que te pasó. Resolvelo con alguien, pero toda mi casa no va a estar pendiente de esto. Yo me acuerdo de escucharla protestar, pero nunca presté tanta atención”, repasó, y desató la risa de los integrantes de la mesa.

Una temporada en París

“París es mi lugar en el mundo. Estoy haciendo Las rubias desde acá. Me agarró la Messimanía, no les puedo explicar lo que es esto. Está por todos lados”, comentó hace un tiempo la conductora en una charla con Los ángeles de la mañana (eltrece).

Instalada en ese momento en Francia, la hija de Mirtha Legrand contaba que esperaba ansiosa el reencuentro con Juanita y con Ámbar, quien también se iba a instalar en París, pero ella para estudiar una carrera vinculada con el arte.

En ese entonces, había confesado lo difícil que era para ella aceptar que su nieta mayor -su gran compañera- iba a vivir tan lejos. “Todos los días escribo algo: no vayas a tal lado, no hagas lo otro. Me asusta porque está lejos de su país. Es una chiquita súper inteligente, pero una ciudad cosmopolita es una ciudad cosmopolita. Decí que acá están sus tíos que la vieron crecer. Va a ir a una universidad muy competitiva y, si bien queremos que estudie, tampoco queremos que tenga esa presión del hacha sobre la cabeza. Le dije: ‘Si esto no va, probamos en otro lado, quiero que estés bien y feliz’. Ella ha viajado muchísimo conmigo, habla francés correcto y conoce la ciudad a la perfección”, había expresado.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.