Diego Maradona: revelan en Twitter una historia solidaria que nadie conocía del Diez

LA NACION

El jueves pasado Netflix agregó a su catálogo el "Especial Fútbol de Primera 20 Años", un repaso de lo mejor de las primeras dos décadas del recordado programa de televisión, de 1985 a 2005. Al ver el especial, un usuario de Twitter reveló una historia desconocida de su padre con Diego Maradona, que tuvo un gesto humano extraordinario con una persona que no conocía, ni conocería después.

El tuitero en cuestión se llama Alejandro Calabria y contó la historia este sábado en un hilo de once tuits, al que luego se agregaron otros para responder los comentarios de otros usuarios de la red social, que lo felicitaron y agradecieron.

Juan Martín del Potro provocó "las lágrimas más grandes" en Novak Djokovic, según su madre

Calabria comenzó la historia de la siguiente manera: "Viendo el especial Fútbol de Primera 20 años que ahora está en Netflix me enteré de algo increíble que involucra a Maradona, mi padre, Claudia Villafañe, un posible juicio millonario y que por suerte terminó de la mejor manera".

Sigue el relato: "Corría el segundo semestre de 1995, en Boca Juniors (el club de mis amores) jugaba Claudio Paul Caniggia. Mis padres tenían una pyme de pelotas deportivas que, como consecuencia de la apertura de importaciones, se estaba fundiendo. ¿Cómo se relacionan ambas cosas? A mitad del torneo, Maradona vuelve al fútbol luego de 15 meses de inactividad oficial por la suspensión de la FIFA por el doping en el Mundial de USA '94".

"Mi viejo -continúa- decide hacer una camiseta con los colores de Boca y la imagen de Caniggia y Maradona, que eran entre sí grandes amigos (¿se acuerdan de los festejos con piquito?). Obviamente la remera se empezó a vender como pan caliente y mi viejo, que, como les dije, se estaba fundiendo, pudo empezar a remontar la pyme que duró varias décadas más".

Hasta ahí el inicio, ahora viene el nudo de la narración: "Sin embargo, no todo fue color de rosas. Una semana antes del regreso oficial del Diego a las canchas mi viejo recibe un llamado de teléfono . La voz de una mujer. -Hola, ¿hablo con el dueño de la empresa? Ud. está usando la imagen de mi marido y no tiene los derechos. Era Claudia".

"Mi viejo al principio creyó que era una joda. Finalmente comprobó que era la mismísima Claudia Villafañe. Le pidió disculpas y le contó la historia de su empresa. Ella le dijo si sabía que podía enfrentarse a un juicio millonario que sería el fin de la pyme y los endeudaría de por vida".

Ese llamado debió causar una profunda y justificada preocupación en el alicaído empresario. Sin embargo, en su siguiente comunicación Claudia lo sorprendió por completo.

"Quedaron en volver a hablar en unos días -cuenta Calabria-. Mi viejo se temía lo peor. Apenas 48hs después, ella lo vuelve a llamar. Imagínense mi viejo cómo estaba. Claudia solo le pidió que done unas pelotas con cascabel para una institución de personas no videntes que ella amadrinaba".

De un posible juicio millonario a una donación de pelotas. Mi padre cerró trato. Estaba chocho y donó el doble de pelotas que habían acordado. Ah, ella le pidió un par de camisetas de regalo. Y el Diego usó esa misma camiseta el 7-10-1995, el día de su regreso a las canchas. Lo pueden corroborar en el documental que les comenté. Ese día ganó Boca 1-0 a Colón, Claudia en la tribuna tenía puesta esa misma camiseta".

Qué hay detrás del especial de "Fútbol de Primera" en Netflix: el furor en redes sociales y la polémica por la repetición de un producto de 2005 sin actualizar

Calabria cierra su relato haciendo referencia al célebre entrevero entre El Diez y el Huevo Toresani: "Al finalizar el partido, en declaraciones posteriores (también salen en el documental de Netflix), Maradona se pelea con el Toresani a quien invitó a pelear en su famoso departamento de SEGUROLA y LA HABANA y saben que camiseta tenía puesta? Sí, la de mi viejo. FIN".

Concluido el relato, el periodista Agustín Neme le escribió un tuit a Calabria poniendo en palabras lo que todos adivinaron en la historia:

Subyace ese diálogo imaginario entre la Claudia y el Diego:

-Mirá Diego, es un laburante que hizo lo de las camisetas para no fundirse.

-Bueno Clau, pedile un par de camisetas así le damos una mano.

A esto Calabria respondió: "Seguramente habrá sido algo así. Dos grandes. Creo que su separación me dolió casi como si hubiesen sido mis viejos jaja".