Maradona: la disputa por los objetos del Diez vuelve a enfrentar a sus herederos

Miguel Braillard
·4  min de lectura

Además de la batalla judicial por los departamentos de Miami que Diego le reclamaba a su exesposa, Claudia Villafañe, en los tribunales de los Estados Unidos, un nuevo conflicto quedó planteado y enfrenta a los herederos de Maradona: los objetos que pertenecieron al Diez.

La semana pasada, antes del final de la feria judicial, los herederos mayores de edad mantuvieron diálogos junto a Mario Baudry -que como actual pareja de Verónica Ojeda representa legalmente a su hijo, Dieguito Fernando- para decidir qué hacían con todo lo que les había dejado su padre. Según pudo saber LA NACION, no llegaron a un acuerdo ante las distintas alternativas que se barajaron, como poner en marcha una muestra itinerante o crear un museo, como en algún momento se analizó, en los meses previos a la muerte de Maradona.

Tanto Diego Junior (el primogénito del astro) como Dalma y Gianinna (las hijas de Claudia Villafañe) no aceptaron ninguna de las dos iniciativas, y la posibilidad que se empieza a sopesar es la de una subasta pública.

¿Cuál es el impedimento que existe para un acuerdo? La manifiesta división que existe entre las hijas e hijos de El Diez. Tres de ellos, Jana, Diego Junior y Diego Fernando, no pierden de vista que Claudia Villafañe tiene en su poder más de 400 objetos que estaban en litigio.

Esa causa está aún vigente en el Juzgado Civil N°77. La jueza Vilma Nora Días notificó a los herederos para que decidan qué destino le van a dar al expediente, ya que son ellos los que deben continuarlo, ahora que su padre (el litigante), murió. Maradona procuraba por esa vía legal la recuperación de aquellos elementos, entre los que se encuentran la camiseta número 10 del seleccionado argentino con la que Diego contribuyó de forma central para la obtención del título en el Mundial de México de 1986, la gorra que le regaló Fidel Castro, una túnica que le obsequió el líder libio Muammar Kadhafi y decenas de camisetas.

En agosto de 2019 la Justicia ordenó el allanamiento del departamento de Claudia Villafañe -el de Segurola y Habana, en el barrio de Villa Devoto- y no apareció ninguno de esos objetos. La magistrada intimó a Villafañe y el 19 de octubre, un mes y seis días antes de la muerte de Maradona, Claudia exhibió en las oficinas de su abogado, Fernando Burlando, 215 de los 490 objetos que Diego le solicitaba.

En noviembre la jueza Días apercibió a Villafañe y adelantó que la multaría con 3000 pesos diarios (de "aistrentes") hasta que presentara la totalidad de lo reclamado. Luego, la jueza Adriana Carminati, como subrogante del juzgado 77, le decretó "la inhibición general de vender o gravar sus bienes".

La exesposa de Maradona continúa inhibida por la Justicia debido a las disputas judiciales que mantenía con Diego, por lo que no puede disponer libremente de sus bienes y tampoco vender o comprar. Con la muerte de El Diez, son sus herederos los que tienen la chance de seguir reclamando, y eso es ahora un nuevo motivo de conflicto y desconfianza entre los cinco hijos.

Alta médica para el joven atacado en una disco: "Quiero que mis agresores no estén libres"

Además, en una baulera de Beccar permanecen en custodia más de 200 objetos de Maradona procedentes de Dubai, que se suman a las pertenencias que, en su momento, retiraron sus hijas de las casas de Brandsen y de Tigre.

En la disputa por la herencia, Jana aparece como la única que no ha percibido donaciones por parte de su padre. Diego Junior recibió un auto de alta gama; Diego Fernando, una casa en Ezeiza, donde vive con su madre, y Dalma y Gianinna, sumas importantes en dólares y en pesos.

La semana próxima puede haber novedades con relación a los remates de los dos BMW de El Diez. El tercero, el que lleva su firma en el parabrisas, está a nombre de Doña Tota y a los herederos solo les corresponde una octava parte, ya que el resto pertenece a las hermanas de Maradona, quienes expresaron que no tienen pensado venderlo.

Una de las posturas más firmes en la cuestión de la disputa por los objetos la tiene Luis Rey, abogado de Diego Junior, quien tiene directivas claras de pedir participación en el reparto de aquel lote de elementos y de seguir litigando contra Claudia Villafañe en la causa civil por los 490 objetos que Maradona le reclamaba a su ex ante la Justicia, lo que pone en evidencia que las diferencias entre los herederos se acrecientan y que cada uno defiende lo que cree que le corresponde.