Maradona. Confirmaron la fecha del peritaje para saber si falsificaron la firma del 10

Gabriel Di Nicola
·4  min de lectura

El martes próximo será un día clave en la causa donde se investigan las circunstancias que rodearon la muerte Diego Armando Maradona. Ese día, en la Asesoría Pericial de San Isidro, se hará un peritaje para determinar si la firma por medio de la cual se autorizó al neurocirujano Leopoldo Luque a retirar de un centro médico de Olivos, en Vicente López, la historia clínica del exDT de la Selección nacional de fútbol fue hecha de puño y letra por el astro mundial del fútbol o si fue falsificada.

Así lo informaron a LA NACION fuentes judiciales. Entre el 1 y el 2 septiembre pasado, vía digital, llegó a la Clínica Olivos un escrito donde, con los datos y la firma de Maradona, se autorizaba a Luque a retirar las carpetas con las historias clínicas de Diego.

Pero, después del hallazgo en la casa de Luque de una serie de papeles con grafías similares a la firma de Maradona, el equipo especial de fiscales que investiga las circunstancias que rodearon la muerte del 10 sospecha que el documento donde se autorizaba al retiro de la historia clínica podría no haber sido firmado por el excapitán de la Selección nacional de fútbol.

El martes próximo, entonces, se hará una comparación de la grafía con la que se autorizó a Luque a retirar la historia clínica con la firma original de Maradona que está archivada el legajo de identificación personal de la Policía Federal Argentina (PFA).

Cada una de las partes de la causa ya fueron notificadas para que puedan estar presentes en el peritaje con peritos que designen, agregaron las fuentes consultadas.

"Si el peritaje determina que la firma de Maradona fue falsificada estaríamos ante otro prueba de las desprolijidades que había alrededor del cuidado del paciente. Si le falsificaron la firma para pedir una historia clínica, no queremos imaginar en qué otros momentos pudieron hacerlo", sostuvo una fuente cercana a la investigación.

En la casa de Luque, situada en Adrogué, en Almirante Brown, se hallaron tres hojas con grafías similares a la firma de Maradona.

Uno de los papeles donde se halló la firma de Maradona era, supuestamente, la autorización para que Luque retirara la historia clínica que fue enviada a la Clínica Olivos de forma digital después de ser escaneada.

En otra hoja similar se solicitaba lo mismo, pero con la diferencia de que había varias firmas y en la restante había una firma escaneada, que sería la original y alrededor, tenía varias grafías, como si alguien hubiese practicado para falsificarla.

Después de la autorización presentada vía digital, Luque retiró la historia clínica de su paciente, informaron fuentes judiciales.

"Se van a comparar las grafías de la firma original de Maradona con las grafías de la firma dónde se autorizaba a Luque para retirar la historia clínica. Si se determina que no es la firma de Diego después habría que investigar quién la falsificó. Ya tenemos indicios de quién puede ser", explicó una fuente judicial.

Para determinar si hubo un delito en las circunstancias que rodearon la muerte de Maradona, ocurrida el 25 del mes pasado, el fiscal general de San Isidro, John Broyad, coordina un equipo especial de investigadores, integrado por su dos adjuntos, Cosme Iribarren y Patricio Ferrari, y la fiscal de Benavídez, Laura Capra.

Bajo sospecha están Luque y la psiquiatra Agustina Cosachov, los dos profesionales que, según consta en un documento incorporado a la causa judicial, eran "el equipo médico tratante" de Maradona durante su internación domiciliaria en una casa alquilada en el barrio cerrado San Andrés, en Tigre.

"Cada elemento nuevo que se incorpora a la causa robustece la hipótesis, provisoria, de que hubo una mala praxis en el tratamiento que recibió Maradona. Estamos ante la posibilidad de que se haya cometido un delito. Podríamos decir que estaríamos ante un homicidio culposo", sostuvo tiempo atrás una fuente con acceso al expediente.

El artículo 84 del Código Penal, prevé una pena de entre uno y cinco años de prisión a quien por imprudencia, negligencia o impericia en su profesión causare a otro la muerte.

Una vez que se termine con la etapa de recolección de pruebas se convocaría a una junta médica con prestigiosos profesionales de diferentes especialidades para determinar si en la atención médica de Maradona hubo o no mala praxis.