Mar del Plata, sin taxis ni remises en el pico de la temporada por un paro contra la llegada de aplicaciones digitales

Colapso de tránsito en Mar del Plata por una huelga de taxistas en contra de las aplicaciones de transporte
Colapso de tránsito en Mar del Plata por una huelga de taxistas en contra de las aplicaciones de transporte - Créditos: @Mauro V. Rizzi

MAR DEL PLATA.- Desde las 9 de la mañana no hay taxis ni remises en funcionamiento. En plena temporada, con alojamiento turístico cubierto en más de 80% y un clima de tensión máxima con el municipio, propietarios y choferes emprendieron un paro que anticipan “por tiempo indeterminado” contra las plataformas digitales de transporte que hace un tiempo que asoman por aquí, funcionan sin autorización y esperan por un proyecto que el oficialismo ingresó al Concejo Deliberante para su habilitación.

Los móviles, por cientos, se alinearon en varias filas en la loma de avenida Colón, principal de varios puntos de encuentro que gremios del sector dispusieron para luego movilizar por algunas de las principales postales de la ciudad, en particular el frente de costa de la ciudad.

Salud. Por qué el uso de antidepresivos puede generar resistencias a los antibióticos

La primera escala fue en Playa Grande, con bloqueo total de todo el sector, con el consecuente caos del tránsito para los ómnibus del transporte urbano, que tienen recorrido por el Boulevard Marítimo Patricio Peralta Ramos, y autos particulares que a esta hora inician su movimiento hacia las distintas playas.

A media tarde, en medio de una garúa que alejó a la gente de las playas más temprano de lo esperado, la manifestación se expandió y generó más cortes y, con ellos, multiplicó complicaciones. Se instalaron en el sector de la costa próximo al complejo del Hotel NH Provincial y Casino Central, por Avenida Colón a la altura de Plaza Colón y en zona céntrica.

“Si no nos escuchan mañana cortamos la ruta”, se oyó repetido. Al anochecer no solo confirmaron continuidad de esta medida sino su profundización: anticiparon que con sus vehículos cerrarán el paso por la ruta 2 y otros accesos a la ciudad hasta que el intendente local, Guillermo Montenegro, los atienda, escuche sus reclamos y les dé las soluciones pretendidas.

La protesta se empezó a gestar por una iniciativa de la concejal Angélica González (Coalición Cívica), que luego de cuatro años volvió a alentar la apertura para alternativas de transporte de pasajeros luego de experiencias como las vividas la temporada anterior y buena parte del resto del año, con graves falencias en las prestaciones, en particular durante el turno noche.

Por el momento el proyecto no prosperó, pero disparó la reacción de los choferes y dueños de taxis y remises, que encontraron en este momento pico del verano la vidriera perfecta para que su reclamo tenga visibilización local y transcendencia de alcance nacional.

“El gobierno municipal se había comprometido que no iba a permitir que desembarquen estas aplicaciones que son una plaga porque destrozan el trabajo y el mercado”, aseguró Pablo Sánchez, presidente de la Sociedad de Conductores de Taxis.

Representaciones gremiales de Capital Federal y otras provincias se acercaron para acompañar esta protesta masiva, quizás una de las más importantes que se haya registrado en el sector del transporte de pasajeros local. Algo similar ocurrió hace cuatro años, también en plena temporada, con otra medida de fuerza cuando hubo un primer intento por habilitar estas plataformas digitales.

Los taxistas anunciaron que la medida de fuerza es por tiempo indeterminado
Los taxistas anunciaron que la medida de fuerza es por tiempo indeterminado - Créditos: @Mauro V. Rizzi

En aquella oportunidad el conflicto se saldó con la sanción de la ordenanza 23.928 que imponen graves multas a quienes operen en transporte de pasajeros sin la correspondiente habilitación municipal. Taxistas y remiseros acusan al gobierno local de no realizar controles para detectar a choferes de aplicaciones y que, en los pocos casos en los que se los interceptó e identificó, “no se los multó”.

Con esta manifestación en marcha desde las 9 de hoy y sin plazo para su finalización se generó un gran inconveniente a usuarios del servicio, que quedaron limitados a la oferta del transporte de ómnibus urbanos y, vaya paradoja, los prestadores de las aplicaciones digitales.

Dos de los puntos críticos son aquellos involucrados en el arribo de turistas a la ciudad. Quienes llegan por avión, con traslado desde el aeropuerto al centro que en automóvil demanda en esta época casi 40 minutos, y muchos más los que desembarcan en la estación ferroautomotora, punto de arribo y partida de trenes y ómnibus de media y larga distancia, quedaron varados por horas.

La indignación de taxistas y remiseros pasa no solo porque hay móviles de estas plataformas trabajando en la ciudad desde hace largo tiempo. La potenció que las aplicaciones, en particular Cabify, promociona sus servicios con jóvenes en plazas céntricas que reparten folletos, publicidad aérea frente a las playas y reciente convocatoria de choferes a los que les ofrece condiciones muy beneficiosas.

Cabify anunció su llegada a Mar del Plata hace poco más de dos meses. Difundió una convocatoria para sumar choferes a su servicio y, según se informó desde la empresa, inscribieron a unos 1500 prestadores del servicio. Como punto de partida se les ofreció comisión 0%, con vigencia hasta el próximo 31 de marzo.

Llega cuatro años después de Uber. Exactamente un día como hoy pero de hace cuatro años la misma protesta de taxistas, aquella vez con punto de concentración frente al palacio municipal, logró que el entonces intendente Carlos Arroyo avanzara con un proyecto -que sus concejales defendieron y lograron convertir en ordenanza- que fijaba sanciones especiales para transporte no habilitado. Aún vigente prevé multas equivalentes a 10 y hasta 50 sueldos de un agente municipal e inhabilitación para conducir por 180 a 360 días, agravadas en caso de reincidencia.

Juan Labaqui, gerente de Comunicación de Uber, dijo a LA NACIÓN que tras aquel lanzamiento de 2019 se perfilaron las características de esta plaza y destacó un trabajo en particular que se hizo primero durante la pandemia, junto con otras ciudades donde daban sus primeros pasos con el servicio, y luego con la temporada y los fines de semana largo, en busca de estas disponibles todo el año. “Nos dimos cuenta que la demanda en Mar del Plata crecía 30% con respecto a un fin de semana común”, explicó.

Desde entonces, reconoció, la aplicación “tuvo un crecimiento importante en Mar del Plata”, no solo con usuarios sino también con choferes. “Había más y le dedicaban más horas”, confirmó. Y durante este último tiempo, en vísperas del verano, un relevamiento realizado aquí dejó otras tres certezas: muchos conductores nuevos para Uber, gran cantidad de mujeres al volante y un cambio en el perfil del usuario. “Cada vez con más utilización del propio marplatense”, afirmó.