Mar del Plata: el respiro de los comerciantes frente a una temporada sin nuevas restricciones

Darío Palavecino
·4  min de lectura

MAR DEL PLATA.- "Este verano es un parto detrás de otro", dice el responsable de un bar que invirtió fuerte para ampliar mesas al aire libre en un deck sobre la calle y temió que este mediodía, al cabo de la reunión en San Bernardo entre autoridades provinciales y municipales, llegara algún tipo de suspensión parcial o más amplia de las actividades nocturnas.

Alivio en Pinamar: "Las restricciones hubieran sido un golpe bajo", dicen los comerciantes

"El 15 se cierra todo", corrió la fake news a ritmo viral desde los primeros minutos de este año. "Se vienen los cierres de noche, a las 22 se acaba todo", se rumoreaba fuerte desde anteayer. "¿Dónde van a ir a parar tantos chicos sin bares ni boliches?", retumbaba la pregunta entre tanta preocupación e incertidumbre.

Las certezas asomaron esta tarde y dieron un respiro a comerciantes y empresarios marplatenses que tienen una cuota más de expectativas en medio de esta temporada que, en medio de la pandemia y ciertos desarreglos en el comportamiento de las personas, parece condenada a avanzar día a día en un delicado equilibrio sobre el filo de un cabello.

El gobernador Axel Kicillof despejó las peores dudas y dio por seguro que no habrá nuevas restricciones en el corto plazo. Entendido como el lapso que transcurra hasta la próxima reunión con los jefes comunales de la costa atlántica, para evaluar la evolución de la estadística de contagios y la capacidad de respuesta del sistema sanitario en la región.

"Estamos todos trabajando siempre para que se cumplan mejor los protocolos, pero también es cierto que la gente se fue relajando", destacó Matías Iriarte, uno de los responsables de los complejos Quba y Mr. Jones, en Playa Grande, que combinan gastronomía y entretenimiento nocturno.

Este visto bueno que llegó para la continuidad de todas las actividades trajo algo de alivio para el sector, que por momentos temió alguna decisión fuerte que pusiera en riesgo la continuidad de algunas actividades comerciales.

Coronavirus: detectaron la variante de Río de Janeiro en una muestra localObstáculo

También reconocen en el ramo que estas dudas y rumores un tanto apocalípticos que se multiplicaron durante estas últimas jornadas aportaron a la desprolijidad. "Ante la duda de si se seguía o no, algunos vivos se largaron a facturar todo lo que podían sin medir cuidados", apuntó un comerciante del sector gastronómico.

En general, se entendió este clima de incertidumbre sobre el futuro de la temporada como un enorme obstáculo para el arribo de nuevos turistas, que, aun con reservas, dudaban si venir o no a la costa ante la posibilidad de no encontrar abiertas las opciones de diversión que venían a buscar.

Aquí se destaca la buena sintonía que existe con el municipio en busca de un camino que permita coincidir el desarrollo de todas las actividades en un marco de cuidado que ayude a sostener la economía sin impactar sobre la situación sanitaria.

Pablo Rodríguez, uno de los responsables de la cadena de cervecería Antares, insistió en el énfasis que se pone en cuidar protocolos. "Como empresarios y comerciantes asumimos las responsabilidades que nos tocan, hacemos lo posible para que se cumplan los cuidados, pero a veces se choca con clientes y gente que no es prolija", destacó. Lamenta situaciones que se viven a diario con personas que concurren a locales gastronómicos y generan malos momentos porque no aceptan medidas a cumplir que les pide el personal, como el uso de barbijo en espacios comunes.

Reconoce que todavía es más difícil al aire libre, porque el ambiente llama a confusión. Los espacios a cielo abierto dispuestos sobre veredas, calles o playas tienen reglas similares que en el local bajo techo. "Ahí es como que la gente no lo tiene muy claro y se generan esas confusiones", explicó a LA NACIÓN.

Conforme con esta posibilidad de continuar la actividad, remarcó que el rol del comerciante es que su personal se ajuste a protocolo, brinde información clara sobre el protocolo, ponga a disposición los elementos de higiene y asigne los mejor posible los espacios donde se consume. "Un detalle al que apuntamos es a no tener gente parada, que cada uno tenga su lugar", resaltó.