Mar del Plata: investigan la aparición de una ballena jorobada muerta en la playa

Darío Palavecino
·4  min de lectura
Apareció una ballena muerta en la playa del balneario Malibú de Mar del Plata
Mauro V. Rizzi

MAR DEL PLATA.- Surfistas que temprano arribaron a playas próximas al faro de esta ciudad advirtieron en la costa los restos de una ballena de casi ocho metros de largo y unos 4000 kilos de peso sobre los cuales ya trabajan especialistas en busca determinar las causas de su muerte.

Personal de Defensa Civil del municipio dispuso de maquinarias, equipo y personal para removerla, tarea que recién se pudo realizar una vez que se terminaron de tomar las muestras para las correspondientes biopsias que se realizarán en laboratorios locales.

Hisopados en Ezeiza. El exbioquímico de Labpax dice que le usaron la firma y la matrícula en los tests

De la primera observación surgiría que no aparecen lesiones externas o evidencias de algún ataque, por lo que esperarán los resultados de los análisis para confirmar si se trató de un deceso por motivos naturales o hubo incidencias externas, ya sea ambientales o humanas.

Diego Rodríguez, licenciado en ciencias biológicas de la Universidad Nacional de Mar del Plata y científico del Conicet especializado en mamíferos marinos, explicó que se trata de un animal joven y que no presenta heridas. “Es un juvenil de ballena jorobada, una especie que se reproduce en el sur de Brasil pero se alimenta en aguas australes, más próximas a las Islas Georgias del Sur”, indicó.

Apareció una ballena muerta en la playa del balneario Malibú de Mar del Plata
Mauro V. Rizzi


Aún se aguardan los resultados de los análisis para confirmar si se trató de una muerte por motivos naturales o si hubo incidencias externas, ya sea ambientales o humanas (Mauro V. Rizzi/)

De la primera revisión que se hizo surgirían indicios claros de desnutrición, lo que podría haber derivado en el debilitamiento del cetáceo y su posterior fallecimiento, proceso que culminó con sus restos empujados por las olas hasta estas playas.

“Dimos aviso a instituciones vinculadas a la investigación científica de estas especies para que realicen su tarea antes de iniciar la remoción de los restos”, señaló Rodrigo Goncálvez, responsable de Defensa Civil en el Partido de General Pueyrredon.

La especulación de Rodríguez es que esta ballena estaría en medio del proceso de dejar el amamantamiento para comenzar a alimentarse por sus propios medios, proceso en plena migración se suelen debilitar y tener estas derivaciones fatales.

Diputados de Juntos por el Cambio piden informes sobre la empresa que maneja los hisopados en Ezeiza

Se trata de animales que se alimentan de crustáceos muy pequeños y zooplancton, alimento que en mayor volumen encuentran en cercanías de la Antártida. En tránsito hacia esas aguas es que transitan cerca de estas costas bonaerenses.

Buceadores que se sumergen en un parque submarino y otros sitios de interés en profundidades marinas cercanas habían avistado esta semana algunas ballenas de esta especie en particular, situación que se acentúa mucho más a mitad de año, cuando se advierte el tránsito de otras del tipo franca austral, que coinciden a partir de la primavera en cercanías de Península Valdés y Puerto Madryn.

Apareció una ballena muerta en la playa del balneario Malibú de Mar del Plata
Mauro V. Rizzi


Según los especialistas, la desnutrición de la ballena jorobada podría haber derivado en el debilitamiento del cetáceo y su posterior fallecimiento (Mauro V. Rizzi/)

Hace poco más de tres años y también muy cerca del faro, en la zona de Punta Mogotes, se registró el último varamiento de una ballena. En aquella oportunidad se unieron esfuerzos de personal de Prefectura Naval Argentina, la Fundación Mar del Plata Aquarium, científicos de la universidad local y vecinos en general para devolverla al agua. El operativo llevó todo un fin de semana, con dos oportunidades en las que el animal volvió a encontrar profundidad para desplazarse por propios medios. Pero volvió a encallar. La tercera vez, ya sin fuerzas, para morir. En aquel caso también se advirtieron signos de debilitamiento, producto de alguna patología o desnutrición, como parecería ser este nuevo caso.

Se evalúa la posibilidad de rescatar algunas de las piezas de esta ballena jorobada para que queden preservadas para futuros estudios de investigación de la especie, como ya se ha hecho con huesos de otros ejemplares que quedaron a resguardo y en proceso para ser montados y exhibidos en el Museo de Ciencias Naturales “Lorenzo Scaglia”, de esta ciudad.

Nuevo récord: registraron 561 muertos por coronavirus y ya son más de 63.000 en el país

La reiteración de estos episodios en la zona abrió camino a una mesa multidisciplinaria que se gestó a nivel municipal por iniciativa del citado Rodríguez y de la que participan instituciones públicas y organizaciones no gubernamentales vinculadas al cuidado del medio ambiente y, en particular, la situación de las ballenas.

“La mesa tiene dos objetivos que son atender la situación de las ballenas en varamientos y cuando hay ejemplares en navegación cercana”, explicó a LA NACION Mark Royo Celano, presidente de la Asociación de Deportes Náuticos. Detalló que para el primero de los casos, como fue lo ocurrido ayer, si están vivos hay un protocolo de rescate y si están muertos se toman las biopsias y luego se dan los pasos para disposición final o destino del animal. Y para los avistajes en particular se generó un protocolo de no fomentar la modalidad embarcada sino desde la costa, para no afectar a los animales.

Recordó que esta mesa interdisciplinaria surgió tras las buenas voluntades y tropiezos de aquel intento de inicios de abril de 2018, en Punta Mogotes. “Aprendimos mucho de aquel error, luego trabajamos mejor en un varamiento de ocho orcas en La Caleta y nos ordenamos para una intervención más ordenada frente a cada caso”, destacó.